Sector financiero

La banca sufre el azote del pinchazo inmobiliario

El fuerte aumento de la morosidad en España, junto a las dudas en América Latina, provocará descensos en los resultados bancarios de 2009.

Las entidades financieras españolas han dado una lección a sus competidores. Sus cuentas del tercer trimestre, un periodo en el que muchos bancos extranjeros han presentado pérdidas o al menos fuertes caídas en sus beneficios, son la envidia de toda Europa y de EE UU. Han vuelto a conseguir jugosas ganancias, en un entorno económico internacional cada vez más complicado y a pesar del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España. Pero no todo son alegrías. Los expertos advierten que el deterioro de la morosidad se agudizará en los próximos meses y acabará lastrando los resultados de la banca, sobre todo en 2009. De momento, muchas firmas de análisis ya han comenzado a revisar a la baja sus previsiones de beneficio. Esperan ligeros descensos en los dos grandes (Santander y BBVA) para el próximo año y caídas de entre el 4% y 25% para la banca mediana.

Citi estima que Santander ganará un 5,75% menos el próximo ejercicio (9.547 millones de euros) y BBVA un 9% (5.212 millones). Por su parte, UBS prevé que el resultado del primer banco español caiga cerca de un 2% y el de BBVA, un 4%. Unas cifras que distan mucho de las expectativas de alguna de estas entidades. El presidente de Santander, Emilio Botín, insinuó el viernes en Brasil que el banco tendrá un beneficio de 11.500 millones en 2009. Más apuros pasarán las entidades con su negocio centrado básicamente en España. Según los datos de JCF, el consenso apunta a que en Banesto se reducirá un 4%, en Bankinter un 8%, en Popular el 9% y en Sabadell el 25%.

Nadie pone en duda que la banca española ha demostrado con creces estar mejor preparada que el resto para sobrevivir a este temporal. El elevado volumen de provisiones que atesora es buena garantía, si bien los economistas auguran que este colchón no será suficiente para esquivar el incremento de créditos impagados y, además, no se descartan más quiebras de empresas inmobiliarias. Un préstamo se registra como moroso a los 90 días de impago, pero muchas entidades reconocen que estos plazos normalmente se dilatan, al darse un cierto margen para negociar con el cliente que deja de pagar los primeros recibos, por lo que la morosidad podría comenzar a aflorar con más fuerza en los próximos meses. También se está intentando llegar a acuerdos con las grandes empresas constructoras con el fin de evitar que se repitan episodios como el de Martinsa Fadesa.

Actualmente, la morosidad del sistema se encuentra en el 2,5%, según los últimos datos de agosto del Banco de España. Una cota todavía muy alejada de las expectativas para este ciclo. ING Wholesale Banking estima que esta ratio alcanzará el 6,8%. Explica que esta crisis será mucho peor que la acaecida entre 1989 y 1994, cuando la morosidad tocó el 9%, debido al mayor nivel de endeudamiento (la ratio de créditos sobre capital estaba a finales del pasado año en 10,1 veces frente a las 5,9 de 1991). Eso supone que una mora del 5% tendría el mismo impacto que en los noventa el 9%.

Las cifras del tercer trimestre son sólo, por tanto, un anticipo de lo que se avecina. Entre las mayores 11 entidades españolas, Caixa Catalunya luce el peor balance, con una morosidad que ha saltado desde el 1% hasta el 4,29%. Esta entidad, así como a Popular, Caja Madrid, la CAM o La Caixa, se ha visto salpicada por la suspensión de pagos de Martinsa Fadesa. Un imprevisto que, junto al rápido deterioro de la situación económica en España con un fuerte incremento del desempleo, ha disparado el volumen de créditos impagados sobre el total.

Y la peor parte se la han llevado las cajas, un sector que tiene más exposición al sector inmobiliario. En Caja Madrid, la morosidad ha subido en 12 meses 2,86 puntos, hasta el 3,57%, mientras que en la CAM ha repuntado 2,2 puntos, hasta el 3,2% y en Bancaja 2,27 puntos, hasta el 2,94%.

Los bancos mantienen la morosidad algo más a raya, pero no hay que olvidar que el peso en sus balances del préstamo al consumo es mayor que en las cajas, por lo que si se confirman las desfavorables perspectivas de la economía (se espera que entre en recesión, que el paro alcance el 15% y que el déficit se dispare al 4%) también lo van a notar. La tasa de mora en Santander se sitúa en el 1,63%, frente al 0,74% anterior, mientras que la de BBVA ha pasado del 0,66% al 1,54%. Credit Suisse destaca que BBVA ha adquirido activos inmobiliarios desde el primero de enero por 340 millones, frente a los 2.700 millones de Santander, en ambos casos para frenar el alza de la mora.

A pesar de los contratiempos, ING Wholesale Banking no espera que existan problemas de solvencia en España, ya que la situación de la banca es más holgada que otros de sus colegas. Los fondos para insolvencias ascendían en agosto a 40.195 millones. De esta cifra, 18.740 millones estaban en las arcas de las cajas y 16.983 millones de los bancos. El resto corresponde a las cooperativas de crédito y a los establecimientos financieros.

Aún así, la tasa de cobertura del sistema se situó en agosto por primera vez en 12 años por debajo del 100% al caer al 87%. Muchas entidades perforaron en septiembre esta cota: la CAM cuenta con una cobertura de fallidos de sólo el 52,1%, Caja Madrid del 60,3%, Bancaja del 65,9% y Popular, del 85,57%. En la otra cara de la moneda, Bankinter luce una tasa del 162,5%, Banesto del 144%, Sabadell del 140% y BBVA, del 127%.

El volumen de vencimientos de deuda tampoco generará grandes problemas a la mayoría de entidades. Según los datos de Bloomberg, Santander tiene que cancelar en 2009 a 35.700 millones de euros de deuda, BBVA a 16.757 millones, Caja Madrid a 7.722 millones, Popular a 4.022 millones y la Caixa a 3.776 millones. 'Creemos que BBVA no tendrá dificultades. Dos tercios de su deuda vencen a partir de 2011', señalan en Renta 4.

Además, ING considera que la decisión del Gobierno de aprobar un paquete de 100.000 millones de euros para garantizar la liquidez de las entidades o tomar participaciones en bancos 'ayudará a solucionar el problema'. De momento, y aunque los mercados de capitales continúan en dique seco, el euríbor, el índice de referencia al que se prestan dinero las entidades, ha dado un respiro al situarse ya en el plazo de un año por debajo del 5%, su nivel más bajo desde mayo. Poco a poco, los analistas confían en que la actividad regrese en los mercados de capitales y se abra de nuevo el grifo de la liquidez.

Los expertos concluyen que, aunque los beneficios de la banca española están a buen recaudo, sus ingresos se van a resentir por el frenazo del crédito y la fuerte competencia en depósitos en España y las peores perspectivas económicas en todo el mundo, incluida América Latina, de donde procede el 40% del resultado de los dos grandes bancos.

Citi pronostica que Santander y BBVA registrarán descensos en todas sus divisiones en 2009, salvo en Latinoamérica. Para Santander, baraja una caída de las ganancias del 11% en Europa Continental, que incluye España y el negocio en financiación al consumo, uno de los más castigados por la morosidad. También espera una reducción del 2% en Reino Unido, donde ha adquirido Alliance & Leicester y los depósitos y oficinas de Bradford & Bindley, y del 113% en EE UU. En este país ha lanzado una opa sobre el 100% de Sovereign. En BBVA prevé que España y Portugal, junto a gestión de activos y banca corporativa, sufrirán un descenso del 13%, mientras que en México y EE UU será del 4%.

Un panorama complicado, pero que la banca conseguirá sortear según los expertos a costa de menos beneficios, la contención de los dividendos y de los costes. Una receta para tiempos de crisis.

l Activos tóxicos La banca española no cuenta con los activos subprime (de alto riesgo), uno de los desencadenantes de la crisis. Por ello han escapado a las pérdidas, algo que no ha sucedido entre muchos de sus competidores.

l Perfil de negocio Estar centrados en el negocio de banca comercial y con diversificados en el caso de Santander y BBVA ha resultado una garantía en estas turbulencias.

l Provisiones Guardar en tiempos de bonanza para prevenir un brusco cambio de ciclo ha demostrado ser la mejor fórmula para que la cuenta de resultados sea estable.

Nacionalizaciones. Argentina devuelve la incertidumbre a la región

Cuando parecía que los sobresaltos en América Latina eran algo que pertenecía ya al pasado y sus economías lucían crecimientos espectaculares, el Gobierno argentino ha anunciado la nacionalización de los planes de pensiones privados. Esta medida, junto a otras similares en Venezuela y Bolivia, han intensificado las dudas sobre la seguridad jurídica en la región. Los expertos opinan que Latinoamérica no saldrá inmune de la crisis, a lo que se suma la depreciación de las principales divisas de la zona. Una situación que ha llevado a los analistas a cuestionar si se mantendrá el volumen de ingresos procedente de la región. En Santander, figurará la integración de Real, adquirido hace un año a ABN Amro, lo que prácticamente duplicará su beneficio en Brasil. UBS espera que esta franquicia aporte 2.397 millones en 2009, frente a los 1.202 millones de este año. Citi prevé que, en el conjunto de la región, Santander gane un 29% más. Otra espina es EE UU, donde BBVA tiene Compass y Santander con Sovereign. 'La incorporación de Compass está aún a medio camino, por lo que esperamos que los números mejoren considerablemente', explican en Credit Suisse. La firma no descarta que BBVA realice más compras en el país.

Inmuebles. El recurso de la venta de activos y participaciones

La banca no dudará en desprenderse de los activos que considere menos estratégicos para reforzar sus ratios de capital durante esta crisis. La escasez de liquidez, sin embargo, dificultará que algunas de estas operaciones se materialicen. Santander, de hecho, ha anunciado que no era el momento adecuado para vender su gestora de fondos y su negocio de seguros, una decisión que ya había tomado. Una de las alternativas que han puesto en marcha las entidades, como Santander, BBVA o Popular, es desprenderse de su red de oficinas y sedes, pero permanecer en ellas durante unos años a cambio de un alquiler. Algunas cajas, entre ellas CAM, también han reconocido que estudian esta posibilidad. Otra opción que gana adeptos es salir del capital de las empresas, sobre todo las cajas que aún conservan una abultada cartera industrial, o constituir un holding cotizado con estas participaciones. La Caixa fue la primera en dar el salto con la salida a Bolsa de Criteria y Caja Madrid decidirá en cuestión de días si debuta este mismo año con Cibeles, su holding industrial, o si espera a que la tormenta amaine. Por su parte, la CAM planea lanzar más cuotas participativas (títulos similares a las acciones, pero sin derecho a voto) al mercado.