5D Inversión

Alerta: volatilidad extrema en el mercado

El impacto de la crisis en la economía real amortigua el efecto positivo de los recortes de tipos de interés.

Dice un conocido refrán que 'a río revuelto, ganancia de pescadores'. En Bolsa es difícil aplicar con acierto dicho proverbio, pero el mes de octubre proporcionó a partes iguales descalabros contundentes y ganancias históricas. Sólo esta semana, el Ibex 35 ha subido más de un 18% desde el mínimo intradiario (los 7.774,17 puntos del lunes) hasta el máximo de 9.137,4 puntos alcanzado el viernes.

'El hecho de que la volatilidad sea histórica hace que los fundamentales y las baterías de medidas aprobadas por los Gobiernos no se estén teniendo en cuenta en la Bolsa. La extrema volatilidad hace que importe poco que haya compañías excelentes que están cotizando a precios extraordinariamente atractivos', apunta Beatriz Tejero, analista de Ibersecurities. De hecho, el Ibex está cotizando a un ratio de PER (Price Earnings Ratio) de 7,3 veces, que es aproximadamente la mitad de su promedio histórico. Los expertos advierten que incluso en un escenario extraordinariamente negativo en el que los beneficios cayesen a la mitad, el ratio de PER seguiría en línea con su evolución histórica.

El índice de volatilidad implícita del Ibex 35 que facilita MEFF, la plataforma oficial de negociación de derivados, alcanzó en octubre cotas nunca vistas. La volatilidad mide la desviación del mercado respecto a su promedio habitual. Si en septiembre la volatilidad era del 32%, un nivel ya de por sí superior a los niveles medios de los últimos cinco años, en octubre se situó por encima del 62%.

Las dos últimas sesiones han dado una cierta tregua a los inversores, ya que la reconquista de los 9.000 puntos se ha conseguido a partir de dos subidas relativamente moderadas, del 2% y del 3,32%. Las subidas modestas siempre son indicio de una tendencia más sólida que los grandes rallies que suelen copar titulares. Estas ganancias se han conseguido, eso sí, con un volumen claramente inferior al promedio anual y eso es un indicativo de la desconfianza que aún persiste entre los inversores. La contracción del 0,2% del PIB español en el tercer trimestre, publicada este viernes, viene a confirmar esos temores sobre las dificultades que ya atraviesa la economía real. 'No sería sorprendente ver nuevas bajadas para sondear suelos' valora Miguel Ángel Nieto, analista de IG Markets. 'Pero el Ibex debería mantenerse en un rango lateral sobre los niveles actuales de 8.500 a 9.000 puntos', apunta Nieto, que pronostica que 2009 'será difícil'.

España entrará oficialmente en recesión técnica si cumple otro trimestre seguido de crecimiento negativo del PIB. Pero no es un caso aislado. De hecho, el FMI espera que la UE crezca sólo 0,2% en 2009 y EE UU, un 0,1%.

En este sentido, Credit Suisse pronostica que los beneficios de las empresas cotizadas en el S&P 500 descenderán un 7% durante el próximo ejercicio. Credit Suisse identifica a los sectores de metales, minería y química como 'los más vulnerables'.

Ante este escenario de recesión global los mercados no reaccionaron a la primera acción concertada de los bancos centrales, que el pasado 8 de octubre recortaron los tipos de interés en medio punto porcentual. La Fed ha llevado el precio del dinero al 1% este misma semana (hace un mes estaban al 2%) y se espera que el BCE siga sus pasos el próximo jueves. Citi apuesta por un recorte 'sin precedentes', que debería llevar el precio del dinero en la eurozona del 3,75% actual al 2%.

Los expertos advierten también que un volumen muy importante de la crisis ya está puesto en precio y la idea de que hay grandes oportunidades de inversión están muy presente en las grandes firmas de análisis.

Los movimientos del Ibex están en línea con los de otros mercados. Así, el índice Vix, que mide la oscilación del S&P ha superado el 60%, la cifra más elevada de los últimos 20 años. En Europa, la desviación del Dax se ha adentrado en un territorio nunca visto hasta la fecha, al alcanzar el 74%. El hecho más llamativo es que el movimiento ha tenido lugar con una virulencia extrema y el punto de partida es el anuncio inesperado de la quiebra de Lehman Brothers, el pasado 15 de septiembre. Entonces el VDax indicaba una volatilidad cercana al 20%. En poco más de un mes se ha multiplicado por tres.

En cualquier caso, también conviene recordar un hecho sobre la tendencia de fondo de mercado. El Ibex ha emprendido desde finales de agosto tres grandes rebotes. Cada uno de ellos ha sido de intensidad superior al anterior, pero todos han terminado por debajo del anterior. El primero, a mediados de septiembre, dejó al Ibex en 11.500 puntos; el segundo, a comienzos de mes, concluyó en el entorno de los 10.300 puntos y el tercero, el actual, ha llegado de momento a 9.116 puntos. Aunque las noticias sobre rescates in extremis de entidades financieras parecen haber cesado, la dirección que tomará el mercado es aún una incógnita.

Claves

'Hedge funds'. A escala global hay unos 10.000 hedge funds registrados con al menos 1.000 millones de euros bajo gestión cada uno. Lo que da una idea de las necesidades de desapalancamiento.

Liquidez. La crisis de confianza ha congelado los mercados de productos estructurados. Los fondos se ven obligados a vender lo único que tiene liquidez en estos momentos: la renta variable.

Evolución. La volatilidad se había mantenido desde marzo de 2003 en niveles inferiores a 30% y generalmente por debajo del 20%. La tasa se ha multiplicado por tres en octubre y el día 10 llegó al 90%; ese día el Ibex cayó un 9,14%.