Resultados

La crisis hipotecaria lastra las cuentas de la banca en EE UU

La crisis de las hipotecas de alto riesgo (subprime) en EE UU está marcando los resultados de la banca de Wall Street en el segundo trimestre. Bear Stearns y Goldman Sachs han sido los más perjudicados.

Los cuatro grandes bancos que han presentado sus cuentas en junio muestran problemas en la gestión de las hipotecas subprime y sus derivados, que llevan meses revelándose como un riesgo mayor de lo calculado. Sólo Morgan Stanley y Lehman Brothers han capeado el temporal de forma airosa y han registrado un aumento de resultados del 40% y el 27% con respecto al mismo trimestre de 2006.

El avance en el caso de Lehman es especialmente significativo porque el beneficio récord conseguido excedió las expectativas de los analistas. La entidad dirigida por Richard Fuld ha conseguido compensar el mal momento hipotecario con fuertes resultados en las divisiones de banca de inversión, fusiones y adquisiciones, servicios de intermediación y de renta variable. Todo ello ha podido contener el 14% de caída en la renta fija.

Una de las claves de la evolución de Lehman ha sido el negocio fuera de EE UU, que ha supuesto el 48% de los ingresos totales y avala el resultado de una política de diversificación geográfica que ha sido mayor en Europa.

Es una estrategia que también le ha venido bien a la otra entidad de Wall Street que ha podido contrarrestar el efecto del alto riesgo crediticio. El mercado exterior ha representado el 42% de los ingresos de Morgan Stanley cuando el año pasado era el 38%. El banco que preside John Mack registró sus mejores resultados en las áreas de inversión institucional y banca de inversión, y también cosechó beneficios en el negocio que más directamente tiene que ver con las titulizaciones de deuda subprime, aunque éstos fueron menores que en el primer trimestre.

No obstante, la entidad que más riesgo asume, Goldman Sachs, ha registrado el menor crecimiento en los últimos tres trimestres y por lo que respecta a los ingresos, éstos han caído por primera vez en dos años. El banco ha visto cómo la morosidad ha perjudicado sus negocios hipotecarios y en renta fija.

Con todo, el daño ha sido especialmente duro para Bear Stearns, el segundo suscriptor de este tipo de deuda, que ha cosechado sus peores resultados en un año. Ahora los problemas de esta entidad se han agudizado con la crisis de dos hedge funds que habían hecho fuertes apuestas en hipotecas subprime. El banco ha preparado un paquete de 3.200 millones para hacer frente a los acreedores.

Pesimismo entre los expertos a medio plazo

Además del nombre, David Sidwell y David Viniar comparten una visión poco optimista del futuro del mercado hipotecario. El primero es financiero de Morgan Stanley y el segundo de Goldman Sachs. Viniar ha dicho a los analistas que el impacto negativo de las hipotecas subprime se seguirá notando en el futuro. Y es que la crisis no ha acabado y la morosidad sigue aumentando. Sidwell corroboraba que se espera más inestabilidad en este segmento del negocio. Los economistas cuentan con ello, sobre todo tras una subida de tipos a largo que no va a hacer más que poner las cosas difíciles a deudores y acreedores.