TRIBUNA

Nuevas claves para el desarrollo tecnológico

El vertiginoso cambio experimentado en el acceso a la información explica fenómenos como el de la globalización, según el autor. La clave está ahora en el procesado de ese ingente flujo de datos, que sólo es posible rentabilizar, en su opinión, con mecanismos basados en la cooperación en una sociedad abierta.

Nuestro entorno social, político y económico está sufriendo cambios a gran velocidad. Esta revolución puede deberse a la eliminación de las fronteras económicas y comunicativas originada por lo que se ha dado en llamar globalización. Probablemente, en el origen de este concepto se encuentre el vertiginoso cambio experimentado en el acceso a la información, que ha pasado a estar disponible para todo el mundo.

La clave para el éxito en la actualidad se encuentra, por tanto, en la habilidad que las personas tengan para rentabilizar la información disponible. Lo relevante no está en el acceso a la información sino en su procesado, en su utilización para generar valor. Aquel que no sea capaz de seleccionar, analizar, extraer conclusiones y poner en marcha acciones originales a partir del pool informativo global tendrá un futuro comprometido.

El progreso se encuentra, por tanto, en la propia capacidad intelectual del individuo. En este sentido, la infoglobalización o globalaccesibilidad constituye una oportunidad clara para la libertad. Sin embargo, esta desnudez del hombre ante el mundo se convierte en insoportable en algunas ocasiones de la misma manera que lo es la libertad cuando no se está preparado para asumirla. En este contexto, sin embargo, el hombre pasa a ser el gran protagonista.

La infoglobalización puede verse desde una actitud cerrada, como una amenaza, o desde una actitud abierta, como una oportunidad

No obstante, el ser humano individual tiene una limitada capacidad de procesar información. Esta limitación es más relevante en tanto mayor sea la cantidad de información disponible. En nuestros tiempos se están haciendo esfuerzos tecnológicos importantes con el fin de mejorar el valor intrínseco de la información mediante nuevas técnicas en el procesado de datos.

Es significativo el esfuerzo en la mejora de la capacidad de procesado de datos mediante la puesta en paralelo de dispositivos que multiplican la limitada capacidad de procesado individual de cada uno de ellos. Se trata de buscar mecanismos basados en la cooperación que permitan obtener mayor valor del grueso de información/conocimiento disponible. El resultado será una información de orden superior y de mayor valor. Sin embargo, siempre quedará el paso final inexcusable en el que el poder intelectual del hombre será el que marque la diferencia.

La infoglobalización puede verse así desde una actitud cerrada como una amenaza, o desde una actitud abierta como una oportunidad. Una actitud cerrada tendería a eliminar los procesos de intercambio de información con el fin de mantener la percepción de independencia o control. Por el contrario, una actitud abierta reconocería la incapacidad de maximizar el valor de la información interna y la necesidad de contar con procesos intelectuales externos que ayuden a dar valor a toda la información existente. La infoglobalización no sólo ofrece nuevas oportunidades (basadas en la cooperación) a las sociedades abiertas sino que pone en evidencia que sólo éstas podrán liderar el progreso futuro.

Los centros tecnológicos españoles no son ajenos a esta situación y ya desde la reciente formulación del Plan Estratégico de la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit) para los años 2007 a 2011 se colocó la cooperación entre los centros como uno de los ejes centrales de su actuación. Como consecuencia de ello, durante los días 28 y 29 de este mes de junio se celebrará la segunda edición del Encuentro Nacional Fedit de Centros Tecnológicos, iniciativa que ha contado con el apoyo decidido de la Dirección General de Política de la Pyme en el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

El objetivo central del encuentro es alimentar procesos de conocimiento mutuo entre los investigadores y tecnólogos de los centros tecnológicos con el fin de que desde el contacto personal puedan generarse iniciativas en cooperación donde el carácter multisectorial y multidisciplinar de los centros se ponga en valor para generar proyectos de mayor envergadura.

El encuentro, que tras el éxito de su primera edición se consolida como una cita anual de primera magnitud para los centros tecnológicos, no se fija objetivos a corto plazo (si bien tras la primera edición muchos han sido los proyectos generados en cooperación). Forjar relaciones personales eliminando las reticencias propias de la pertenencia a instituciones diferentes, y en algunos casos competidoras, para transformar la competición en coopetición es un proceso largo por el que la Federación Española de Centros Tecnológicos apostará durante los próximos años.

Íñigo Segura .Director general de Fedit (Federación Española de Entidades de Innovación y Tecnología)