CincoSentidos

La ecología apenas llega a las mesas

España es el segundo productor de la UE de productos ecológicos, pero no los consume, los exporta

El 72,5% de la población española ha oído hablar de los alimentos de origen ecológico, pero un alto porcentaje, el 62,1%, no los consume. Son más saludables, tienen mejor sabor y son más respetuosos con el medioambiente, pero el desconocimiento, el que no se encuentren con facilidad y un precio todavía más elevado que el de los alimentos tradicionales frena su demanda. Con estos argumentos, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha puesto en marcha la primera campaña nacional de información y promoción de los productos procedentes de la agricultura ecológica, cofinanciada por la UE.

'La campaña está dirigida al consumidor, pero pretende implicar también a productores y distribuidores', señaló ayer la ministra del ramo, Elena Espinosa, durante la presentación de la campaña que se desarrollará bajo el lema Agricultura Ecológica. Vívela. La agricultura ecológica consiste, básicamente, en la producción de alimentos con técnicas que excluyen el uso de fertilizantes, plaguicidas y otros productos químicos y que aplica exigentes normas sobre el bienestar animal. Su papel social es doble, ya que, por un lado, contribuyen a la protección del medio ambiente, al bienestar animal y el desarrollo rural y, por otro, responden a las crecientes demandas de los consumidores en cuanto a calidad y seguridad de los alimentos, gracias las garantías y certificaciones de los organismos de control.

España, con más de 800.000 hectáreas, es el segundo país europeo y el octavo del mundo, con más superficie agraria de cultivos ecológicos. Andalucía es la primera comunidad en cuanto a manejo ecológico, seguida de Aragón, Extremadura, Castilla-La Mancha y Cataluña.

Agricultura calcula que el 80% de los productos se exporta mayoritariamente a Europa, especialmente a Alemania, Holanda, Francia y Reino Unido, a donde llegan sobre todo productos frescos. El consumo de los alimentos ecológicos en el mercado nacional supone, sin embargo, menos del 1% del gasto en alimentación.

Un estudio realizado por el MAPA ha identificado las causas del bajo consumo: desconocimiento (33,3%), no se encuentran con facilidad (31,3%) y precio superior (28,1%). Los principales motivos por los que se consumen, en cambio, radican en que son más saludables (62,7%), tienen mejor sabor (37,2%), por su calidad (26,2%) y por conciencia agroambiental (6,9%).

Los responsables de la distribución consideran como problema, a la hora de ofrecer alimentos ecológicos, el mayor precio, la poca variedad, la dificultad para encontrarlos en los canales habituales de suministro y el abastecimiento irregular. Con todo, el 47,3% vende estos productos en sus establecimientos.