Irregularidades

Ex directivos de Xerox pagarán 19 millones a la SEC para evitar un juicio

Seis antiguos directivos del grupo estadounidense Xerox han aceptado desembolsar de forma conjunta una multa de 22 millones de dólares (18,8 millones de euros) al órgano regulador bursátil (SEC), que les acusaba de haber realizado operaciones contables y bursátiles fraudulentas.

Los seis ex directivos, entre ellos los antiguos presidentes, Paul Allaire y Richard Thoman, así como el que fuera director financiero, Barry Romeril, no han admitido ni negado las acusaciones a la SEC, situación que se suele producir en este tipo de acuerdos amistosos.

La multa de 18,8 millones de euros se abonará a un fondo de indemnización a los inversores creado en el marco de la ley Sarbanes-Oxley, votada el año pasado como reacción a una serie de escándalos contables y bursátiles en Estados Unidos.

La SEC acusaba sobre todo a los ex directivos de Xerox de haber inflado las cuentas de la empresa entre 1997 y 2000 y de haber engañado a los inversores sobre los resultados del grupo para disparar artificialmente la cotización bursátil.

Xerox ya tuvo que realizar el año pasado un pago de 10 millones de dólares (8,54 millones de euros) por la manipulación de los resultados financieros después de llegar a un acuerdo amistoso con la SEC. Fuentes de la empresa recalcan que ahora cuenta con un equipo directivo nuevo y muy fuerte.

Estas actuaciones, realizadas durante los citados cuatro ejercicios, permitieron a la compañía de fabricantes de equipos de oficina y fotocopiadoras contabilizar más rápidamente unos 3.000 millones de dólares (2.564 millones de euros) de volumen de negocios y 1.400 millones de dólares (1.196 millones de euros) de beneficios antes de impuestos, según estima la SEC.

Por otra parte, el órgano regulador denunció a finales del pasado mes de enero a la firma de auditoría KPMG y a cuatro de sus socios por haber ayudado a Xerox a manipular sus cuentas. Este procedimiento judicial todavía se encuentra abierto.