_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El destino de TikTok solo importa hasta cierto punto para Meta

Tanto si acaba teniendo que cerrar en EE UU como si no, Facebook e Instagram pueden avanzar bastante contra ella

Protesta de Tiktokers capitolio
Un grupo de 'tiktokers' se manifiesta ante el Capitolio en marzo, mientras el Congreso de EE UU votaba a favor de forzar la venta de la red social.Anna Moneymaker (Getty Images)

Comienza la cuenta atrás para TikTok, pero el jefe de Meta, Mark Zuckerberg, solo le echará un vistazo de vez en cuando. Una nueva ley estadounidense da de plazo hasta el año que viene a la dueña de la red, ByteDance, para vender la popular aplicación china de vídeos cortos o enfrentarse a una prohibición. Incluso si sobrevive, la matriz de Facebook puede avanzar bastante contra su rival.

El presidente de EE UU, Joe Biden, firmó el miércoles una propuesta que concede a ByteDance hasta 12 meses para encontrar un comprador para TikTok. Si no lo hace, se cerrará la aplicación. Los legisladores temen que Pekín tenga acceso a los datos de 170 millones de usuarios de EE UU y pueda ejercer influencia con esa información. La empresa calificó el edicto de inconstitucional y dijo que lo impugnaría ante los tribunales.

En el improbable caso de que Byte­Dance acatara la orden, probablemente solo se desprendería de la marca TikTok y otros elementos, pero no de la salsa secreta. Ha aumentado el número de usuarios un 70% desde 2020, pero sin su potente algoritmo será mucho menos valiosa para otro propietario.

Una prohibición beneficiaría aún más a Reels, de Meta. En ese escenario, esta se haría con el 60% de los usuarios de TikTok, según los analistas de Wedbush. Si se aplica la misma proporción a los ingresos que los analistas de Bernstein prevén para TikTok en 2025, la firma de Zuckerberg podría ganar 12.000 millones de dólares. Meta cotiza a 7 veces las ventas del próximo año, según las estimaciones de LSEG, lo que implica unos 90.000 millones de valor adicional por una desaparición de TikTok.

Si ésta demanda al Tío Sam, será una distracción cara y larga para su jefe, Shou Zi Chew. Mientras, Meta seguiría arañando a su formidable rival. Reels ya está ayudando a aumentar el tiempo que los usuarios pasan en Instagram y Facebook. El crecimiento de la publicidad en Reels también implica que generará unos 19.000 millones de ventas este año, un 64% más que en 2023, calculan en Bernstein.

Otros advenedizos también lucharán por hacerse con una parte del botín, con inversores de capital riesgo dispuestos a financiarlos. Y Meta ha fracasado en muchos intentos anteriores de imitar a sus rivales, incluidas dos apps fallidas dirigidas a usuarios de Snap. Por ahora, Meta tiene el amplio alcance que buscan los anunciantes, lo que significa que el destino final de TikTok importa, pero solo hasta cierto punto.

Los hábitos de Zuckerberg

Los partidarios de Zuckerberg parecen haber olvidado quién es. Meta, la empresa que fundó bajo el lema de moverse rápido y romper moldes, perdió el miércoles un 16%, o unos 200.000 millones de valor de mercado, tras indicar que sus ingresos del segundo trimestre serían inferiores a los previstos por los analistas y que la factura de gastos de capital de este año sería mayor de lo que se había anunciado. Puede que el dividendo inaugural anunciado en febrero adormeciera a los inversores, pero el historial del CEO no deja lugar a dudas sobre su forma de actuar.

Tras la publicación de los resultados, Zuckerberg dejó claro hacia dónde dirige el grupo. Es más optimista y ambicioso en materia de inteligencia artificial y quiere construir los servicios líderes del mundo en este campo. Ese objetivo requerirá importantes inversiones. La previsión de Meta para 2024 en capex, incluyendo servidores y otras infraestructuras, podría alcanzar los 40.000 millones, más de los 37.000 millones que había señalado anteriormente. Zuckerberg y la directora financiera, Susan Li, también apuntaron que los proyectos relacionados probablemente llevarán “varios años”. Encontrar formas de ganar dinero con ellos también es un trabajo en curso.

Si esto suena familiar, lo es. Meta lleva años gastando mucho dinero en reinventarse. Ha dado el salto de los ordenadores personales a los smartphones y sigue desplegando nuevos servicios y funciones, como Reels e Stories, antes de lanzarse de lleno al metaverso. La IA ya hace la mitad de las recomendaciones de Instagram. Y aunque la ventaja de aplicar la tecnología a la principal fuente de ingresos de la empresa, la publicidad, puede ser confusa, también es bastante prometedora.

En el pasado, Meta ya ha hecho correr a los inversores. En 2022, por ejemplo, justo después de que Facebook se rebautizara como Meta, las inversiones ascendieron al 27% de los ingresos, más de 10 puntos porcentuales más que el año anterior. La acción se desplomó casi dos tercios antes de recuperarse, y luego algo más.

Con rivales de gran poder adquisitivo como Alphabet, Amazon y Microsoft luchando por la supremacía de la IA, es difícil que alguien piense que Zuckerberg podría entrar en la carrera a medio gas. Como siempre, correrá a toda velocidad, derribando cosas por el camino. Hay pocas razones para que sus hábitos de gasto sigan conmocionando al mercado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_