_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El ferrocarril, pieza clave para la descarbonización

Mientras el transporte es responsable de más del 30% de las emisiones de CO2 en la UE, el tren emite solo el 0,37% del total

Uno de los trenes AVE de Renfe.
Uno de los trenes AVE de Renfe.EFE

Descarbonizar el transporte es ya un imperativo categórico para cuyo cumplimiento no hay excusas. Por ello, ahora que toca conformar un nuevo Gobierno, esta realidad ha de ser prioritaria en cualquier agenda política y más ahora, si cabe, que nos encontramos inmersos en la celebración de la Semana Europea de la Movilidad. Debemos tener muy presente que estamos ante una industria que representa actualmente un 6,9% del PIB nacional, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y que es uno de los motores de generación de empleo de la economía española, un sector estratégico que alcanza una cifra de negocio de 101.000 millones de euros y que genera casi un millón de puestos de trabajo.

Si además pensamos en el contexto en el que vivimos, esta necesidad se hace todavía más evidente, ya que la demanda de una movilidad más sostenible es cada vez mayor, impulsada por las megatendencias de urbanización, digitalización, globalización y cambio demográfico. Las cifras hablan por sí solas: para 2050 el 70% de la población vivirá en ciudades, se triplicará el movimiento de pasajeros, y más del 30% de la demanda energética provendrá del sector transporte. Ya hoy, según datos del Mitma (Ministerio de Transporte y Medio Ambiente), las emisiones de gases de efecto invernadero del sector transporte tienen en España un mayor peso relativo que la media de la Unión Europea, un 27,5% frente a un 22,9%.

Estas megatendencias hacen que el mundo pida a gritos trabajar en sistemas de movilidad sostenibles, ya que son el dinamizador económico, social y medioambiental de las ciudades y, en general, de cualquier economía próspera. Así, el desarrollo de cualquier esquema de movilidad debe ser afrontado desde una visión holística que busque el equilibrio entre las necesidades ambientales –calidad del aire, emisiones de gases de efecto invernadero y contaminación acústica–, las necesidades sociales –accesibilidad, habitabilidad y seguridad– y las necesidades económicas –competitividad–.

Por suerte, muchos Gobiernos, tanto regionales como municipales, están impulsando importantes medidas que llevan aparejadas objetivos de gran calado para reducir las emisiones de carbono y, en este sentido, es importante que esas medidas se complementen con amplios y ambiciosos ecosistemas de movilidad que permitan al ciudadano disfrutar de una movilidad que impacte positivamente en su calidad de vida.

A nivel nacional, el referente de estos impulsos es la Estrategia de Movilidad Sostenible y Conectada, promovida hasta ahora por el Mitma para, entre otras cosas, cumplir con la Agenda 2030. Además, la Ley de Movilidad Sostenible, cuya aprobación será tarea urgente para el nuevo Gobierno, reducirá la contaminación ambiental, supondrá un ahorro económico, generará nuevos puestos de trabajo y dará lugar a más espacios verdes, en definitiva, contribuirá a modernizar la movilidad y a descarbonizar el transporte.

Por todo ello, urge la aprobación de esta ley y mientras llega, a través de los fondos Next Generation, la UE ya destina 13.000 millones de euros para la modernización y digitalización de las infraestructuras ferroviarias y para una movilidad sostenible. Esto es importante, ya que la digitalización y las nuevas tecnologías son clave para generar un ecosistema interoperable y conectado.

Si nos centramos en el ferrocarril, la buena noticia es que ya existen tecnologías que favorecen la optimización de los costes del ciclo de vida de la infraestructura ferroviaria y del material rodante mediante la reducción de un 25% del consumo energético y un 30% del mantenimiento. Asimismo, lograr el 100% de la disponibilidad del sistema también es posible gracias a un mantenimiento inteligente capaz de reducir el 30% de las paradas no programas. Si hablamos de maximizar la capacidad de la red, hay tecnologías que permiten un aumento de hasta un 30% de la capacidad en las redes existentes, con una mejora de la puntualidad de un 15% y un incremento de hasta un 30% de la eficiencia energética. Poniendo nuevamente el foco en la optimización de la experiencia del viajero, gracias a innovadoras soluciones de software contamos con plataformas de movilidad como servicio (MaaS) que facilitan la gestión de los viajes puerta a puerta y sin interrupciones desde una única aplicación.

¿Por qué tanto interés en el fomento del transporte ferroviario? La respuesta es clara. Mientras el transporte es responsable de más del 30% de las emisiones de CO2 en la UE, el ferrocarril emite solo el 0,37% de las emisiones totales de ese CO2. Además, hay que sumar que los trenes ofrecen una mayor capacidad y un menor espacio utilizado por persona y trayecto y que, a corto plazo, los trenes diésel serán sustituidos por trenes de hidrógeno.

Pero aun siendo la mejor elección para un transporte sostenible y ser el eje vertebrador de la movilidad, el tren debe convivir con otros medios, ya que la intermodalidad supone una ventaja para el pasajero tanto en su comodidad, como en su capacidad de elección. Es obvio que no a todos los lugares llegan todos los medios de transporte y es en la posibilidad de optar entre unos y otros donde reside la libertad de elección del viajero de llegar donde quiera y como quiera. El usuario debe tener siempre a su alcance una experiencia fluida y completa, en la que prevalezca la opción más adecuada y sostenible para su viaje.

De lo que no hay duda es de que, pese a que el proceso de descarbonización del transporte en España tiene aún camino por recorrer, las bases para lograrlo son sólidas y se están alcanzando importantes avances. En paralelo, las intensas actividades legislativas nacionales y europeas van a suponer un fuerte impulso que debemos aprovechar si queremos conseguir los objetivos establecidos para 2030. Por eso no hay tiempo que perder y todos debemos trabajar activamente en acelerar este proceso.

Agustín Escobar es presidente y CEO de Siemens España y CEO de Siemens Mobility suroeste de Europa

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_