_
_
_
_
_

CaixaBank capta 1.250 millones con su séptimo bono verde

La entidad aprovecha el apetito de los inversores y acelera sus planes de financiación

CaixaBank
Detalle de la sede de CaixaBank en Barcelona.Getty (Europa Press via Getty Images)

Siguiendo los pasos de BBVA y Santander, un día después de presentar sus cuentas CaixaBank salió al mercado para vender deuda. La entidad captó 1.250 millones en deuda sénior no preferente con la etiqueta verde. Aunque los bonos tiene un vencimiento de ocho años incluyen la opción de amortización anticipada al séptimo. El apetito de los inversores permitió bajar el coste en 35 puntos básicos. La operación se cerró con un diferencial de 150 puntos básicos sobre mid swap (tipo de interés libre de riesgo), lo que equivale a una rentabilidad del 4,182%. Junto a este rendimientos los bonos devengarán un cupón anual del 4,125%.

En un inicio de año en el que el mercado está digiriendo con total tranquilidad la avalancha de papel, la demanda en la colocación de CaixaBank alcanzó los 3.000 millones. Según fuentes de mercado se trata del mayor libro para una emisión sénior no preferente con criterios sostenible de lo que va año. El 76% de los bonos adjudicados fue a parar a los a inversores con criterios ESG, de los cuales el 53,5% pertenecen aquellos con máxima calificación. Con el de hoy son ya siete los bonos verdes vendido por CaixaBank, el sexto en euros. En 2022, la entidad emitió dos bonos verdes de 1.000 millones, respectivamente, y en 2021, lo hizo hasta en tres ocasiones: dos en formato euro y uno en libras esterlinas. CaixaBank emitió su primer bono verde en noviembre de 2020. La entidad refuerza su posicionamiento como líder de emisiones en formato ESG, con un total de 11.250 millones de euros y 500 millones de libras esterlinas en emisiones ESG vivas en el mercado: siete verdes y cinco sociales.

Los fondos captados se destinarán a financiar proyectos de energía renovable, edificios energéticamente eficientes, transporte público limpio, proyectos de agua y consumo responsable. CaixaBank, Citi, Goldman Sachs, HSBC y Natixis fueron las entidades colocadoras.

Después de que en 2023 las exigencias regulatorias llevaran a los bancos a dispararla emisión de deuda a máximos de 13 años, en el arranque de año los emisores financieros han compartido en el protagonismo con los soberano. Fuentes conocedoras señalan que los grandes bancos como Santander, BBVA, CaixaBank tienen grandes planes de financiación para el próximo año. Los emisores tratan de exprimir el apetito de los inversores y prefieren tenerlo todo hecho antes del verano, ya que la segunda parte del verano será probablemente más difícil. Si la esperada rebaja de tipos con la sueña el mercado no se produce a la vuelta de las vacaciones, el mercado probablemente empeorará, por lo que es mejor hacer las emisiones ahora. A esto se une el interés de los inversores por asegurarse los cupones más altos posibles antes de que la política monetaria se relaje. “Las elecciones estadounidenses de finales de año también pueden crear volatilidad en el mercado. Tiene sentido empezar a hacer su plan de financiación ahora y no esperar”, remarcan.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

G.E.
Periodista económica, con 13 años de experiencia como redactora. Formó parte de la web de Cinco Días desde 2010 hasta 2017 cuando pasó a integrar la sección de Mercados. Especializada en información bursátil y mercado de deuda. Estudió periodismo en Universidad Carlos III.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_