_
_
_
_

El Ibex resiste la incertidumbre política: Sánchez, investido con la Bolsa en máximos del año

El parqué madrileño registra el mejor comportamiento de Europa en el último mes y se revaloriza un 17% desde enero

La Bolsa española.
La Bolsa española.Altea Tejido (EFE )
Virginia Gómez Jiménez

La incertidumbre política no suele ser buena compañera de viaje de la renta variable. Sin embargo, las Bolsas parecen inmunizadas ante la polarización política y la incertidumbre de las últimas semanas. Ni los intentos fallidos de alcanzar una investidura por parte del candidato del PP, Alberto Nuñez-Feijóo primero ni las largas negociaciones que el PSOE ha mantenido en las últimas semanas con los distintos grupos para lograr su apoyo para su investidura ni los compromisos en materia fiscal, laboral o judicial con sus socios han tenido impacto en los mercados.

De hecho, la renta variable española está en un momento dulce con el Ibex 35 tocando nuevos máximos del año, gracias en primer lugar a un contexto positivo para los mercados. El S&P 500 estadounidense ha subido el 7% en el mes y el Euro Stoxx 50, un 5,9%. EI Ibex, en plena tormenta política, gana el 7,2%. Si el plazo es de un mes, el índice español bate a los rivales europeos y, mientras el Congreso debatía la investidura, marcó máximo del año en 9.700 puntos. La prima de riesgo ronda los 100 puntos, igual que antes de las elecciones y algo por debajo de los niveles de octubre, cuando el mercado de deuda presentaba más tensiones.

“Me está dejando perplejo el comportamiento de la Bolsa española. Si bien es verdad que el resto de los mercados acompañan, el español está más fuerte”, explica un analista que prefiere no dar su nombre al abordar cuestiones políticas. Desde enero, el Ibex acumula una rentabilidad del 17,56%, por encima de las ganancias anuales de otros selectivos relevantes europeos como el Dax alemán, que sube un 13,38% y del Cac galo, que repunta un 10,7% y está a un 5% de alcanzar la revalorización anual del índice italiano Ftse Mib. Este gestor dice no entender la fortaleza de la Bolsa española dado el plan fiscal del nuevo gobierno, que pretende mantener los impuestos extraordinarios a banca y energéticas más allá de 2024 y garantizar una tributación mínima en sociedades.

Un aspecto que condiciona la respuesta del mercado a un proceso electoral es la solidez del Ejecutivo. Habitualmente los mercados financieros priman la estabilidad del Gobierno por encima del color político, apunta un analista, y el gobierno de Sánchez “puede tener muy complicado poder transmitir esa estabilidad, no solo por las exigencias independentistas, también por no contar con la mayoría en el Senado”.

Desde IG Markets apuntan que “de momento los mercados no están prestando atención a todo lo que está sucediendo y los inversores se están fijando en otros datos macro a nivel internacional, pero muy probablemente comenzarán a fijarse en la política si [la polarización] se traslada a la Unión Europea, si aumentan las tensiones sociales o, sobre todo, si las empresas se pronuncian, algo que no han hecho”. Como señalan otras fuentes, por polarizada que esté la situación política española, no tiene nada que envidiar a otros países del entorno o incluso en EE UU. Ahora bien, en 2017 la declaración unilateral de independencia, aunque apenas duró unos minutos, supuso un tsunami para la Bolsa española, y una puerta abierta a la posibilidad de un referéndum de independencia supondría un lastre en términos de incertidumbre política y jurídica para los activos de riesgo españoles, tal y como recuerdan desde MacroYield.

Internacionalización de las empresas

La elevada internacionalización de las empresas que componen el Ibex 35 está ayudando a que el riesgo doméstico se minimice. Según MacroYield “la diversificación geográfica del Ibex 35 por ventas y, principalmente, la exposición a EE UU, ha servido de apoyo a las cuentas del índice, cuyos beneficios se han venido revisando al alza, y para el que la inercia de resultados se mantiene en positivo, a pesar de que el PMI de manufacturas español se ha situado en zona de contracción todo el año”. De cara a los próximos meses, el selectivo español se enfrenta a dos riesgos adicionales. Por un lado, la normalización tras la pandemia después de un periodo de fuerte incremento en el sector turismo y los servicios, que ha beneficiado a la economía y la Bolsa española en los últimos meses y por otro, cualquier nuevo gobierno tendrá que enfrentarse a una UE más dura desde el punto de vista fiscal, y esto sí podría tener impacto en las primas de riesgo y en la Bolsa española, advierten los expertos.

En paralelo, la contención de las primas de riesgo se ve favorecida por los programas de compra de bonos del BCE. No obstante, el impacto de la incertidumbre política en España a partir de 2017 sí se ha dejado notar en cómo la prima de riesgo española ha perdido terreno respecto a la portuguesa. Los expertos advierten que la prima italiana no sirve de referencia en los últimos años como comparable, porque tiene su propia incertidumbre política, muy ligada al enfrentamiento de distintos gobiernos con la Comisión Europea –aspecto que la lastró especialmente, por el temor a que el BCE no respaldara su deuda-, y porque la salida del país (con una deuda pública muy superior a la española) salió más despacio de la crisis de hace una década.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Virginia Gómez Jiménez
Periodista económica, con 25 años de experiencia como redactora. En la web de Cinco Días desde 2007. Anteriormente, desarrolló su actividad profesional en las secciones de Mercados de La Gaceta de los Negocios y Expansión, sin olvidar su paso por la agencia de noticias Fax Press, como experta en las materias económica, empresarial y bursátil.

Más información

Archivado En

_
_