_
_
_
_
_

Poco caprichoso y preocupado por el cambio climático: así es y esto busca el comprador de casas de lujo

Viva Sotheby’s prevé un descenso en el importe de salida de las propiedades prime, aunque no en el precio final, que creció un 6% en 2023

Vivienda en venta en Orihuela (Alicante)
Vivienda en venta en Orihuela (Alicante)Imagen cedida por Sotheby's
Manme Guerra

La imagen del millonario tonto al que se le puede endosar una casa de varios millones es falsa y por eso hay que quitársela de la cabeza tanto a los que quieren vender sus propiedades como a los agentes inmobiliarios. Eso es lo que ha repetido incansablemente Paloma Pérez, consejera delegada en España de Viva Sotheby’s International Realty. En la presentación del informe El nuevo lujo, realizado por la inmobiliaria especializada en el sector prime, se destaca al cliente estadounidense como el comprador con mayor potencial para 2024 en mercados como el español, el italiano y el griego “debido a la fortaleza del dólar y el aumento de su poder adquisitivo en Europa”.

El comprador de viviendas de lujo se caracteriza en particular por ser una persona con movilidad geográfica, con varias propiedades en todo el mundo, entre las que va cambiando por temporadas. Por ello, a la hora de pensar en adquirir una vivienda, mira lo mismo en París, Madrid o Ibiza, por mencionar solo tres ejemplos. “No compra por capricho. Para este perfil de cliente, las propiedades, además de lugares donde residir, son activos que adquieren pensando también el retorno que pueda tener la inversión. De hecho, el 50% de nuestros clientes compra para invertir, ha asegurado Pérez.

Una rentabilidad que aún proporciona un segmento en el que el precio medio subió en 2023 un 6%, según los datos de Viva Sothebys, cuando en el conjunto del sector el alza fue del 1,5%. A este respecto, Pérez ha asegurado que hay viviendas anunciadas por encima del precio de mercado y prevé que van a bajar los precios de salida, “que no son reales y no son a los que finalmente se cierra la compra”. El precio medio de las transacciones en las que interviene su agencia lo sitúa sobre los tres millones en Madrid y un millón en la costa, dejando fuera Marbella. “Nuestros clientes tienen de media un presupuesto de cinco o seis millones para gastar. Y las viviendas de este tipo suelen estar en el mercado entre seis meses y un año. Una de nuestras metas es reducir ese tiempo a medio año”.

También se comportó mejor el sector del lujo en lo que respecta al número de transacciones, que sigue al alza, mientras el mercado hipotecario en general registró un descenso del 9,7% en las compraventas, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

A la hora de decantarse por una propiedad los compradores ricos tienen varios factores en cuenta, según el informe. Los impuestos a pagar, las tasas de cambio de divisas o si tendrán algún beneficio asociado a la compra, como las golden visa (visados a extranjeros por adquirir un inmueble por un valor igual o superior a medio millón de euros) son tres de ellos. Pero no solo miran el bolsillo y la rentabilidad. También están cada vez más preocupados por el cambio climático, que puede hacer que una zona sufra de sequía o inundaciones. Buscan propiedades donde la sostenibilidad sea la protagonista, con elementos como paneles solares, techos verdes, aislamientos que proporcionen eficiencia energética o materiales de larga duración.

Nuevas tendencias

El lujo silencioso del que tanto se habla últimamente en la moda, también ha llegado a las viviendas. Y se traduce en propiedades más pequeña, con materiales y colores que sigan dicha tendencia, lejos de la ostentación de años anteriores. La inmobiliaria señala Menorca, Cádiz, la Costa Blanca y las Islas Canarias como los destinos de costa con más potencial en este sentido. Pérez atribuye parte de este cambio a la entrada en el mercado de más clientes estadounidenses y latinos, que han venido a compensar las compraventas que han dejado de hacer los rusos, que tienen otros gustos, tras las sanciones por la invasión de Ucrania. Entre las preferencias se encuentran, además, los edificios históricos rehabilitados, a poder ser con techos altos para que luzcan bien las obras de arte.

En un sector donde se mueve tanto dinero, la discreción y la exclusividad en el trato siguen siendo factores fundamentales. Una discreción que también se da desde el lado del vendedor, donde casi la mitad de las transacciones que hace la inmobiliaria se hacen fuera del mercado, con dueños que no quieren que sus propiedades aparezcan en portales inmobiliarios, ni siquiera en la página web de la firma. Hay casos en los que el cliente prefiere alquilar por unos meses para conocer la zona antes de comprar.

De cara a 2024, el informe asegura que el 51,4% de los clientes de lujo tienen una intención de compra de más del 75%, y que lo que más le preocupa es la inestabilidad generada por los conflictos geopolíticos, que relega a los tipos de interés y la inflación a la segunda y tercera posición, respectivamente.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Manme Guerra
Redactora de la sección Fortuna, donde escribe de recursos humanos, empresas, sostenibilidad, lujo y estilo de vida. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de la Escuela de Periodismo UAM-El País. Ha trabajado en El País, Vozpópuli, Microsoft News y la revista ¡HOLA! antes de incorporarse a Cinco Días en 2022.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_