_
_
_
_
_

La condonación de la deuda a las autonomías beneficiará más a Andalucía que a Cataluña, según Fedea

El Estado asumiría casi 88.000 millones de euros de los territorios. La quita supone un alivio de 1.980 euros por habitante

Condonación de parte de la deuda autonómica por el Estado
Belén Trincado Aznar

El Estado asumirá casi 88.000 millones de deuda tras la condonación parcial del pasivo de las comunidades de régimen común, una medida a la que el PSOE se comprometió con ERC en la negociación para la investidura. En las conversaciones, las dos formaciones pactaron la quita de 15.0000 millones de la deuda que Cataluña mantiene con el fondo de financiación de las autonomías y Hacienda asumió medidas similares para el resto de las regiones, aunque sin concretarse ninguna cantidad. Los últimos cálculos de Fedea, sin embargo, ponen algo de luz sobre el tema y cifran en 16.400 millones la quita que recibirá Andalucía y en 12.900 millones la de Madrid, las otras dos regiones más beneficiadas.

Los números suenan bien en el departamento que vuelve a dirigir María Jesús Montero, según afirman fuentes conocedoras, por lo que podrían estar muy próximos a lo que finalmente se acuerde. Todos ellos parten del caso catalán –el único del que se conocen datos oficiales–, con una condonación equivalente a 1.980 euros por habitante que se extrapola al resto de territorios.

Para llegar a estas cifras, el director de Fedea, Ángel de la Fuente, recuerda que la condonación se justifica en base al impacto negativo que tuvo el ciclo económico de la crisis financiera sobre las cuentas autonómicas. Es decir, Hacienda ha optado por una fórmula que permite la generalización de las quitas. “Dado que todas las comunidades autónomas se vieron afectadas de manera similar por la Gran Recesión, la forma seguramente más razonable de extender la medida a otros territorios sería perdonar a cada comunidad la misma cantidad por habitante ajustado”, explica Fedea en un documento publicado ayer. Por lo tanto, se tomarían como base estos 1.980 euros por persona para calcular el volumen de cada territorio.

Los 15.000 millones que la Administración central asumirá de Cataluña suponen cerca del 20% de la deuda viva que la Generalitat mantiene a día de hoy con el Estado, un porcentaje que asciende al 64% en el caso de Andalucía y que, con 9.700 millones perdonados, llega al 20% en el caso de Comunidad Valenciana. Madrid no tiene obligaciones en este mecanismo. Sin embargo, explicó en su momento Hacienda, recibirá transferencias directas para que pueda amortizar deuda privada con terceros, también en función del impacto de la pasada crisis financiera.

Con los cálculos de Fedea, otras regiones como Galicia, Castilla y León, Canarias o Asturias recibirían incluso más dinero del que acumulan en forma de deuda en el fondo de liquidez.

A partir de aquí, recuerda De la Fuente, la condonación incondicionada de deuda recogida en el acuerdo entre PSOE y ERC “es una pésima idea” porque agravará “los serios problemas de incentivos” que ya sufre el sistema de financiación de las comunidades de régimen común. A la vista de la experiencia previa, “cualquier quita no sujeta a condiciones estrictas de ajuste tenderá a confirmar la percepción que ya tienen las comunidades autónomas de que pueden gastar sistemáticamente más de lo que ingresan”, ya que, al final, el Estado las rescatará de una forma u otra sin coste alguno para ellas. La medida, sostiene De la Fuente, es por ello una invitación directa “a la indisciplina fiscal”.

Además de ello, argumenta, el acuerdo viene a ser un seguro gratuito contra el riesgo cíclico a la baja que “eliminará cualquier tentación que pudieran tener las comunidades de ahorrar algo para los malos tiempos e incrementará también el gasto del Estado”. Cabe recordar que la deuda condonada a las autonomías no desaparece en términos de corresponsabilidad fiscal, sino que es asumida por una Administración central que ya de por sí está en una situación vulnerable.

“Puestos a incentivar la irresponsabilidad fiscal, el acuerdo es difícilmente superable”, concluye el director de Fedea en una clara enmienda a los pactos económicos cerrados entre los partidos del Gobierno y las fuerzas soberanistas catalanas.

Impuestos

En el documento, Fedea también aprovecha para criticar duramente que el PSOE se haya comprometido a iniciar un proceso de negociación sobre la posible cesión del 100% de la gestión tributaria a la Generalitat. Aunque no hay nada cerrado, algo que reconoce De la Fuente en el propio documento, “no son descartables concesiones significativas que podrían pasar por un estatus especial para Cataluña tanto en las negociaciones sobre la reforma de la financiación como en su posición en el nuevo modelo”.

“El PSOE ciertamente no ha aceptado de entrada las reivindicaciones de los independentistas catalanes en materia de financiación”, pero sí ha acordado con ellos iniciar una negociación que se desarrollará en un marco bilateral, excluyendo de la mesa a otros partido y territorios, y partiendo de un “sorprendente” diagnóstico que supone aceptar “la narrativa de los nacionalistas sobre el proceso independentista y sus tesis sobre las supuestas deficiencias y abusos del sistema actual”.

En materia fiscal, De la Fuente también carga contra la posible decisión de convertir en permanentes los gravámenes sobre la banca y las energéticas, “que se habían justificado apelando a la existencia de beneficios extraordinarios”. Es una propuesta de ingresos “poco precisa” y “demagógica”. Así, la conversión en impuestos permanentes supondría admitir que “estamos en realidad ante multas a sectores que le resultan antipáticos a los socios de Gobierno, en vez de ante impuestos en el sentido habitual del término, pues estos deberían gravar la capacidad económica de acuerdo con reglas uniformes para todos”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Pablo Sempere
Es redactor en la sección de Economía de CINCO DÍAS y EL PAÍS y está especializado en Hacienda. Escribe habitualmente de fiscalidad, finanzas públicas y financiación autonómica. Es graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_