_
_
_
_

Las claves de una noche electoral donde la gobernabilidad de España deja más dudas que certezas

El PP gana las elecciones y mejora en casi 50 escaños los resultados de 2019, pero la izquierda resiste y mantiene opciones de Gobierno

Una mesa electoral del Instituto Ortega y Gasset, en Madrid, durante el recuento de votos tras el cierre de los colegios de la jornada de elecciones generales.
Una mesa electoral del Instituto Ortega y Gasset, en Madrid, durante el recuento de votos tras el cierre de los colegios de la jornada de elecciones generales.J.P. Gandul (EFE)
Pepe García

El Partido Popular ha ganado las elecciones celebradas este domingo, 23 de julio, y suma casi 50 escaños a su grupo parlamentario. El PP consolida la tendencia al alza que marcó su victoria en las elecciones municipales y autonómicas del pasado 28M, en las que sumó más de dos millones de votos con respecto a los anteriores comicios.

No obstante, las buenas noticias para el partido de Alberto Núñez Feijóo acaban ahí. El otro partido de la derecha a nivel nacional, Vox, ha empeorado en casi 20 escaños sus resultados de 2019 y deja las cuentas para formar Gobierno en el limbo. El PSOE mejora sus resultados en dos escaños y Sumar se queda por debajo de los 37 diputados de Unidas Podemos junto a Más País y Compromís.

1. Ningún bloque consigue la mayoría absoluta

La formación del próximo Gobierno queda en el aire con el resultado de la noche de este domingo. Aunque el bloque de la derecha se ensancha, la suma no es suficiente para formar Gobierno por mayoría absoluta -para lo que se necesita 176 diputados- y, salvo pactos con partidos regionales, la mayoría simple -más votos a favor que en contra- también parece inviable para la derecha.

El bloque de la izquierda, aunque consolida su caída en votos y se coloca por debajo de los 158 asientos que alcanzó la coalición (incluyendo Más País y Compromís) en las pasadas elecciones, podría tratar de convencer a los socios habituales del actual Gobierno para conformar un Ejecutivo. El empate deja a una oposición reforzada, sobre todo por la parte del PP (aunque en su caso ha ganado y esperaba gobernar), pero el PSOE aspira a reeditar sus apoyos para formar un nuevo Ejecutivo.

2. La derecha supera a la izquierda en escaño, pero casi empata en votos

Aunque la derecha ha ganado por 14 escaños a la izquierda, ambos bloques están prácticamente empatados en porcentaje de voto. Aunque el PP se coloca ligeramente por encima del PSOE en votos y Vox supere a Sumar; ambas diferencias son mínimas. Los dos principales partidos se quedan en una horquilla de apenas un punto en torno al 32%, con el PP cerca del 33% y el PSOE algo por debajo. Tanto el partido de Abascal como el de la ministra de Trabajo superan escasamente el 12% de los votos.

3. Madrid se consolida como el feudo del PP, la Comunidad Valenciana confirma su giro a la derecha y Castilla-La Mancha le da la espalda a Page

Si en el 28M Castilla-La Mancha fue de las pocas alegrías de Ferraz, por la victoria del presidente de la Junta, Emiliano García-Page; en estas elecciones la comunidad se tiñe de azul y el PSOE pierde más de 80.000 votos. Asturias, la otra comunidad que mantuvo a la izquierda también ha terminado votando mayoritariamente al PP.

La Comunidad de Madrid ha vuelto a ser el granero de votos de la derecha. El PP supera ampliamente el millón de votos en la región y el bloque de la derecha alcanza los 20 diputados (15 del PP y cinco de Vox).

La Comunidad Valenciana, por otra parte, consolida su vuelta a la esfera del Partido Popular y suma 13 de los 33 diputados que envía la comunidad al Congreso de los Diputados. No obstante, en el caso de la provincia de Valencia, aunque el PP gana por un escaño de diferencia, el bloque de la izquierda suma más que el de la derecha con el 95% del voto escrutado: la derecha consigue el 48,89% del voto, frente al 48,94% de la izquierda.

4. Junts puede ser la clave de un Gobierno de izquierdas

El bloque de la pasada investidura se ha reducido levemente por el flanco izquierdo. Sin embargo, uno de los socios parlamentarios clave de la coalición, ERC, también ha reducido su representación en las Cortes a casi la mitad. En este contexto, una abstención del partido de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya -que tan solo ha perdido un diputado- puede ser vital para reeditar una mayoría liderada por Pedro Sánchez.

5. Cataluña salva las matemáticas del PSOE y Sevilla el legado

El PSC se ha consolidado como la primera fuerza política en Cataluña, en detrimento de ERC que se queda en siete escaños: seis menos que en 2019. Los socialistas han conseguido 19 diputados en Cataluña, frente a los 12 que alcanzó en los últimos comicios y supera en 15 asientos al PP que, pese a mejorar sus resultados, se queda muy lejos de la izquierda.

En Andalucía el cambio de juego hacia la derecha que generó el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, se ha consolidado en casi todas las provincias. Si bien muchos analistas pronosticaban que podía ser la primera vez que el PP sobrepasara al PSOE en la circunscripción de líderes socialistas legendarios, como Felipe González o Alfonso Guerra, Sevilla se ha mantenido como el feudo de la izquierda en la comunidad y suma 5 escaños. El PP, no obstante, consigue doblar sus resultados de 2019 y suma cuatro escaños.

6. El millón y medio de votos de Ciudadanos emigra al PP

El PP ha conseguido captar la mayoría de los más de 1.650.000 votantes de la formación que fundó Albert Rivera. Los populares obtuvieron algo más de cinco millones de votos en las últimas elecciones, frente a los casi ocho millones que consiguió este 23J.

Ciudadanos pasó de ser un partido que aspiraba a liderar la oposición al ostracismo en cuestión de meses -entre las elecciones de abril y noviembre de 2019-. No obstante, en los últimos comicios 1.650.318 votantes votó al partido naranja, de los cuales más de un millón consiguieron convertirse en diputados -hasta sumar un total de 10- y otros 566.000 no pudieron obtener representación parlamentaria.

7. Vox pierde casi 700.000 votos y complica la formación de Gobierno

El partido de Santiago Abascal se ha dejado casi un millón de votos, aunque mantiene su posición de tercera fuerza política, desde los 3.656.979 de las pasadas elecciones a los 2.973.869 de las de este domingo. El peor resultado de Vox ha dejado en fuera de juego a Feijóo, cuya suma se queda cerca de los 176 diputados, pero sin opciones a formar un Gobierno en mayoría.

8. Sumar no supera a Unidas Podemos, pero mantiene el tipo

Pese a las luchas fratricidas entre la antigua dirección de Podemos, liderada por la ministra, Irene Montero; y la candidata a la presidencia por Sumar, Yolanda Díaz, el partido rosa ha conseguido evitar un descalabro. Aunque ha perdido cuatro escaños, el partido se mantiene en Cataluña, uno de los graneros de votos de la confluencia, con el mismo número de diputados y perdiendo menos de 200.000 votos al 98% de votos escrutados.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Pepe García
Redactor de la sección de Economía de Cinco Días. Estudió Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y cursó el Máster de periodismo UAM - EL PAÍS.

Más información

Archivado En

_
_