_
_
_
_

Juan Bravo (PP): “Deflactaremos las tarifas del IRPF en cuanto constituyamos el Gobierno”

El vicesecretario de Economía del PP asegura que, si gobiernan, añadirán la rebaja temporal del IVA a la carne, el pescado y las conservas

El vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo.
El vicesecretario de Economía del PP, Juan Bravo.PABLO MONGE
Jesús García

Juan Bravo Baena encabeza la lista del Partido Popular por la provincia de Sevilla en las próximas elecciones generales del 23 de julio, lo que compagina con su cargo de vicesecretario general de Economía en el partido. Esta condición es la que le hace tener un pie en Madrid y otro en Sevilla.Tras haber nacido en Palma de Mallorca, la mayor parte de su trayectoria política se ha llevado a cabo en Andalucía. Licenciado en Derecho y perteneciente al Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado y experto en derecho tributario, sabe parar a la perfección las preguntas más comprometidas, no en vano jugó de portero en la división de honor de futbol sala en el ‘Jaén Paraíso Interior’, ciudad a la que se trasladó a vivir en 1997 y a la que se encuentra muy ligado. En mitad de la agitada campaña electoral atiende a Cinco Días para adelantar el que será el programa de Gobierno económico si el próximo 23J el Partido Popular gana las Elecciones Generales y logra su ascenso al Ejecutivo.

Pregunta. ¿Cuáles serían las cinco primeras medidas económicas que pondría en marcha el Partido Popular si gobierna tras el 23J?

Respuesta. En el ámbito económico tenemos diferentes retos, la primera medida sería la creación de unos Presupuestos Generales del Estado para 2024. El Gobierno se va sin ni siquiera intentarlo. La segunda medida estaría centrada en los Fondos Europeos Next Generation. Una tercera cuestión sería llevar a cabo los compromisos adquiridos en materia de rebaja de impuestos. Se aplicaría una bajada del IRPF, se deflactaría su tarifa, se bajaría el IVA a más productos de la cesta de la compra y se estudiaría qué se puede hacer en materia del impuesto de sociedades. Un cuarto punto sería la reforma de la financiación autonómica y local. Por último, aunque quizás podría ser el primero, sería la auditoría y verificación que ha establecido el presidente Alberto Núñez Feijóo, para que todos estos temas sean analizados y seamos capaces de verlos con conocimiento de causa y con datos suficientes como para saber en qué términos nos movemos.

P. ¿En qué va consistiría la reforma fiscal integral del PP?

R. En primer lugar, tenemos como objetivo nada más llegar al Ejecutivo, el compromiso que llevamos asumiendo desde el principio y que el Gobierno de España, que nos ha copiado muchas medidas, no ha querido utilizar, como es la deflactación de la tarifa del IRPF. Si comparamos el año 2019 con el año 2022, el conjunto de los españoles ha pagado 43.000 millones de euros más por efecto de la inflación. Con esta deflactación del impuesto, lo que se pretende es devolver una parte de ese esfuerzo a las familias, al tiempo que se busca activar el consumo. Nosotros le planteamos al Gobierno la rebaja del IVA de la luz, la copió, del gas, la copió, la rebaja del IVA de los alimentos con carácter temporal mientras durase la crisis inflacionista y nos copió una parte, ya que dejó fuera a la carne, el pescado y las conservas. El Gobierno, además, ha puesto en marcha un impuesto al plástico que no está en vigor en ningún país de Europa. Actuaremos sobre el impuesto de sociedades y creemos que la parte donde mejor se puede actuar es sobre el I+D+i y, sobre todo, sobre la i de la innovación.

P. ¿Pero qué más detalles nos puede adelantar de esta reforma?

R. Tenemos que hacer una reforma fiscal y viendo lo que se está haciendo en otros países como Portugal, Francia o Italia, tenemos que avanzar hacia una mejora de nuestro régimen, que resulte atractivo y no expulse y ahora mismo tenemos unas deficiencias que tenemos que ser capaces de tratar.

P. ¿Y cuál será el punto de partida?

R. Contamos como base con el denominado libro Lagares y el Libro Blanco de expertos que se presentó el año pasado, donde se matiza dónde podemos tener margen de mejora y en dónde tenemos que eliminar aquello que genera distorsiones o que nos hace menos competitivos. También tenemos en nuestro programa hacer más asequible y amigable la relación con la Agencia Tributaria y volver a retomar y hacer más asequible el Consejo de Defensa del Contribuyente y volver a plantear el Estatuto del Contribuyente. Mejoraría la conflictividad y la seguridad tributaria. Como cierre de todo ello, intentar, dentro de lo posible, que el objetivo sea incrementar la recaudación, la actividad económica, el empleo y la capacidad de atracción de inversión.

P. ¿Cómo se articulará la rebaja del IRPF para rentas inferiores a 40.000 euros anunciada por Alberto Núñez Feijóo?

R. En primer lugar, tenemos que hacer el análisis de la reforma fiscal en su conjunto, pero tenemos que dar una respuesta rápida para poder dejar dinero en los bolsillos de los contribuyentes. En ese camino, lo más rápido es deflactar la tarifa para permitir que la gente con menos recursos pueda pagar menos impuestos. ¿Cuánto? Lo máximo que podamos. En los primeros cinco meses que llevamos del año, los españoles hemos pagado 5.000 millones más en el impuesto de la renta. Esto se plantearía más o menos en septiembre u octubre, cuando el Gobierno estuviese constituido, ya que en ese momento el análisis sería mucho más certero.

P. ¿Recortarían el número de tramos y los tipos en el IRPF?

R. No, en principio eso debería ser una reforma más profunda, nosotros lo que planteamos inicialmente es deflactar la tarifa, lo que incrementaría los tramos, de forma que la subida de los sueldos no suponga pagar más impuestos. Para eso está la figura de la deflactación, como han hecho las comunidades del PP y muchas del PSOE, pero que el Gobierno se ha negado a hacer.

P. ¿Y la reforma del impuesto de sociedades?

R. Cuando hablamos de I+D+i hablamos de la capacidad de poder competir y poder salir fuera con productos. Hay un régimen fiscal que dejó planteado Cristóbal Montoro pero que el PSOE no lo ha tocado y nosotros entendemos que hay que mejorar la tramitación administrativa y dar más peso a la i de innovación. Tenemos que mejorar la innovación en todos los ámbitos, dando seguridad jurídica, porque se está dando mucha inseguridad jurídica. Dentro de los Next Generation es una parte fundamental que nos pedía Europa y pretendemos la introducción de mayores deducciones fiscales.

P. ¿Para ayudar a contener los efectos de la inflación van a unir la carne, los pescados y las conservas al grupo de alimentos que cuentan con una rebaja temporal del IVA?

R. Hay un plan económico del PP que se presentó por escrito en 2022, donde se menciona la bajada del IVA de la cesta de la compra y en ese plan está la carne, el pescado y las conservas. El Gobierno ha bajado lo más barato de la cesta de la compra y se dejó fuera lo más caro: la carne, el pescado y las conservas. Además, el Gobierno puso en marcha el impuesto al plástico, que no lo tiene ningún país de Europa, con lo cual el efecto positivo de la bajada del IVA, se lo ha comido el impuesto al plástico.

P. ¿Y qué haría un Gobierno del PP con el impuesto a las grandes fortunas, a la banca y a las energéticas?

R. El impuesto del patrimonio bis o a las grandes fortunas surge de María Jesús Montero cuando Juanma Moreno anuncia que va a quitar el impuesto sobre el patrimonio en Andalucía. Nosotros decimos de eliminar este impuesto nada más llegar al Gobierno, para devolver las competencias y la autonomía a las comunidades. El impuesto a la banca se defendió, por parte de los que lo defendían, como un impuesto para ayudar a las familias hipotecadas, pero no ha llegado a ninguna familia. Nosotros somos más partidarios de la fórmula que se planteaba desde algunas entidades financieras que era la posibilidad de crear un fondo que vaya directamente no a las arcas públicas para que luego se reparta, sino directamente hacia las familias con problemas por las hipotecas. En esa línea nosotros proponemos una ayuda a las familias hipotecadas de carácter temporal con la posibilidad de alcanzar hasta 750 euros para ayudarlas. En el impuesto a las energéticas, hay que recordar que Europa pedía que fuera un impuesto sobre los beneficios, no sobre la facturación. Da igual que gane o que pierda, por lo que habría que adaptarlo a lo que tienen la gran mayoría de los países europeos. De hecho, ya se está debatiendo si tiene sentido tener este impuesto más allá de 2023.

P. ¿Y las líneas generales de los Presupuestos Generales del Estado para 2024?

R. Es una responsabilidad que le corresponderá a quien sea ministro de Hacienda. La primera medida sería la reducción del gasto superfluo y dentro de esta reducción, la principal, la eliminación de tantos ministerios. Nosotros recortaríamos entre seis y ocho ministerios. En segundo lugar, lo que sorprende es que Calviño ha hecho una propuesta a Europa de por donde tienen que ir las reglas fiscales para saber cuál es el margen o no margen del que se dispone, que a nosotros no nos ha comunicado y tendría que hacerlo a todos los partidos políticos y más cuando todo apunta a que no será la próxima ministra. En este presupuesto de 2024 hay que empezar a sentar las bases para volver al equilibrio presupuestario, es decir no gastarte lo que no se tiene. Con los datos de deuda y déficit que ha dejado este Gobierno en el corto plazo no será fácil.

P. ¿Aparte del menor número de ministerios, qué otras partidas de gasto podrían recortarse?

R. Yo no hablaría de recorte de gasto. En el caso de Andalucía, hemos conseguido sujetar el presupuesto con más inversión en Educación, Sanidad y Políticas Sociales, pero no hemos gastado lo que no teníamos y no hemos hecho gasto superfluo. La Airef dice en uno de sus informes que de 104.000 millones de euros que ha analizado del presupuesto, una cuarta parte, unos 25.000 o no es necesario gastarlos o se pueden gastar mucho mejor. Eso es eficiencia. No hay que generar cierto alarmismo que está generando el PSOE sobre los recortes y tiene que quedar muy claro que vamos a ser muy eficientes, lo que ha hecho el PSOE nosotros no lo vamos a hacer, para nosotros el dinero público es sagrado. No vamos a gastar el dinero como si no fuera de nadie. Además contaremos con más de 200.000 millones de euros de Fondos Europeos para ejecutar de aquí a 2027.

P. ¿Planean modificar la reforma laboral?

R. La primera idea es que la reforma laboral que está en marcha es la de Fátima Báñez. A continuación la pregunta es que si es así, ¿por qué el PP no votó a favor de la reforma laboral? Porque decíamos que era un maquillaje con la única novedad de los fijos discontinuos. El tiempo ha demostrado que esta es una de las falsedades de este Gobierno y pese a que se han pedido, no tenemos datos. Convertir un contrato temporal en uno fijo discontinuo no es mejorar la relación laboral, se reparte el empleo en vez de crear empleo de calidad. Somos el peor país de la UE en desempleo, por lo que tenemos que mejorar, hay que flexibilizar, agilizar, formar, cualificar y recualificar a la gente que está trabajando y a la que no está trabajando, para que tengan una oportunidad. Hay que establecer un sistema que nos indique dónde está la oferta de empleo y la demanda. No puede ser que ahora haya un millón de puestos de trabajo que no están cubiertos, tanto en perfiles tecnológicos, como en la hostelería, harán falta ingenieros, trabajadores en la construcción y hasta conductores de autobús.

P. ¿El salario mínimo debe seguir actualizándose con la inflación?

R. Hay un compromiso adquirido en Europa que es intentar que aspire al 60% del salario medio del país por tener una referencia. En este camino hemos visto una experiencia. Cuando el Gobierno se mete por medio, son todo conflictos y encima no pone nada, porque con la subida del salario mínimo el único que gana es el Gobierno, que saca más dinero en cotizaciones y en IRPF. Sin embargo, cuando hemos dejado a la patronal y los sindicatos ponerse de acuerdo para los próximos tres años en los salarios, en apenas unas semanas se ponen de acuerdo y sin conflictos. Con lo cual, el SMI tiene que subir de una manera equilibrada con la actividad económica que desarrollemos y con un análisis técnico de los números y de los datos. Hay que dejar trabajar a la patronal y los sindicatos que creo que han demostrado un nivel muy alto de trabajo y de capacidad de acuerdo.

P. ¿Y se derogará la ley de vivienda?

R. Aquí lo que hace falta no son tanto leyes de vivienda como viviendas. Este Gobierno hace leyes, artículos y titulares, pero no hace una sola vivienda. Nosotros queremos hacer viviendas. Si haces una ley que contempla la limitación de los precios, que donde se ha aplicado: Nueva York, Berlín, Venecia e incluso Barcelona, se ha demostrado que en ningún caso ha bajado el precio del alquiler, en todos ha subido, no nos vale. En segundo lugar, tiene una mayor protección al ocupa que al propietario de la vivienda. Aquí hay que distinguir entre el ocupa y la familia que tiene dificultades. Para esta familia en dificultades hay que construir viviendas de carácter social de alquiler social, pero al ocupa no hay que protegerlo. Y también al que hay que proteger es al propietario de la vivienda, porque lo que ha provocado esta ley es una retirada enorme de pisos en alquiler, con lo que el precio sube. Esta ley no nos vale. Nosotros vamos a hablar con las comunidades y los ayuntamientos y el sector de la construcción para construir viviendas y no es un proyecto fácil, por lo que, en las dos legislaturas que nos fijamos como objetivo, tenemos que ser capaces de mejorar la situación del mercado inmobiliario. Construir viviendas también es recaudación y empleo.

P. ¿Está el PP a favor de revalorizar las pensiones en función de la inflación?

R. Sí. Lo estamos desde 2021 y se acordó en el Pacto de Toledo y en 2022 en el Senado. El único partido que pone en riesgo las pensiones es el Partido Socialista. Zapatero, con el voto favorable de Sánchez, votó a favor de la congelación de las pensiones. Sánchez, a través de la última reforma de Escrivá, recogió en la disposición adicional segunda la posibilidad de la rebaja de las pensiones, con lo cual Sánchez es reincidente.

P. ¿Y en materia energética, están a favor de seguir con las centrales nucleares?

R. Nosotros hablamos del mantenimiento de la vida útil de las centrales nucleares y, tras estudiarlo, la propia Red Eléctrica afirma que no se puede cerrar una nuclear sin poner en riesgo el suministro eléctrico. No hay debate, el día que se valore que hemos mejorado en almacenamiento, en bombeo reversible, en energías renovables, hemos sido capaces de mejorar en hidrógeno, a lo mejor te lo puedes plantear.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Jesús García
Periodista económico. Responsable de la sección de Economía de Cinco Días. Cuenta con una dilatada carrera profesional en La Gaceta de los Negocios, la agencia norteamericana Knight-Ridder Financial News, Efecom. Ha desarrollado labores profesionales en el mundo de la comunicación, en el ministerio de Hacienda, SEPI o Consejo de Procuradores.

Más información

Archivado En

_
_