_
_
_
_
_

Hacienda limita el uso de los créditos fiscales en las grandes empresas

La Agencia Tributaria estrecha el cerco sobre los grandes grupos que compran firmas con pérdidas para rebajar la factura fiscal

Maria Jesus Montero financiacion autonomica
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el pleno celebrado, este jueves, en el Congreso de los Diputados en Madrid. EFE/ Javier Lizónjavier lizón (EFE)

El Ministerio de Hacienda ha decidido sentar las bases de los criterios que utiliza para esclarecer si un grupo empresarial puede hacer o no uso del régimen de consolidación fiscal, un mecanismo que permite agrupar las bases imponibles de todas las empresas que conforman la matriz y que puede suponer un ahorro significativo en el pago del impuesto sobre sociedades. De un lado, Hacienda limita la utilización de esta fórmula por parte de los grandes grupos para evitar la compensación a través de la compra de empresas con pérdidas, una práctica habitual. Del otro, obliga a las matrices a dejar constancia de cuáles son las filiales que han generado las bases imponibles negativas.

La Agencia Tributaria, en concreto, ha publicado esta semana una nota aclaratoria relativa a la aplicación por parte del grupo de la consolidación fiscal de bases imponibles negativas y deducciones procedentes de ejercicios anteriores. En el documento, el organismo deja claro que la normativa acota el uso de esta fórmula fiscal cuando se pretenden compensar bases negativas generadas por una empresa antes de su inclusión en la matriz. También obliga a los grupos a distribuir de forma proporcional las pérdidas entre sus sociedades, atribuyendo a cada una de ellas la base imponible negativa que haya generado.

Desde la Agencia Tributaria, no obstante, aseguran que el documento supone únicamente una nota explicativa que resume los criterios que el organismo viene aplicando desde hace tiempo a partir de consultas de la Dirección General de Tributos y resoluciones del Tribunal Económico-Administrativo Central, por lo que no encierra ningún tipo de cambio en la norma.

Sin embargo, apuntan varias fuentes jurídicas consultadas, la nota “no es ni inocente ni inocua”, ya que introduce el criterio que utilizará la Agencia Tributaria sobre un fenómeno que generaba dudas y que daba pie a una serie de interpretaciones más laxas con las empresas.

Ahora, con estas aclaraciones, se delimita el alcance de un mecanismo que permite que los grandes grupos se reserven miles de millones de euros cada año en concepto de ajustes de consolidación fiscal. En 2021, últimos datos disponibles de la Agencia Tributaria, la cifra superó los 7.000 millones de euros. La compensación de bases negativas, por su parte, rozó los 5.000 millones.

Créditos fiscales fusiones en impuesto de sociedades Gráfico
Belén Trincado Aznar

El documento, prosiguen estas fuentes jurídicas, establece dos exigencias para la aplicación de este mecanismo de ahorro fiscal. La primera es que, en un grupo acogido al régimen de consolidación fiscal, las bases imponibles negativas –y pendientes de compensarse– generadas en ejercicios en los que ya existe la matriz “tienen que atribuirse de forma proporcional a las sociedades que las generaron”. El objetivo es clarificar la atribución de las bases negativas en un eventual supuesto de extinción del grupo o separación de alguna entidad en el mismo.

Por otra parte, las pérdidas fiscales generadas por cualquier entidad de la matriz (pero con anterioridad a su entrada en la misma) y que estén también pendientes de compensación, “solo podrán compensarse con el límite general del 70% de la base imponible positiva individual del ejercicio obtenida por la entidad que las generó”.

Si se juntan estos dos criterios “nos encontramos con que, a juicio de la Agencia Tributaria, el límite para compensar las bases negativas preconsolidación no será el 70% de la base imponible total individual del año de la entidad que generó tales pérdidas”, algo que, según estas fuentes, cabría interpretar anteriormente.

Ahora, el límite será el 70% de la teórica base individual una vez minorada la misma en las aplicaciones de bases negativas del grupo entero. Estas, además, deberán efectuarse en el año y estar ajustadas de forma proporcional al volumen de pérdidas que generó la empresa concreta. En definitiva, se rebaja la base imponible sobre la que se calcula la reducción.

Según recalcan otras fuentes tributarias, “al calcular el tope de pérdidas preconsolidación susceptible de ser compensadas, deben hacerse asignaciones teóricas para futuras extinciones del grupo o separaciones de entidades”. Estas, además, deberán considerarse para determinar la base individual de cada sociedad, que es la que opera como límite para la compensación.

En opinión de Juan Cobo de Guzmán, socio de EY Abogados, “esta interpretación supone, creemos, desconocer la naturaleza grupal (y no individual) de las bases que se generan en el grupo fiscal. Y esta naturaleza impide a nuestro juicio disminuir la base imponible individual a efectos de establecer el límite sobre el que se pueden compensar bases imponibles negativas preconsolidación”.

Si a esto se le añade la limitación del 50% a la compensación de bases imponibles negativas en los grupos, una medida temporal que funcionará en 2023, la nueva interpretación de la agencia supone “un nuevo torpedo en la línea de flotación del régimen de consolidación”, añade Cobo de Guzmán.

En opinión de otros expertos tributarios consultados, la nota de la agencia es “necesaria” y “de gran relevancia” porque pone en negro sobre blanco los criterios que seguirá el organismo. “Los asesores fiscales de las grandes empresas, que utilizaban las lagunas técnicas para reducir la base imponible, sabrán a qué atenerse y serán conscientes de que se arriesgan a una comprobación”. La aclaración constata que la agencia, previsiblemente, estrechará el cerco sobre esas sociedades que tienen grandes bases imponibles positivas y que compran empresas con pérdidas para reducir la factura fiscal, añaden.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

Pablo Sempere
Es redactor en la sección de Economía de CINCO DÍAS y EL PAÍS y está especializado en Hacienda. Escribe habitualmente de fiscalidad, finanzas públicas y financiación autonómica. Es graduado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_