_
_
_
_

La gestora de pisos turísticos alemana Limehome prevé duplicar su tamaño en España en dos años

La compañía cuenta con una cartera de 500 alojamientos y prevé incorporar otros 800 hasta 2025

Carlos Molina
Ricardo Fernández, director general de Limehome en España
Ricardo Fernández, director general de Limehome en España

Los inversores ávidos por comprar o gestionar hoteles, pisos turísticos, coliving o residencias de estudiantes siguen afianzando su apuesta por crecer en el mercado español. Es el caso de Limehome, una gestora alemana de pisos turísticos, con una cartera de 3.000 unidades operativas en diez países, de los que 500 (un 16,6% del total) están situados en España, gracias, en gran medida, a la última ronda de financiación que levantó la firma en noviembre de 2022 por la que obtuvo 45 millones de euros.

“Con esas 500 unidades operativas, España se ha convertido en uno de los tres mercados europeos más importantes por tamaño y por rendimiento. Las tarifas medias, la ocupación y los ingresos se han incrementado significativamente, gracias sobre todo a la pujanza de Madrid y Barcelona”, apunta Ricardo Fernández, director general de Limehome en España, en una entrevista con CincoDías. “2023 fue el primer año en el que la unidad de negocio obtuvo beneficio y fue rentable”. Entre enero y marzo se han sumado nuevos proyectos en Valencia, Sevilla, Vitoria-Gasteiz, Cuenca y Oviedo. Preguntado sobre la posibilidad de activar una nueva ronda de financiación para ampliar la búsqueda, Fernández aclara que el momento operativo del negocio está permitiendo disponer de caja suficiente para afrontar los proyectos de futuro sin tener que solicitar financiación externa.

Esos buenos indicadores han disparado el interés de propietarios, en especial socimis, family offices y pequeños propietarios, por invertir en pisos turísticos frente a la oleada de inversores institucionales y fondos soberanos, con los de Abu Dabi o Singapur a la cabeza, que se han volcado en entrar en el sector hotelero español. “Somos un producto más rentable que los hoteles y mucho más flexible con alquileres que oscilan entre 10 y 25 años. Por ello contamos con un pipeline de 800 unidades que se incorporarán a la cartera en dos años”, asegura.

Interior del Palacio de los Álava-Velasco en Vitoria, uno de los activos de Limehome en España.
Interior del Palacio de los Álava-Velasco en Vitoria, uno de los activos de Limehome en España.


Un elemento de diferenciación respecto a la primera etapa de la compañía en España, cuando empezó a operar en 2020, es que ahora el foco del crecimiento no se centrará en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, sino que se redirigirá a ciudades secundarias. “Hemos crecido mucho en Madrid y Barcelona, con diez y cuatro edificios de apartamentos operativos, y ahora hemos empezado a entrar en ciudades más pequeñas como Toledo, Valencia, Cuenca, Logroño, Oviedo o Santiago de Compostela con edificios pequeños, con apenas entre 15 o 20 habitaciones, que tradicionalmente pertenecen a inversores patrimonialistas y que se pueden poner a operar rápidamente con una pequeña reforma”, aclara.

Una cartera de 6.800 unidades de alojamiento

Los resultados del primer trimestre avalan el fuerte crecimiento del modelo de negocio, basado en apartamentos con servicios para turistas de ocio o negocio que siempre quieren evitar la frialdad de un hotel. Entre enero y marzo, la cartera de activos de Limehome aumentó un 14% con la firma de 800 nuevos apartamentos hasta sumar un total de 6.800 apartamentos en todos los países en los que opera. “Hasta 2023 la empresa solo estaba presente en cinco mercados (Alemania, Austria, Holanda, Bélgica y España) y en solo doce meses se han abierto otros cinco mercados (Italia, Portugal, Grecia, Hungría y Suiza), recalca Fernández, que destaca que habrá otras dos incorporaciones a lo largo de los próximos 24 meses. “Nos falta Reino Unido y Francia por su relevancia como emisores y receptores de turismo”.

La firma, que empezó su actividad en 2018, ha financiado su expansión con la aportación de capital de sus grandes accionistas junto con los fondos levantados en dos rondas de financiación. En la primera, que se cerró en 2020, logró 30 millones que posteriormente fueron ampliados a 40 millones. La segunda fue la más importante por el volumen de fondos atraídos (45 millones de euros) a la que acudieron inversores tradicionales que están desde el inicio de la firma, como HV Capital, Picus Capital y Lakestar, y nuevos financiadores como AW Rostamani Group y Capital Four, que apostaron por primera vez por la compañía.

La gestora ha optado también por diversificar el modelo de negocio y ha entrado este año en el segmento de lujo con la adquisición en Graz (Austria) del edificio Burgasse, diseñado por el estudio de la arquitecta Zaha Hadid, cuya fachada representa la figura mitológica de Argus con cien ojos. El edificio está compuesto por 21 apartamentos que están operativos desde mediados del pasado mes de marzo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_