_
_
_
_

Telefónica sufre una caída del dividendo en Reino Unido del 57% tras el saneamiento de su filial

Su socio Liberty recuerda la opción de activar una OPV en Virgin Media O2 a partir de junio. Percibirán cerca de 1.000 millones durante 2024

Santiago Millán
Tienda de Virgin Media O2 en Londres.
Tienda de Virgin Media O2 en Londres.GETTY IMAGES

Virgin Media O2, la operadora británica participada el 50% entre Telefónica y Liberty Global, ya se ha examinado de las cuentas de 2023 y ha lanzado sus previsiones para el ejercicio que acaba de comenzar. El resultado es, cuando menos, llamativo. La compañía ha recortado un 57% los dividendos que va a pagar en 2024, tras el fuerte saneamiento del fondo de comercio -por un importe de importe de 3.107 millones de libras (unos 3.600 millones de euros)- realizado como consecuencia de la situación macroeconómica en Reino Unido.

La empresa espera destinar a dividendos para sus accionistas en torno a 850 millones de libras (casi 1.000 millones de euros), que se repartirán al 50% entre Telefónica y Liberty. En su informe financiero, Virgin Media O2 señala que estas retribuciones estarán respaldadas por los ingresos procedentes de la venta de una participación del 16,67% en la división de torres Cornerstone Telecommunications Infrastructure Limited (CTIL) al fondo de infraestructuras británico GLIL Infrastructure. Según explica Virgin Media O2, esta remuneración se encuadra en el objetivo de situar el ratio de deuda en cuatro o cinco veces el beneficio bruto de explotación (ebitda) a medio plazo.

En todo caso, la retribución será muy inferior a la del pasado año. En 2023, la operadora abonó a sus accionistas un total de 2.000 millones de libras (unos 2.300 millones de euros). Esta retribución incluía los fondos de las recapitalizaciones de Virgin Media O2, acordadas por los accionistas cuando se constituyó la compañía. De hecho, la teleco británica ha abonado generosos dividendos desde 2021. En 2022, había desembolsado cerca de 1.900 millones de euros.

La reducción de los dividendos de cara a 2024 también estaría motivada en las necesidades de inversión que afronta Virgin Media O2 en el despliegue de fibra óptica hasta el hogar (FTTH), un negocio con el que la compañía está presionando a BT, líder histórico del negocio de telecos en Reino Unido. La operadora cerró 2023 con un alcance en la banda ancha fija de alta velocidad de casi 17 millones de hogares y empresas. En 2024, el objetivo es invertir cerca de 1.000 millones de libras (unos 1.170 millones de euros) para extender la red de fibra en dos millones más, con el respaldo de Nexfibre, el vehículo creado por Telefónica, Infravia y Liberty Global.

En este sentido, Virgin Media O2 anunció este viernes que ha iniciado con sus accionistas los planes para crear una nueva compañía a la que segregará su red fija, separando infraestructuras y servicios. La nueva filial afrontará los despliegues de fibra, captará nueva financiación y será la plataforma para afrontar posibles adquisiciones ante la consolidación en el sector, además de competir en el segmento mayorista con BT.

Posible salida a Bolsa

Lo cierto es que 2024 es un año clave para Virgin Media O2. En su presentación con los analistas para presentar sus cuentas de 2023, Liberty Global recordó que, a partir de junio, cualquiera de los dos socios puede activar ya una OPV de la operadora británica. En dicho mes se cumplirán tres años desde el inicio oficial de las operaciones, periodo establecido en el acuerdo de accionistas, para la posible salida a Bolsa de Virgin Media O2.

El movimiento buscará maximizar el valor de la acción como primera prioridad, además de asegurar una buena evolución posterior en el mercado de los títulos, con un buen nivel de liquidez. La OPV no incluirá nuevas acciones para los inversores. En el acuerdo se establece también que, tras el quinto aniversario del cierre de la fusión, Telefónica y Liberty podrán iniciar la venta de su participación a un tercer inversor. En estas circunstancias, el mercado está muy pendiente de la evolución de Virgin Media O2, y de las decisiones que puedan tomar sus socios.

Pérdidas

En las cuentas de 2023, el citado saneamiento provocó unas pérdidas netas de 3.348 millones de libras (3.900 millones de euros), si bien no supuso una salida de caja. La publicación de los resultados penalizó en Bolsa a ambos accionistas. Liberty Global llegó a caer más de un 7% en Wall Street, mientras que Telefónica bajó un 1,58% en la sesión del viernes, hasta 3,56 euros. En términos operativos, la operadora mantuvo la tendencia de crecimiento. Virgin Media O2 aumentó sus ingresos un 5,2%, hasta 19.932 millones de libras (unos 23.290 millones de euros), un 0,2% al excluir el impacto de la construcción de las redes de Nexfibre.

De cara al ejercicio de 2024, la compañía prevé unos ingresos estables o con ligera caída, y podría beneficiarse del proceso de consolidación que vive el sector en Reino Unido, con las negociaciones abiertas para su fusión entre Vodafone y Hutchison para sus filiales británicas.

Liberty Global destacó también que el mercado de la banda ancha fija está muy fragmentado en Reino Unido. En este sentido, Virgin Media O2 ha retomado las negociaciones con TalkTalk, en este caso para la posible compra del negocio residencial de esta compañía. La filial de Telefónica incorporaría cerca de 2,4 millones de clientes y elevaría su cuota de mercado en la banda ancha en el mercado británico del 20% al 30%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Santiago Millán
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_