_
_
_
_
_

La gran revolución del Santander: Botín moldea la nueva estructura del banco

La entidad trata de apalancarse en su escala para homogeneizar procesos y exportar los avances entre países

Organigrama Banco Santader
Belén Trincado Aznar

Banco Santander lleva inmerso el último año en un proceso de cambio interno de calado. El pistoletazo de salida oficial llegó en enero de 2023, con el ascenso de Héctor Grisi a consejero delegado de la entidad, tras meses ya de movimientos internos. La gran revolución se produjo en septiembre, cuando el grupo se reorganizó en cinco grandes áreas a nivel global. El objetivo era claro: hacer más eficientes los procesos, exportar de un mercado a otro las mejores prácticas y crecer apalancándose en la escala del banco que preside Ana Botín.

Estos cambios, como suele ocurrir, han dejado vencedores y vencidos en el seno del grupo, que se quiere convertir en una especie de banco digital con sucursales. Por un lado, en la nueva estructura moldeada por la presidenta, hay perfiles que han ganado relevancia. Destaca el ascenso de Daniel Barriuso, al que se le ha dado el liderazgo del área de banca minorista y comercial, donde se genera más de la mitad de los beneficios del grupo (54,2% del total), según la adaptación de la información financiera de los últimos trimestres realizada por la propia entidad.

“Barriuso ha ganado mucho peso, pero está por ver todavía hasta dónde puede llegar”, afirma una fuente financiera que colabora con las principales entidades del país. Y resalta igualmente el papel de Víctor Matarranz. “También cuenta con un cargo global, aunque es un premio menor, ya que se le veía incluso como posible consejero delegado de la entidad”.

La nueva estructura cuenta con seis grandes responsables de área (una de las patas, la de pagos, se divide en dos). La forman el ya citado Barriuso, líder del negocio de banca minorista y comercial; José Luis de Mora, responsable de Digital Consumer Bank; José María Linares, líder de banca de inversión, y Matarranz, que dirige la división de gestión de patrimonio. Por último, queda el área de Payments donde hay dos responsables: Javier San Félix, en PagoNxt, y Matías Sanchez, en Global Cards.

Los responsables de cada gran departamento son los encargados de definir el modelo operativo y de negocio común. Y por debajo se crea una nueva estructura con equipos que tendrán que estar alineados tanto a estos como a los líderes de cada mercado, que serán los que lleven el día a día en el país. La teoría es que se puedan unificar procesos para todos los mercados y que la mayor parte del esfuerzo beneficie al conjunto de territorios donde opera el Santander.

El sello de Grisi

“Un 80% del trabajo en aplicaciones, productos o servicios será global, mientras que el 20% restante se utilizará para adaptarlo a las particularidades cada mercado local”, explican fuentes de la entidad. De esta forma se tratará de conseguir uno de los grandes retos marcados por Grisi desde su llegada: identificar las mejores prácticas de cada mercado para exportarlas al resto del grupo. “Es un movimiento más de banca privada que de banca comercial, donde es más difícil trasladar las formas de trabajar en un país a otro. Y no hay que olvidar que el grueso del negocio del Santander es banca minorista. No se capta igual a un cliente en España que en Brasil”, dice un alto directivo de consultoría financiera.

Esta nueva estrategia ya se refleja en algunas métricas, principalmente en la de la oferta, que se está simplificando para ganar en eficiencia y sumar sinergias dentro del grupo. En concreto, según las cifras de cierre de septiembre, el Santander ya ha eliminado el 8% de los productos con los que contaba en su porfolio a principios del año. Esto es, ya ha recortado 580 productos entre enero y septiembre.

En paralelo al intercambio de cromos en la estructura también se han producido algunas salidas sonadas. Entre ellas, a principios de mes dejó el banco Antonio Román, quien había sido número dos del Santander en España y que ahora ha entrado incluso en la terna como posible presidente no ejecutivo de Unicaja.

No se trata de un movimiento aislado, ni en el banco ni más concreto en España. A finales del año pasado, por ejemplo, hubo cambios en el comité de dirección de la filial española, donde quedaron como responsables de negocio Alejandro Cecchi, director minorista y de transformación; Olga Abad, directora de empresas e instituciones; Ignacio Domínguez-Adame, director de banca mayorista y de inversión, y Adela Martín, directora de banca privada y gestión de activos. “A Adela Martín la valoran mucho internamente y tiene proyección”, resalta un alto directivo financiero.

El grupo también ha registrado en estos meses un reguero de fichajes. Uno de los últimos fue el de Francesco Bedina, ex de Credit Suisse, para supervisar las operaciones de energía en Europa. Llega al Santander para ocupar el cargo de jefe de energía y transición energética para la región.

Convencer al mercado

Grisi, desde su nombramiento como consejero delegado, tiene entre ceja y ceja que remonte la acción. Por el momento, los títulos han repuntado más de un 30%, desde los 2,8 euros por acción del Santander a inicios de 2023 y el valor actual, que ronda los 3,6 euros. Pese a ello, queda trabajo: todavía cotiza con un descuento sobre valor en libros de alrededor de un tercio.

El grupo busca convencer al mercado de que la nueva estructura es el paso correcto, aunque existen dudas por la falta de estabilidad. “En Bolsa no se ha repreciado como el BBVA, por ejemplo, en parte porque no mantiene un equipo fuerte y estable cercano a la cúpula como sí tenía Emilio Botín”, sostiene una fuente de consultoría que trabaja con el sector financiero español. Y, por otra parte, se desconoce si los cambios darán los resultados esperados. “No les ha seguido ningún competidor porque no está clara su efectividad ni si es ir demasiado lejos. Está bien que busque sinergias, pero con medida”, añade un alto directivo bancario.

Así, el Santander tratará de homogeneizar una serie de procesos similares en los mercados en los que opera el grupo. Pese a ello, para los analistas seguirá pesando mucho el aspecto geográfico. Es decir, más que lo que ocurre a nivel de banca comercial, qué es lo que está pasando en España, Brasil o el Reino Unido en concreto.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez
Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_