_
_
_
_
_

Brasil retoma el pulso en Banco Santander: la bajada de tipos impulsará sus ingresos en el país

La entidad calcula un aumento de 150 millones del margen de interés por cada punto que bajen los tipos. Desde verano, el precio del dinero ha decrecido 150 puntos básicos, hasta el 12,25%

Brasil Santander
Una mujer retira dinero de un cajero de Banco Santander, en São Paulo (Brasil).Paulo Fridman (Corbis via Getty Images)

El negocio bancario es muy sensible a los ciclos económicos. Y también a la política monetaria, aunque su efecto no siempre es simétrico en todas las regiones. En el caso del Santander, mientras se ha beneficiado de las alzas de tipos de interés en España, lo ha sufrido en Brasil, donde la entidad tiene una sensibilidad negativa. Esto es, a más incrementos del precio del dinero, menos margen.

“En Brasil, los depósitos están indexados a los tipos y cuando suben se reprecian automáticamente. Sin embargo, los préstamos no, tardan más”, resumió José García Cantera, director financiero del grupo, en la presentación de resultados del tercer trimestre. Esto supone una losa en momentos de alzas, ya que los créditos tardan mucho más en revisarse que el coste de los depósitos. Eso sí, en momentos favorables como el actual, en el que ocurre lo contrario, el impulso es notable: desde final de verano, el Banco Central de Brasil ha bajado los tipos en 150 puntos básicos, del 13,75% al 12,25%. Y se espera que disminuya medio punto más en la reunión del próximo miércoles.

“En Brasil, en términos del margen, lo peor ya ha pasado. Seguimos esperando una mejora en los ingresos y en el margen de intereses en los próximos trimestres”, explicó Héctor Grisi, consejero delegado del Santander, en la conferencia con los analistas tras la presentación de resultados del tercer trimestre.

De esta forma, el cambio en la política monetaria brasileña supone una bombona de oxígeno importante para el banco, ya que se trata de uno de sus grandes caladeros. “La sensibilidad de las tasas de interés en Brasil es de 150 millones de euros ante una disminución de 100 puntos básicos en los primeros 12 meses”, estimó Cantera en la ya citada conferencia con analistas. Es decir, con el descenso ya realizado y el que se espera la semana que viene, Santander ganará unos 300 millones en el margen de intereses en 2024.

Además, la estimación del mercado es que el banco central brasileño mantenga esta tendencia bajista durante el próximo año. En concreto, el consenso es que los tipos se situarán en el 9,1%. Es decir, un descenso de más de 450 puntos básicos. O lo que es lo mismo, el retorno de más de 600 millones de euros en el margen de intereses del Santander. “Mejorarán mucho los ingresos en el país y la rentabilidad crecerá de forma rápida”, añadió el director financiero ante la prensa.

Este cambio permitirá a uno de los mercados clave del grupo recuperar el pulso tras un año complicado. Hasta final de septiembre, el margen de intereses en Brasil se frenó: cayó un 0,9%, hasta los 6.612 millones de euros. Esto es, 60 millones menos que en el mismo periodo de 2022, una diferencia que contrarrestará con creces el próximo ejercicio gracias a la sensibilidad negativa a los tipos. Una mejora que servirá también para impulsar los resultados. Entre enero y septiembre, el beneficio ha caído con fuerza, casi un 30%, hasta los 1.426 millones de euros.

Reacción opuesta a la política monetaria

La reacción a los cambios de la política monetaria es opuesta en España y Brasil. Sirve como muestra Banco Santander: en un entorno de alzas de tipos generalizadas, los ingresos en España se han disparado (el margen de intereses subió un 56,4% hasta septiembre). Sin embargo, en Brasil ocurre lo contrario: a mayores incrementos, peores márgenes.

Esta diferencia estriba en que no se sigue la misma lógica de mercado. Mientras en Brasil los depósitos (por ejemplo, el ahorro de las familias) se reprecian de forma automática, los préstamos no. Algo que no ocurre en España, donde el único mecanismo de revisión automático está en una parte de la cartera de préstamos. Así, los créditos a tipo variable (por ejemplo, alrededor del 70% de las hipotecas) se actualizan habitualmente cada 12 meses en función del euríbor. Mientras que los depósitos se encarecen a mucho menor ritmo porque dependen de la capacidad de negociación de los clientes.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Hugo Gutiérrez
Es periodista de la sección de Economía, especializado en banca. Antes escribió sobre turismo, distribución y gran consumo. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS tras pasar por el diario gaditano Europa Sur. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, Máster de periodismo de EL PAÍS y Especialista en información económica de la UIMP.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_