_
_
_
_

Europa juega sus cartas para impulsar ‘gigantes de IA’ que compitan con OpenAI

Aleph Alpha y Mistral AI son las startups que más atención atraen en este momento. La primera captó este lunes 466 millones y, la segunda, 106 millones el pasado junio

Marimar Jiménez
Jonas Andrulis, fundador y CEO de Aleph Alpha, y Arthur Mensch, cofundador y CEO de Mistral AI.
Jonas Andrulis, fundador y CEO de Aleph Alpha, y Arthur Mensch, cofundador y CEO de Mistral AI.Getty Images

Europa está dispuesta a dar la batalla por la inteligencia artificial. Y quiere crear sus propios gigantes de la IA generativa, capaces de competir con OpenAI, creadora de ChatGPT, o con Anthropic, otra startup estadounidense que promete coger mucho vuelo tras recibir una millonaria inversión de Amazon y Google. Es consciente de que es una tecnología revolucionara llamada a ser un motor del crecimiento económico, de la innovación y de la competitividad en todo el mundo, y no quiere quedarse descolgada frente a EE UU y China, tras haber perdido muchos trenes en el pasado. Europa no tiene sus propios Google, Meta, Amazon, Twitter o Apple.

Las startups europeas de IA que más entusiasmo están despertando hoy entre los inversores son la alemana Aleph Alpha y la francesa Mistral AI. La primera, que vende IA generativa como servicio a compañías y gobiernos y ya tiene miles de clientes, anunció este lunes una inyección de 500 millones de dólares (unos 466 millones de euros) en la mayor recaudación de fondos de una empresa europea de IA hasta la fecha. La operación fue liderada por un grupo de empresas alemanas: Schwarz Group (dueño de los supermercados Lidl), Bosch, SAP y Burda Principal Investments.

Por su parte, Mistral AI, que trabaja en soluciones de IA de código abierto, cerró el pasado junio una ronda de financiación semilla de 113 millones de dólares (106 millones de euros), valorándose en 240 millones de euros con la operación. Entre sus inversores están Lightspeed Venture Patners, Eric Schmidht, exCEO de Google, y el banco de inversión Bpifrance.

La startup francesa había sido fundada en París apenas un mes antes por tres treintañeros especializados en IA: Arthur Mensch, exinvestigador de DeepMind, la empresa de IA de Google, y Guillaume Lample y Timothée Lacroix, ambos exempleados de Meta con cargos vinculados a esta tecnología. Esta compañía espera lanzar su primer producto de IA a principios del próximo año, y según sus fundadores, solo construirán modelos de lenguaje usando datos disponibles públicamente (para evitar problemas legales) y estarán abiertos a la contribución de conjuntos de datos de los usuarios.

Aleph Alpha tiene más recorrido. Se puso en marcha en 2019, fundada por Jonas Andrulis, antiguo ingeniero de SAP y Apple, y por Samuel Weinbach (exDeloitte). Hoy cuenta con 70 empleados y ha creado un modelo de lenguaje, Luminous, al nivel de GPT-3 de OpenAI. La startup, que pretende distinguirse ofreciendo protección de datos, seguridad y software transparente a clientes, ya dispone de otro modelo aún más avanzado, Luminous World, actualmente en fase de testeo, que espera lanzar a finales de este año.

El ministro de Economía alemán, Robert Habeck, dijo que la ronda cerrada esta semana por la startup alemana es un paso importante “para garantizar nuestra soberanía en el sector de la IA”. Y urgió a Europa a “pisar de verdad el acelerador” para no quedarse rezagada en inteligencia artificial.

El objetivo es este. Y el reto para estas startups europeas, poder abrirse paso en un mercado cada vez más concurrido, con competidores mejor financiados como OpenAI, que respaldado por Microsoft ha recibido 11.000 millones de dólares de inversión o Anthropic, que cuenta con compromisos de inversión de 6.000 millones de Amazon y Google. También la propia Google, Meta o xAI, la empresa de IA de Elon Musk, destinan enormes sumas de dinero a avanzar en este espacio.

Para Josep Curto, director del master de Inteligencia de Negocio y Big Data Analytics de la UOC, “estamos viendo una explosión de empresas europeas en el contexto de la IA generativa, y existe la posibilidad de crear campeones locales a la altura de las firmas estadounidenses. Las rondas de financiación citadas buscan generar dicha oportunidad y darles viabilidad”, dice.

El profesor apunta otras inyecciones de capital con cantidades menores recibidas por otras startups como UnlikelyAI, Sana Labs, Fabrica, PolyAI, Humanllop o Conjecture. Y señala varios motivos para entender la oportunidad que se abre. “Es conocido que los modelos de lenguaje de gran tamaño (LLMs) existentes tienen un rendimiento menor en idiomas que no son el inglés, por lo que las empresas europeas tienen la oportunidad de responder a las necesidades lingüísticas europeas”.

Además, están las regulaciones europeas de datos e IA “que requieren a las empresas que ofrecen sistemas de IA generativas cumplir con una serie de obligaciones de gran calado, que en estos momentos no se cumplen como ha quedado patente en el informe The Foundation Model Transparency Index https://crfm.stanford.edu/fmti/)”, añade.

“Estos sistemas no han sido diseñados para cumplir con la regulación y ciertas empresas han puesto el foco en ofrecer servicios legales para proteger sus clientes, sabiendo que estos sistemas pueden ponerlos en tesituras complicadas. Aquí es donde las empresas europeas pueden crear un valor diferencial al crear sistemas que cumplan la regulación europea por diseño. Es decir, que estén construidas alrededor de la seguridad, la transparencia, y la explicabilidad (como mínimo). Componentes indispensables de la inteligencia artificial responsable”, continúa Curto.

Autonomía estratégica

César Tello, director general de Adigital, sostiene que Europa no puede perder la oportunidad de contar con campeones tecnológicos de IA, “pues la capacidad de desarrollar y utilizar tecnologías de IA será fundamental para la competitividad de las naciones y para la autonomía estratégica abierta que se busca promover desde la UE. Y añade que “es crucial” que los territorios que busquen liderar el desarrollo de la IA avancen en un enfoque que no solo promueva la innovación y la competitividad, sino también la responsabilidad, la transparencia y la colaboración a todos los niveles, para aprovechar el potencial de esta tecnología.

Tello añade que es crucial que los territorios que busquen liderar el desarrollo de la IA avancen en un enfoque que no solo promueva la innovación y la competitividad, sino también la responsabilidad, la transparencia y la colaboración a todos los niveles, para aprovechar al máximo el potencial de esta tecnología. Y apunta que, en este contexto, Adigital ha desarrollado un sello de transparencia algorítmica destinado a la industria digital, cuyo propósito es asegurar la competitividad y la innovación de las empresas españolas de cara a la generalización de los sistemas algorítmicos en su día a día.

El responsable en España del banco de inversión GP Bullhound, Miguel Kindelán, se muestra más escéptico. Cree que pese a los esfuerzos que se están haciendo es difícil competir con EE UU “por el acceso a capital en ese país, por la inversión en Europa más fragmentada y que fomenta la competencia entre países (Francia, Alemania...), y por la regulación, que es mucho más estricta aquí. Esta protege al usuario, pero hace más difícil la creación y entrenamiento de modelos”, destaca.

Kindelán anima a que Europa apueste por proyectos con participación de entidades de diferentes países para crear una especie de “Airbus de la IA”. Y sostiene que, pese a todas las dificultades, ve factible que Europa pueda ser pionera en soluciones de IA de nicho con empresas como las mencionadas “u otras más pequeñas como Ravenpack en España”.

Con este contexto de fondo, el Gobierno de España, en colaboración con la Comisión Europea, puso en marcha el primer sandbox (entorno controlado de pruebas) del Reglamento Europeo de Inteligencia Artificial. Este entorno tendrá un procedimiento de selección y admisión para empresas proveedoras y clientes de sistemas de IA y un comité asesor de expertos.

Según indicaron desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el sandbox posibilita la colaboración entre los usuarios y los proveedores de inteligencia artificial. Además, pretende acercar a las autoridades competentes las empresas desarrolladoras de IA con el objetivo de definir una guía de buenas prácticas para la implementación del futuro reglamento.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_