_
_
_
_

Los saudíes se blindan para no perder ni un euro ante un veto a la toma de Telefónica

STC contrata derivados con Morgan Stanley que suponen que el banco estadounidense asuma las pérdidas de una no autorización del Gobierno 

Álvaro Bayón
Telefonica STC
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete López.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

La teleco saudí STC se lanza al abordaje de Telefónica sin riesgos. La compañía ha contratado con Morgan Stanley, su asesor áulico en la operación, un derivado de cobertura sobre el 9,9% de la compañía española que quiere controlar. Esto supone blindarse ante cualquier contingencia que pueda frustrar la operación, como el bloqueo por el Gobierno o una drástica caída en el precio de las acciones de Telefónica, para evitar cualquier tipo de pérdida en estos contextos.

STC anunció la semana pasada una operación que pilló al mercado por sorpresa. Se trata de la toma del 9,9% de Telefónica, a través de acciones, por el 4,9%, y otro 5% en derivados.

La operación se había gestado en secreto durante más de medio año, tal y como desveló este periódico. Fue en febrero cuando la teleco saudí encomendó a Morgan Stanley ir adquiriendo acciones en el mercado en su nombre sin que nadie se enterase. Allen Overy ha sido el asesor legal del banco estadounidense en toda esta transacción y Linklaters se ha encargado de los asuntos legales de la firma saudí. De acuerdo a la comunicación que el fondo soberano saudí PIF –el máximo accionista de STC– remitió a la CNMV el viernes, en realidad cuenta con acciones por el 4,9% y un compromiso de compra, que expira en marzo de 2025, sobre otro 5%.

No obstante, para culminar este desembarco en el capital de Telefónica, los saudíes aún deben afrontar un importante escollo. Precisan de la autorización del Gobierno, debido a los contratos de Telefónica en defensa y a que el reglamento del escudo antiopas establece en el 5% el umbral a partir del cual el Ejecutivo debe autorizar cualquier operación en este sector. Esto supone un importante riesgo de ejecución para los saudíes.

Para conjurar estos riesgos, STC ha vuelto a acudir a su asesor de cabecera en la transacción, Morgan Stanley, para cubrirse ante este riesgo. Según desvela el banco en la comunicación de participación a la CNMV, los saudíes han contratado un derivado sobre su participación del 9,9%. Es una opción call sobre su participación, que supone que Morgan Stanley tenga un derecho de compra en el momento del vencimiento de este producto financiero, entre el 5 de marzo de 2026 y el 5 de septiembre de 2028. Es decir, si el Gobierno termina por vetar la transacción, será Morgan Stanley quien asuma ese riesgo y esas acciones que no podrán adquirir los saudíes.

Este tipo de derivados también suponen un blindaje en el caso de que el precio de la acción caiga. Desde la eclosión del Covid-19, las acciones de la teleco pierden más de un 30% y cotizan aún por debajo de los 4 euros por título. El precio de la acción es uno de los principales focos de presión de los inversores sobre la actuación de la actual cúpula, capitaneada por Jose María Álvarez Pallete.

Para evitar pérdidas en caso de que en el tiempo que discurra entre los saudíes anunciaron la operación y esta se complete, el precio de la acción de Telefónica caiga Morgan Stanley y STC han pactado un precio base, que en principio será similar a los 3,75 euros por acción a los que cerró el pasado martes, el día en que se conoció la operación. Morgan Stanley deberá afrontar las pérdidas por todo lo que baje el precio de la acción frente al pactado en el momento en que se ejecute el derivado y se ejecute la transacción. Es previsible que Morgan Stanley haya realizado una operación similar para conculcar este riesgo que asume de los saudíes con sus propios derivados.

Pese a las caídas en el precio de las acciones, la toma de Telefónica tiene un gran atractivo bursátil para STC, el dividendo. También se beneficiarán de una generosa retribución a los accionistas. La compañía dio el visto bueno en su última junta de accionistas a pagar durante el ejercicio de 2023 0,3 euros por título. Esto supone que la compañía ofrezca a sus accionistas una rentabilidad por dividendo del 7,61%, una de las más altas del Ibex 35.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_