_
_
_
_
_

La UE aprueba la regulación sobre las criptomonedas y obliga a las plataformas a identificar a sus clientes

Bruselas intenta poner orden en el mercado para evitar nuevos descalabros como el de FTX, a la vez que busca evitar el blanqueo de capitales a través de movimientos no supervisados

Una sesión en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia.
Una sesión en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia.JULIEN WARNAND (EFE)

El Parlamento Europeo ha aprobado este jueves la nueva regulación para los mercados de criptoactivos, conocido como el Reglamento “MiCA” por sus siglas en inglés. El nuevo marco europeo busca regular la emisión, la oferta al público y la negociación de criptoactivos, a los que dota de una definición común y concreta. En la misma sesión, los parlamentarios dieron su visto bueno a una reglamentación adicional que obliga a las empresas a recabar información de sus usuarios antes de registrarse como clientes.

La promesa de la legislación es evitar que los usuarios y titulares de estas monedas digitales cuenten con información confiable y transparente sobre los criptoproductos que quieran adquirir. “Estamos implementando salvaguardas que evitarían que las empresas activas en el mercado de la UE se involucren en algunas de las prácticas que llevaron a ciertos operadores de criptoactivos al colapso”, ha comentado tras la votación la comisaria europea de servicios financieros, Mairead McGuinness.

El foco de los supervisores se centra sobre los proveedores de servicios cripto, que van desde las carteras de custodias, las plataformas de intercambio y negociación hasta los gestores de criptocarteras. Todos ellos deberán estar registrados previamente, lo que les evitará “navegar por 27 marcos regulatorios criptográficos diferentes en Europa”, explica Janet Ho, responsable de Policy para Europa en la firma de análisis Chainalysis. Para esta especialista, la Autoridad Bancaria Europea (EBA), la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) y las autoridades nacionales tendrán a su cargo la puesta en marcha de la disposición para las firmas.

Parte de los nuevos requisitos están recogidos en una legislación adicional por fuera de MiCA. La “Travel Rule”, como se conoce en el sector a la normativa de registro de los clientes, establece unos criterios concretos para la identificación y la verificación de los usuarios en las transferencias de criptoactivos, lo que busca garantizar la transparencia y evitar el uso fraudulento de las criptomonedas. La normativa considera que, hasta ahora, “se pueden realizar flujos de dinero ilícito a través de transferencias de criptoactivos y dañar la integridad, estabilidad y reputación del sector financiero”. Sin embargo, los exchanges más conocidos ya mantienen un registro detallado de cualquier interesado en abrir una billetera electrónica.

McGuinness ha retomado esta mención durante su rueda de prensa, al destacar que “si bien este mercado todavía es demasiado pequeño para desencadenar riesgos sistémicos, también sabemos que hay crecientes vínculos entre el mercado de criptoactivos y los servicios financieros tradicionales”. De hecho, la gran banca europea, agrupada en la Asociación de Mercados Financieros de Europa (AFME), ha planteado su satisfacción con MiCA, ya que permite dar respuesta al apetito de diversificación de sus clientes.

Toda transacción de criptoactivos entre usuarios de dos servidores debe estar ahora registrada, sin importar su valor o su equivalencia en monedas como dólares y euros. No hay exención del valor de la transferencia para las transacciones en las que participe al menos una empresa registrada en un país de la Unión Europea. Sin embargo, para transferencias inferiores a 1.000 euros entre firmas registradas en la UE, la plataforma de origen puede compartir menos información, pero debe incluir como mínimo los nombres del ordenante y del beneficiario, así como un identificador único de la transacción. Los sistemas beneficiarios, donde se reciben las transferencias, deberán a la vez implementar procedimientos eficaces para detectar si falta información del ordenante o si la misma está incompleta.

Impacto en los usuarios

Para los usuarios y los consumidores, la mayor diferencia será la limitación a la publicidad y promoción de los criptoactivos que las empresas pueden hacer. Si un proveedor de servicios desea promocionar una moneda digital, deberá publicar previamente un documento técnico con toda la información relacionada del activo. En España, la CNMV se adelantó al lograr tener el control sobre la publicidad de las plataformas de criptoactivos.

La última etapa de negociación parlamentaria, en la segunda mitad de 2022, incorporó nuevas medidas de protección para los consumidores para evitar repetir debacles como la de FTX. Entre ellas se incluye la asignación de reservas para las stablecoin, de modo que los activos estén respaldados por el mismo valor de las monedas de referencia. El emisor de criptoactivos también debe proporcionar un plan de reembolsos en caso de dificultades.

En España, el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, advirtió que la normativa “no es un bálsamo arreglatodo” y que “no eliminará todos los riesgos”. Buenaventura apuntó en febrero que la norma no incluye un fondo de garantía de inversores, por lo que, aunque estos activos estarán regulados, “no estarán a un nivel parejo de protección” al de otras alternativas de inversión.

En este sentido, Mariona Pericas Estrada, asociada principal de la firma finReg360 resalta el peligro de que los usuarios consideren que ya no hay riesgo en este tipo de inversiones. “La regulación tampoco es un remedio infalible a las malas noticias, momentos de pánicos, caídas de precio o malas prácticas”, señala, aunque ve la norma “un gran punto de partida”.

Puntos pendientes

Los académicos consultados por los parlamentarios destacan el riesgo de que, si el resto de las jurisdicciones no generan legislaciones similares, se podría generar una mudanza de ciertos actores a regiones con menos controles. El rápido avance de la tecnología es otra de las sombras detrás de MiCA. El BCE ha defendido en varias ocasiones, incluso antes de la aprobación, la necesidad de trabajar en una actualización de la normativa que incluya las finanzas descentralizadas (DeFi), junto a los depósitos y los préstamos de este tipo de monedas.

La entrada en vigor de MiCA está prevista para mediados de 2024, aunque otra parte se retrasará hasta principios de 2025. La duda de los expertos es si no llegará demasiado tarde dada la rapidez con que la industria desarrolla nuevos productos y servicios.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Más información

Archivado En

_
_