_
_
_
_
_

El seguro renueva su gama de pólizas de ahorro con tipos de más del 2% TAE

El sector gestiona cerca de 190.000 millones de euros bajo diferentes formatos que están recogiendo el alza del precio del dinero

Secured on investment
Chunumunu (Getty Images/iStockphoto)

A la espera de que los bancos mejoren las rentabilidades de sus depósitos, las aseguradoras ya están dando la batalla del ahorro, con la renovación de su oferta de pólizas, que ya llegan a pagar rentabilidades de más del 2% anual. Se trata de seguros de vida-ahorro en los que la cobertura por fallecimiento es mínima y predomina el componente financiero. En algunos casos son productos garantizados y hay otros con más riesgo.

A finales de febrero fue Mapfre quien lanzó el producto Millón Vida 2, un seguro de ahorro temporal a prima única con una duración de dos años que ofrece una rentabilidad garantizada del 2,28% TAE. En caso de fallecimiento, el beneficiario percibe el capital equivalente a la prima capitalizada al tipo de interés técnico del 2,87% anual. El importe mínimo de la inversión es de 3.000 euros.

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, explicaba durante la presentación anual de resultados que “es un buen momento para los seguros de vida ahorro” porque, “ante las largas colas ante el Banco de España para comprar letras del Tesoro”, los productos de ahorro de la aseguradora “compiten y mejoran incluso lo que ofrecen las letras”. El sector asegurador toma así nota de la búsqueda de rentabilidad en el ahorro conservador que han activado las letras.

Un producto similar al de Mapfre es el que ofrecen las filiales del grupo asegurador Occident (antigua Catalana Occidente). En este caso, el seguro Ahorro Capital Élite presenta una rentabilidad neta anual aproximada de hasta el 2,15% para el cliente, con un plazo de inversión de tres años.

Para contratar este producto se requiere una aportación inicial mínima de 6.000 euros y, a partir de la tercera anualidad, se puede añadir una aportación suplementaria de un importe mínimo de 3.000 euros.

Seguros de vida-ahorro en España
Carlos Cortinas Cano

En este tipo de productos de vida-ahorro, es fundamental que el cliente tenga muy presente si el capital está garantizado y cuáles son las ventanas de liquidez. Por ejemplo, en las condiciones de la póliza Ahorro Capital Élite, de Occident, se explica que “el reembolso, rescate o la devolución anticipada de una parte o de todo el principal invertido están sujetos a comisiones o penalizaciones”. Normalmente, estas comisiones de rescate suelen arruinar toda la rentabilidad obtenida.

Otra de las entidades aseguradoras que ha entrado en la lucha por captar el ahorro de los españoles es Mutua Madrileña. El grupo presidido por Ignacio Garralda cuenta con el Plan Ahorro Plus Fidelidad II, que ofrece una rentabilidad del 2,1% a un año. Puede contratarse con una aportación mínima inicial de 750 euros y permite hacer aportaciones adicionales por el mismo importe.

Marta León, directora del área de seguros de vida de Mutua Madrileña, afirma que este nuevo producto es una alternativa de inversión a las letras del Tesoro o los depósitos bancarios, frente a los cuales cuenta con la característica diferencial de ofrecer cobertura por fallecimiento. “El seguro garantiza el capital invertido y una rentabilidad atractiva e incluye, además, una prestación por fallecimiento del titular, en cuyo caso los beneficiarios recibirán el ahorro existente en el momento, más un capital adicional del 10% (con un máximo de 1.200 euros). Además, está respaldado por la garantía y solvencia de Mutua Madrileña”, comenta León.

La utilización de contratos de seguro para ahorrar o invertir en España está muy extendida. De hecho, hay más dinero en este tipo de productos que en planes de pensiones. Núria Casasús, directora de seguros de vida y planes de pensiones de Occident, explica que “el ahorro se ha convertido en una de las mayores prioridades de nuestros clientes”.

De acuerdo con los últimos datos de Unespa, la patronal de aseguradoras, a finales de 2022 había 186.000 millones de euros en pólizas de vida-ahorro, pensadas fundamentalmente para ahorrar e invertir.

Ojo a la letra pequeña

Comisiones y comparaciones. A diferencia de lo que ocurre con los depósitos bancarios o las cuentas corrientes, los seguros de vida-ahorro están menos estandarizados, por lo que es fundamental comprender bien el producto y prestar atención a la letra pequeña. En primer lugar, hay que tener claro qué peso tiene la parte puramente aseguradora (la cobertura en caso de fallecimiento o invalidez) y qué peso tiene la parte más financiera. En algunos casos, como los unit linked, la parte aseguradora puede ser residual. En segundo lugar, hay que preguntar la rentabilidad que se puede conseguir. Algunas compañías publicitan un tipo de interés “técnico”, al que luego hay que descontarle una serie de gastos de comercialización. En tercer lugar, hay que conocer las penalizaciones por la retirada del dinero. Y, por último, los aspectos fiscales de la inversión.

Dentro de esta categoría de producto, la tipología es muy amplia: desde los planes de previsión asegurados (el equivalente en seguros a los planes de pensiones), a los unit-linked (que se podrían asimilar a los fondos de inversión), pasando por rentas vitalicias, planes individuales de ahorro sistemático o seguros de capitales diferidos.

Las principales diferencias entre unos y otros suelen referirse a la fiscalidad, los importes máximos que se pueden invertir, el riesgo y la disponibilidad de la inversión. Ante la complejidad, es recomendable contar con algún tipo de asesoramiento experto.

Carlos Lluch, corredor de seguros y uno de los mayores expertos en seguros de vida ahorro, defiende la importancia de tener una opinión bien informada del producto contratado. “En este tipo de pólizas es habitual que haya comisiones poco claras o que la persona descubra que no puede rescatar el dinero cuando quiere”. De hecho varias asociaciones de consumidores y clientes de banca, como Asufin o Adicae, han recibido muchas consultas y reclamaciones por parte de personas que se consideran engañadas porque han contratado un seguro de ahorro con un nivel de riesgo que no se corresponde con sus intereses.

La experiencia del sector asegurador en las inversiones en activos conservadores, sobre todo deuda pública, está en todo caso más que contrastada. En parte por la regulación, que obliga a machear los seguros de vida con bonos que tengan una duración equivalente. Ignacio Garralda, presidente de Mutua Madrileña, explicaba durante la presentación de resultados que la entidad “logró tener retornos positivos en 2022, a pesar de la devaluación de los bonos soberanos y corporativos, gracias a una gestión activa de la cartera y la apuesta por nuevos activos alternativos”.

Dentro de los diferentes formatos de pólizas de vida-ahorro, uno de los más conservadores es el seguro individual de ahorro a largo plazo (Sialp), en el que la compañía debe garantizar la restitución de al menos el 80% del importe invertido. Santalucía ofrece el MaxiPlan 5 Sialp, con un interés técnico garantizado de un 1,10 % anual (durante el primer año) y aportación máxima anual de 5.000 euros.

Los grandes grupos aseguradores europeos también quieren competir por captar el ahorro de los clientes insatisfechos con la baja rentabilidad de los depósitos. El alemán Allianz comercializa Allianz Perspektive, un producto con garantía de interés, participación en beneficios, además de una renta vitalicia garantizada con un tipo del 2,5% asegurado anualmente para los cuatro primeros años.

El grupo francés Axa, que ultima el lanzamiento de una póliza de ahorro en España, ofrece ya el AXA Select Líderes ESG. Se trata de un unit linked, referenciado al Stoxx Global ESG Leaders Select 50 Price, formado por los 50 lideres mundiales en materia de sostenibilidad desde una perspectiva medioambiental, social y de gobierno (ESG). El índice captura el rendimiento de las 50 acciones con baja volatilidad y altos dividendos de la lista Stoxx Global ESG Leaders.

Elena Aranda, directora de vida, protección y ahorro de AXA asegura que “esta nueva emisión bate a la rentabilidad de las letras del Tesoro a 12 meses, que actualmente está entorno al 3% anual. Este producto ofrece al inversor una rentabilidad potencial del 9,65%, con un horizonte temporal a tres años. En cambio, en las letras el ahorrador tiene que buscar nuevas alternativas trascurridos los 12 meses.”.

AXA Select ESG Líderes es una inversión a 3 ó 4 años que cuenta con la protección a vencimiento del 100% del capital invertido y que está respaldada por la deuda pública italiana. El producto generará un cupón fijo a vencimiento del 7,55% y cupón variable anual del 0,7% para cada observación en la que el índice se encuentre por encima de su nivel de referencia inicial.

Las aseguradoras, que llevan tiempo potenciando también sus gestoras de fondos de inversión, también están lanzando fondos especializados que tratan de aprovechar las últimas subidas de tipos de interés.

Por ejemplo, Mutua ha registrado Mutuafondo Deuda Española, que permitirá obtener una rentabilidad bruta anual (no garantizada) del 2,5% en dicho plazo. El formato de fondos de inversión es muy diferente al de los seguros. Aquí no hay ningún tipo de cobertura para casos de fallecimiento, y el dinero se puede traspar de un producto a otro sin ningún peaje fiscal. Ahora bien, en esta nueva oleada de fondos de deuda, en muchos casos hay penalizaciones por retiradas anticipadas.

Álvaro Anguita, consejero delegado de la gestora de Mapfre, explicaba recientemente que el éxito en la colocación de este tipo de fondos es colosal. “Si prevemos un lanzamiento de 100 millones de euros, al día siguiente lo tenemos que ampliar porque se colocan a las pocas horas. El público está muy receptivo”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.

Archivado En

_
_