Consumo

¿En qué nos afecta la subida de tipos de interés?

Estar hipotecado o pedir un crédito es más caro, mientras que ahorrar en el banco da mayores rendimientos

Vivienda en venta.
Vivienda en venta.

El Banco Central Europeo (BCE) ha subido los tipos de interés por cuarta y última vez este año, hasta situarlos en el 2,50%. Ha vuelto a un aumento de 50 puntos básicos, como el de julio pasado, tras el incremento de 75 puntos básicos ejecutado en septiembre y octubre, ante los datos que muestran una moderación de la inflación, aunque las perspectivas económicas de la zona euro siguen apuntando a una posible recesión y a que el alza de precios no dará tregua. El BCE ha avanzando de hecho que los tipos seguirán subiendo en 2023, con más contundencia de lo esperado.

Que el precio del dinero esté más caro afecta directamente al bolsillo de los consumidores, sobre todo al de los que tienen deudas. Es decir, a las familias hipotecadas, pero también a quienes quieran pedir un crédito y a los que opten por guardar el dinero en el banco. Y es que, por un lado, la financiación se encarece y, por otro, mejoran las rentabilidades del ahorro.

HIPOTECAS Y CRÉDITOS

El alza de tipos ha provocado un endurecimiento de las condiciones de financiación. El euríbor, que representa el interés de los préstamos interbancarios, se ha disparado desde valores mínimos negativos hasta superar el 2,8%. Y el mercado no descarta que alcance el 3% antes de cerrar el año y continúe su tendencia alcista el año que viene. La moderación de su avance que se esperaba hasta el momento podría verse alterada a la vista del mensaje agresivo de alzas de tipos lanzado hoy por el BCE.

La evolución de este índice está estrechamente ligada al movimiento de los tipos de interés, de manera que si las tasas oficiales del BCE suben, el euríbor también lo hace. Además, la referencia a 12 meses sirve para calcular las cuotas de unas cuatro millones de hipotecas variables en España, lo que se traduce en un encarecimiento de las hipotecas que toque actualizar, dado que los intereses a pagar se incrementan. En definitiva, cuesta más dinero devolver la hipoteca.

Si a un hipotecado se le revisa su tipo ahora, pasará a pagar unas cuotas mucho más caras. Según los cálculos del comparador financiero HelpMyCash.com, las mensualidades del hipotecado medio se elevarán en unos 250 euros, lo que supone unos 3.000 euros más al año.

Desde iAhorro señalan de que "el 70,5% de las hipotecas vivas en España se rigen por un tipo de interés variable, por lo que las subidas del euríbor tienen un gran impacto en las familias y podríamos ver aumentos en las tasas de morosidad de los bancos".

La escalada del euríbor no solo afecta a los que ya tienen una hipoteca variable, si no también a los futuros hipotecados. Con el aumento de los tipos, a los bancos les cuesta más dinero financiarse a través de ese organismo y, por lo tanto, aplican un interés mayor sobre los préstamos que se conceden entre ellos y eso, a su vez, repercute en el precio de todas las hipotecas. Es decir, que contratar una hipoteca nueva también sale más caro.

Las entidades financieras han subido los tipos fijos hasta superar en general el 3% TAE. Pero incluso ya hay ofertas por encima del 4% TAE y rondando el 5% TAE. "Los bancos querrán estimular sus hipotecas variables, porque esperarán ganar más dinero con ellas. Por lo tanto, encarecerán sus nuevos préstamos hipotecarios a tipo fijo para que sean menos atractivos", comenta Miquel Riera, experto en el sector hipotecario de HelpMyCash. “En cuanto a las hipotecas mixtas, lo más lógico es que las entidades encarezcan el tipo fijo inicial de estos productos, aunque probablemente seguirá siendo más bajo que el de las hipotecas fijas”, puntualiza.

Igualmente, los créditos al consumo que los bancos ofrecen a consumidores y empresas serán menos atractivos, dado que los tipos de los créditos también se han movido al alza. El marginal de crédito se eleva desde el 2,25% al 2,75%. La demanda de este tipo de productos ha empezado a resentirse, según el Banco de España.

AHORRO: CUENTAS Y DEPÓSITOS

Los ahorradores son los grandes beneficiados. La facilidad de depósito sube del 1,5% al 2%. Esto quiere decir que los bancos reciben intereses por depositar el dinero de los consumidores en el BCE. Cabe entonces suponer que encontrarán depósitos y cuentas con mejores rentabilidades. Varios bancos, sobre todo digitales y extranjeros, han ido mejorando las remuneraciones paulatinamente. Algunos en España ya ofrecen más del 2% TAE. Renault Bank paga el 2,32% TAE a 24 meses, Facto da hasta el 2,50% TAE a plazos a partir de 12 meses, Wizink ofrece el 2,30% TAE a 24 meses y el 2,50% TAE a 36 meses, EBN Banco rinde hasta el 2,40% TAE a 26 meses y Pibank renta el 2,01% TAE a 12 meses.

Entre la banca foránea los intereses ofrecidos son más generosos y superan en muchos casos el 3% TAE. El banco francés Younited, a través de la plataforma europea Raisin, ya rinde hasta el 3,45% TAE.

Los grandes bancos españoles todavía no se han sumado a la nueva batalla por los depósitos, dado que aún tienen abundante liquidez. Algunas entidades han apostado más por remunerar las cuentas, como Sabadell.

Juan José del Valle, analista de la agencia de valores Activotrade, destaca que el mercado espera que el tipo de depósito alcance el 2,5% en febrero de 2023 y a partir de entonces se reduzca. Desde Federated Hermes señalan que "si la inflación es más sólida y la el crecimiento se mantiene mejor de lo esperado", es posible que se produzcan un par de subidas menores adicionales en 2023, posiblemente hasta un máximo cercano al 3%.

Normas
Entra en El País para participar