Cómo emprender con la escritura persuasiva para mejorar ventas

Los estrategas creativos o ‘copywriter’, forma de negocio en auge

Isra Bravo.
Isra Bravo.

En los últimos tiempos estamos escuchando mucho hablar del copy, copywriter y copywriting. Son términos ingleses que, personalmente, no me gustan demasiado, aunque a veces caigo en la trampa y también los utilizo. Prefiero decir contenido o texto dirigido a la venta, estratega creativo y escritura persuasiva, que se acerca mucho a lo que es la escritura publicitaria pero dicho en fino.

Los copywriters están en un buen momento porque las empresas son conscientes de que el marketing y la publicidad tradicionales no son suficientes para vender. Hace falta algo más, ciertas habilidades que nos permita llegar al corazón del comprador. Su trabajo consiste en lanzar los mensajes adecuados en el momento exacto para que la empresa sea capaz de llegar a sus clientes y cerrar la venta.

Buscan llegar al corazón, humanizando la comunicación y aterrizando al máximo el lenguaje. Quieren que les entienda todo el mundo, clientes y no clientes, para lograr su objetivo: vender. Consiguen vender aplicando la escritura persuasiva, escribiendo textos originales para lanzar mensajes publicitarios, pero también es útil, aunque no seamos demasiado conscientes, para la elaboración de un presupuesto, la redacción de contenidos para web, para solicitar un crédito al banco o pedir un aumento de sueldo.

Entre estos profesionales copywriters hay uno que destaca muy por encima de todos. Un tipo que hace 6 o 7 años estaba descargando camiones y ahora es el más cotizado de habla hispana. Hablo de Isra Bravo, autor de Escribo porque me gusta ganar dinero, publicado hace menos de un año y que ya va por su séptima edición.

Podríamos decir que Isra Bravo, que es un emprendedor, no se dedica solo a hacer textos publicitarios, sino que va más allá. Analiza los negocios y habla de ello en su membresía semanal.

Buscan canales alternativos al marketing tradicional

En septiembre la cerró para no admitir a más miembros, al menos hasta enero. Considera que con algo más de mil miembros actuales es suficiente. Además del audio semanal que les envía, todos los últimos domingos de mes ofrece una sesión en directo de soporte para sus clientes. Por eso no acepta más hasta 2023, ya que es difícil atenderles: “si sube mucho el número será imposible hacerlo bien y darles la atención que merecen y quiero darles” me ha explicado alguna vez. Ahora ya no suele trabajar para empresas, se ha centrado en la formación y le va muy bien. De hecho, ya tiene lista de espera para entrar en su membresía.

Contrasentidos

Es un hombre cuya actividad y éxito se basa en el contrasentido. Le contrata gente a quién no le gusta nada. Cuenta que “la primera persona que me contrató me dijo que la página de ventas de mi web le había parecido mala y antiestética. Lo que no tuvo en cuenta es que me contrató siete minutos después de leerla”.

Dice que vender “se parece mucho a ligar, no puedes mostrar necesidad”. Esa es una de las máximas de las ventas, no mostrar que necesitas vender a toda cosa, porque si lo sabe el comprador te apretará todo lo que pueda. Si vas dando a entender que no te va la vida en ello, tendrás mucho más fácil la venta y el éxito que esperas.

Es un hombre humilde que tiene claro que quiere ser egoísta cuando trata con otras personas y su egoísmo consiste en “dejar hablar a los demás, porque nos encanta que nos escuchen. Y si escuchamos nosotros estaremos consiguiendo información que luego nos vendrá muy bien”.

No quiero olvidarme de decir que Isra Bravo es disléxico. Y a pesar de que no ha ido a la universidad -o precisamente por ello-, nadie pone en duda su autoridad profesional como referente en el sector. Un fenómeno mediático que ha creado escuela. Pero a pesar de su éxito, sigue siendo un tipo humilde. Su segundo libro, Cómo vender cualquier cosa escribiendo (incluido a ti) gracias a un enano, un bastardo y un borracho, parece que va a llevar el mismo camino de éxito que el primero.

www.haztevisible.es

Normas
Entra en El País para participar