OK Mobility, rentabilidades por encima del nivel precovid

El alquiler, gracias a la mejora del turismo, impulsó la facturación del grupo un 27%

El sector refleja unas favorables perspectivas pese a la incertidumbre

OK Mobility pulsa en la foto

OK Mobility opera como grupo multinacional especializado en ofrecer soluciones de movilidad global tanto a particulares, como empresas, que cubren desde el alquiler de vehículos y la suscripción, hasta su posterior venta. La compañía se configura como la división de movilidad, integrada dentro del perímetro del holding empresarial OK Group, en el que se incluye la rama patrimonial, entre otras.

El ámbito de operaciones del grupo se orienta hacia el mercado europeo, manteniendo presencia en países fuera del mercado nacional vía implementación propia (Portugal, Italia y Alemania), vía adquisiciones (Francia) o a través de la creación de su propia red de franquicias, como en el caso de Grecia -donde también cuentan con implementación propia- y Malta.

La compañía desarrolla su actividad en un sector directamente relacionado con el turismo (segmento de alquiler) y la industria de la automoción (segmento de venta), viéndose afectada durante 2020 a raíz de los efectos del Covid-19, con una especial incidencia sobre el turismo y por tanto, sobre la actividad de alquiler.

Sin embargo, la reciente mejora mostrada por el sector turístico, favorecida por un avance en la superación de la pandemia, ha impulsado el negocio de alquiler, lo que permitió un aumento del 27% en la facturación del grupo, que ascendió a 376,8 millones de euros en 2021.

Asimismo, la tendencia creciente en los precios del vehículo de ocasión, ante las dificultades en la cadena de suministro sufridas recientemente en el sector de la automoción, explica el incremento mostrado en la cifra de negocio del grupo. Del mismo modo, los márgenes operativos de OK Mobility se vieron favorecidos, situándose en umbrales superiores a periodos prepandemia (margen ebit: 12,7%; margen ebitda: 16,7%; en 2021).

Su estructura de financiación se vio favorecida en 2021 por la capitalización de los resultados recogidos, representando el patrimonio neto un 65% sobre la deuda financiera total, a diciembre de 2021 (45% en 2020).

Cabe mencionar que el perfil de deuda del grupo se encuentra condicionado por el volumen de flota a financiar a lo largo del ejercicio (mayor durante los meses de verano), así como por el periodo de rotación de los vehículos asociados al negocio de compraventa (seis meses de media), representando la deuda financiera a corto plazo un 82% sobre el total en 2021.

Si comparamos el valor en libros de la flota total en relación a la deuda financiera neta, el loan to value se situó en unos niveles considerados como medios, de 62,5% a cierre de 2021 (no teniendo en cuenta la deuda asociada a la flota en régimen de arrendamiento operativo), valores que desde la compañía se espera que permanezcan en umbrales similares en 2022.

Respecto al indicador DFN/EBITDA, la notable mejora de las rentabilidades operativas de OK Mobility permitió que este retornara a niveles anteriores a la pandemia, ascendiendo a 1,8x en 2021.

Si bien la capacidad de financiación de la flota se torna en un elemento fundamental en lo referente al modelo de actividad de la compañía, consideramos que esta capacidad no se verá mermada en el corto plazo dada la disponibilidad de instrumentos de financiación de su operativa, entre los que podemos destacar el programa de pagarés registrado en el MARF en 2021, con un límite de 80 millones de euros, que ha sido renovado en octubre de 2022, ampliando dicho límite hasta los 84 millones de euros.

La adecuada flexibilidad financiera de OK Mobility se complementa con un contexto de recuperación de la actividad desde 2021, que se espera mantenga su continuidad de cara al cierre de 2022, siempre bajo un escenario económico y geopolítico incierto que limita la visibilidad a corto-medio plazo respecto a la evolución de los sectores asociados al modelo de negocio del grupo.

 

Normas
Entra en El País para participar