Los virus gripales, antes y más intensos

Vuelven otros habituales ausentes en los dos últimos años por la pandemia

Preocupa un brote de bronquiolitis en niños y suben los casos de Covid

Los virus gripales, antes y más intensos

Dolor de cabeza, de garganta, muscular, fiebre, escalofríos, mucha tos, mucosidad y congestión. Son algunos de los síntomas que padece ya gran parte de la población española por las infecciones respiratorias prevalentes. “Tras dos temporadas con baja circulación de virus gripales, podría acontecer un adelanto de la actividad y una mayor intensidad de la misma”, prevé el doctor José María Eiros Bouza, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

No solo eso. Eiros Bouza, también jefe de servicio de Microbiología en el Hospital Universitario Río Hortega (Valladolid), advierte de que conviven a la vez otros como el sincitial, que ha desatado un brote de bronquiolitis en niños; los adenovirus, el parainfluenza, los rinovirus y el bocavirus humanos. Sin olvidar el Covid. “Se mantiene en prevalencias del 4% al 5% de nuevos positivos documentados por técnicas de detección molecular [test] entre las muestras procesadas”, indica.

La tasa de gripe en atención primaria se sitúa en 81,3 casos por cada 100.000 habitantes, con una mayor incidencia en niños de 0 a 4 años, según los últimos datos –del 7 al 13 de noviembre– del Sistema de Vigilancia de Infección Respiratoria Aguda (Sivira) del Instituto de Salud Carlos III. Mientras que la de hospitalizaciones se calcula en 2,9 casos por cada 100.000 y afecta más a los mayores de 79. En total, se contabilizan 691 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 564 de la semana previa.

Circulan a la vez el sincitial, los adenovirus, los rinovirus, el parainfluenza y el bocavirus humanos

Desde hace dos meses, la venta de productos para este tipo de afecciones se ha disparado en las farmacias. En septiembre, en concreto, el número de unidades vendidas subió un 51,4% frente al mismo mes de 2021, y la de medicamentos, de marca y genéricos, un 8%, recoge un informe reciente elaborado por Alliance Healthcare Holding España. Lo que constata el adelanto de la temporada y lo que hizo que se lanzara antes, a finales de dicho mes, la campaña de vacunación.

“Estamos viendo cuadros de infección respiratoria, sobre todo, de las vías altas. Es decir, los catarros típicos que afectan a la garganta, la nariz y, a veces, a los oídos, ocasionados por infecciones víricas que no están registradas en el sistema de vigilancia puesto en marcha en febrero y que monitoriza la gripe, el Covid y el sincitial, y que, probablemente, se correspondan con los habituales en esta época”, observa José María Molero, portavoz del grupo de infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC).

Molero se refiere a los rinovirus, presentes en otoño y en primavera. “Hay 110 o 115 tipos que pueden producir catarros”, apunta. También prevalecen los coronavirus estacionales –“aproximadamente, uno de cada diez catarros es causado por ellos. Su máxima incidencia es también en esta época y en marzo-junio”, añade–; los adenovirus, que provocan faringitis, otitis y bronquitis, y los enterovirus, que suelen ocasionar un cuadro mixto, respiratorio y digestivo, y que aparecen también en verano, explica.

“Estamos recuperando la presencia de estos virus que nos acompañan cada año tras dos años de ausencia por la pandemia. Como el Covid está controlado, reaparecen”, sostiene. La gripe (A y B) convivirá así con el SARS-CoV-2, según las previsiones. Los positivos por este último alcanzan los 115,6 casos por cada 100.000 habitantes y afectan en gran medida a niños y mayores, según la red Sivira. “No sabemos si va a haber o no otro brote que pueda alterar la evolución fija que tienen estos virus en otoño e invierno”, comenta ante el temor de una octava ola.

Pero la preocupación en niños es el sincitial, que, combinado con gripe, tiene mayor potencial epidémico que el Covid, ya endémico, avisa Alfredo Tagarro, coordinador del grupo de infecciones respiratorias de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica (SEIP).

“Existe un pico preocupante de bronquiolitis por el sincitial, que ha superado las tasas de años anteriores, incluso al Covid-19 hasta en un 40% en algunos centros, y ha sido más precoz. Las necesidades de aparataje de soporte respiratorio son mayores que en años prepandemia y las plantas de hospitalización y UCI pediátricas están afrontando una situación difícil. Estamos necesitando en las unidades de neumología dispositivos extra para niños, similar a lo sucedido por el Covid en adultos”, ilustra.

Europa acaba de aprobar un fármaco para la prevención de la bronquiolitis en recién nacidos y lactantes

A principios de este mes, la Comisión Europea aprobó Beyfortus (nirsevimab), un anticuerpo monoclonal de una sola dosis desarrollado conjuntamente por Sanofi y AstraZeneca para la prevención de dicha infección en recién nacidos y lactantes. Una esperanza frente a un virus, el sincitial, muy contagioso y responsable de entre 70 y 250 muertes anuales en España – más de 100.000 en el mundo solo en 2019, según The Lancet–, entre 15.000 y 20.000 visitas pediátricas a urgencias y hasta 14.000 hospitalizaciones, según la Asociación Española de Pediatría.

Educación sanitaria y vacunación, claves

Los especialistas aconsejan potenciar la educación sanitaria, informando sobre los factores que pueden favorecer la complicación de la enfermedad, y promover hábitos saludables. Y lo más importante: dar información veraz sobre las pautas vacunales y la conveniencia de la adherencia a los programas.

Las conocidas medidas para evitar el Covid se pueden aplicar para sortear la gripe y el virus sincitial: lavado de manos y el uso de la mascarilla, especialmente en interiores y cuando se tenga contacto con lactantes, recomienda Alfredo Tagarro, de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica. Además, José María Eiros Bouza, de la SEIMC, pide que no decaigan los recursos destinados a la monitorización de la gripe.

Normas
Entra en El País para participar