Es tiempo de vacunarse de gripe por tu salud y para evitar un coma sanitario

Sanidad busca minimizar riesgos ante la convivencia invernal con el Covid

Gripe

Hoy comienza oficialmente la vacunación contra la gripe. Un adelanto en el calendario de una semana, en plena segunda ola del coronavirus, que busca minimizar el impacto de la enfermedad en el sistema asistencial ante la convivencia de ambos virus respiratorios en otoño-invierno. Las autoridades sanitarias se han propuesto, por un lado, elevar la tasa de inmunización al 75% en la población vulnerable. Una meta ambiciosa si se toma en cuenta que la cobertura anual en personas mayores de 65 años se sitúa aproximadamente entre el 53% y el 57%, y en los sanitarios, apenas en el 30%-40%. Por otro lado, se busca evitar la sobrecarga de los centros de salud y hospitales con esta medida de prevención.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, aclara que la intención no es ampliar el número de grupos sensibles a recibir la dosis, sino que aumente considerablemente la inmunización en los colectivos de riesgo. Esto es, en mayores de 65 años, personas entre seis meses de vida y 60-65 años con alguna enfermedad de base, embarazadas, sanitarios (farmacéuticos incluidos), personal de las residencias de ancianos y convivientes, bomberos y policías y población con exposición laboral a aves y cerdos.

La meta es elevar la tasa de inmunización al 75% en colectivos vulnerables

“Si con esas tasas tenemos todos los años complicaciones, hospitalizaciones, ingresos en UCI y fallecimientos, y a eso le sumas lo que provoca el SARS-CoV-2, el escenario es poco apetecible. Además, incrementa la posibilidad de generar un mayor estrés al sistema y, por lo tanto, situaciones de colapso. Por eso es tan importante vacunarse este año”, arguye.

Para José María Eiros, director del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, es una oportunidad para mejorar el porcentaje de inmunización, tras su caída en la última década. “La carga que origina la gripe no es despreciable: entre 250 y 1.000 millones de euros anuales derivados del absentismo laboral, consultas y hospitalizaciones que genera”, advierte. En España, en la pasada temporada 2019-2020, provocó 3.900 fallecimientos, y es la quinta causa de muerte, según el Ministerio de Sanidad.

Por este motivo, además de los datos que avalan su coste-efectividad –el año pasado la vacuna evitó un 26% de hospitalizaciones, un 40% de ingresos en UCI y un 37% de muertes atribuibles a la gripe, y hasta tres millones de defunciones anuales en el mundo–, Sanidad lanzó el 21 de septiembre la campaña Yo me vacuno. Por mi. Por ti. Por todos, para concienciar a la ciudadanía en un momento sanitario crítico. De hecho, para lograr el objetivo, el ministerio realizó una compra extraordinaria de cinco millones de dosis para reforzar la actuación de las comunidades autónomas.

El abordaje de la vacunación dependerá de cada autonomía. “En función de sus propias realidades”, dice García Rojas, que ve oportuno el adelanto del calendario a la primera quincena de octubre. La idea es que los pacientes vayan a vacunarse al centro de salud por un circuito habilitado para esto, informa el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, José Polo.

El temor de los pacientes crónicos

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes, que apoya la campaña, teme que la gestión en hospitales y centros de salud no sea efectiva y derive en un colapso sanitario que impida atender a los enfermos crónicos.

“La suspensión y el aplazamiento de consultas y pruebas puede suponer un riesgo mayor que el propio Covid. Se deben habilitar circuitos limpios y dar prioridad a personas con una enfermedad previa. Los pacientes crónicos no pueden soportar otro parón en la atención sanitaria”, alerta su presidenta, Carina Escobar. La plataforma pide al colectivo que se vacune y más comunicación entre Administración, organizaciones de pacientes y agentes sanitarios: “Necesitamos mensajes claros”.

En cuanto a las novedades de protección, la empresa australiana Seqirus introduce, por ejemplo, nuevas tecnologías en la fabricación, como el uso del cultivo celular frente al de huevos embrionados, además de mejorar las existentes con la incorporación de la tetravalente adyuvada para mayores de 65 años. Respecto a los antivacunas, Eiros aboga por una mayor educación sanitaria integral.

Los epidemiólogos son cautos a la hora de pronosticar cómo se comportará el virus. De momento, son optimistas. “No conocemos cómo va a comportarse ni cómo pueden influir en su incidencia las medidas contra el SARS-CoV-2. Dado que ambas enfermedades comparten los mismos mecanismos de transmisión, podría ocurrir que se redujese también la de la gripe. Los datos publicados en países del hemisferio sur, que han pasado ya el invierno, orientan a estos resultados”, apunta Elisa Cordero, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.

Algo en lo que coincide García Rojas: “Si conseguimos aumentar la vacunación y que todo el mundo siga cumpliendo las medidas de barrera frente al Covid (uso de mascarillas, lavado de manos, distancia social...), estamos en condiciones bastante adecuadas para darle un golpetazo muy fuerte a la gripe este año”.

Normas
Entra en El País para participar