Redes sociales

Musk expulsa a todo el consejo de administración de Twitter

Musk quiere cobrar 20 euros al mes para obtener y mantener el estatus de 'cuenta verificada'

El magnate se rodea de aliados para evaluar la compañía y ejecutar cambios en la red social y numerosos despidos

Logo de Twitter en la sede de la compañía en San Francisco (California).
Logo de Twitter en la sede de la compañía en San Francisco (California).

Elon Musk ha disuelto la junta directiva de Twitter, consolidando su control sobre la compañía. El movimiento se produce tres días después de que se formalizara la compra de la red social, según un documento remitido a la Comisión de Bolsa y Valores de EE UU (SEC, por sus siglas en inglés).

Los nueve miembros que componían el consejo de administración de Twitter dejan todos sus cargos "de acuerdo con los términos del acuerdo de fusión", un hecho que se esperaba tras despedir el magnate el pasado jueves a varios altos ejecutivos de la plataforma, entre ellos el consejero delegado, Parag Agrawal, la responsable de asuntos legales y política, Vijaya Gadde, y el director financiero, Ned Segal. El organismo contará desde ahora con un único miembro, el propio Musk.

El multimillonario empresario no está perdiendo el tiempo, y ya ha dicho que pondrá en marcha algunos cambios en la compañía. Para acotar su plan, Musk cuenta con la ayuda de ingenieros de Tesla (más de 50, según la CNBC) que ha incorporado a Twitter como asesores. También habría recurrido a otros profesionales de su empresa Neuralink y a amigos y asesores, como David Sacks, inversor en empresas tecnológicas y ex director de Operaciones de PayPal.

Verificación de usuarios

En las últimas horas se ha conocido que la red social revisará su proceso de verificación de usuarios. Así lo dijo el domingo en un tuit el propio Musk. "Todo el proceso de verificación se está renovando en este momento", señaló sin dar más detalles, pero, según informó poco después la publicación The Verge, el empresario planea cobrar 20 dólares al mes a los usuarios interesados en obtener y mantener su check azul de las cuentas verificadas.

El citado medio concreta que los planes de la nueva Twitter es elevar el precio de suscripción de Twitter Blue, un servicio de suscripción a la plataforma que ofrece acceso exclusivo a funciones premium y que verifica a los usuarios, de 4,99 dólares por mes a 19.99 dólares. El blog Platformer, por contra, informó que se mantendría la tarifa actual. Twitter Blue se lanzó en junio de 2021 e incluye una opción para editar tuit, eliminar la publicidad o cambiar el diseño.

Actualmente, esta suscripción solo está disponible en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, y su estreno no ha evitado que la gran mayoría de los ingresos de la red social sigan procediendo de la publicidad. Ahora, parece que el objetvo de Musk es lanzar el servicio a todo el mundo para poder cumplir con su objetivo de aumentar las suscripciones y que estas aporten la mitad de los ingresos de la compañía.

Según el plan, los usuarios verificados tendrían 90 días para suscribirse o perderían su marca de verificación azul. Musk habría incluso avisado a los trabajadores que están involucrados en el proyecto que serán despedidos si no se cumple la fecha límite del 7 de noviembre para lanzar la función, obligándoles a trabajar "24 horas al día, 7 días a la semana", según el FT. Hasta ahora, el proceso de verificación se ha hecho de forma gratuita, a iniciativa del usuario interesado en contar con la insignia, detalla Europa Press, y se calcula que hay en torno al medio millón de usuarios verificados.

Recuperar Vine

El nuevo dueño de Twitter habría dado también instrucciones a los ingenieros de la red social para que trabajen en el recuperar Vine, la app de vídeos de formato corto que la plataforma cerró en 2016, después de adquirirla cuatro años antes. Según Axios, el servicio podría estar listo para final de este año.

Musk lanzó una encuesta en su cuenta de Twitter el pasado domingo preguntando a sus seguidores si debería revivir la aplicación. Y tras obtener más votos a favor que en contra lanzó otra pregunta: "¿Qué podríamos hacer para superar a TikTok?". Al magnate no se le escapa el crecimiento y poder actual de TikTok, con más de 1.000 millones de usuarios frente a los más de 200 de Twitter, que ha obligado a Meta y Youtube a seguir sus pasos e introducir servicios de vídeo cortos.

Una gran diferencia entre TikTok y Vine es que el primero utiliza un algoritmo para servir vídeos mientras el segundo se basa en los seguidores sociales de un usuario, advierte Axios.

Despidos a la vista

Junto al desarrollo del negocio, el CEO de Tesla avanza en su plan de ajustes. Diferentes medios estadounidenses han avanzado que planea despidos masivos, en los que incluiría, entre otros perfiles, ingenieros que no hayan contribuido recientemente a desarrollar código en la compañía.

Aunque The Washington Post informó hace días que Musk planea despedir al 75% de la plantilla de Twitter, el controvertido empresario desmintió esta cifra, pero tampoco ha concretado ningún destalle sobre si ejecutará ajustes (actualmente la red social suma 7.500 empleados), a qué perfil de profesional afectará y cuándo lo llevará a cabo. El directivo sí ha dicho en un tuit estos días que "parece que hay [en Twitter] 10 personas administrando por cada persona codificando", dando a entender que habrá recortes.

Medios como The New York Times han informado que los despidos comenzarán esta semana, y según dos personas conocedoras de la situación citadas por el Financial Times, Musk habría pedido a sus asesores que identifiquen quién debería quedarse y quién debería ser despedido. Una de las fuentes de este último periódico asegura que el objetivo último del fundador de Tesla es  despedir a quienes no lo apoyan como líder.

Entre las personas que el magnate ha reclutado para auditar Twitter está Jake Nocon, que forma parte de la unidad de vigilancia de Tesla. Según la CNBC, Nocon trabajó anteriormente para Uber y Nisos, una compañía de seguridad que tenía un contrato multimillonario con Tesla para identificar amenazas internas y monitorear a los críticos de la compañía. "En Twitter, Musk cuenta con sus lugartenientes y leales para decidir a quién echar o mantener en la red social", añade este medio.

Investigar la participación saudí

En medio del escrutinio generalizado de la toma de poder en Twitter de Musk, el senador demócrata Chris Murphy ha señalado que ha pedido al gobierno de EE UU que revise las implicaciones de seguridad nacional que puede tener la adquisición de la red social dada la gran participación en Twitter que tienen empresas vinculadas a Arabia Saudita, informa la BBC.

“Debería preocuparnos que los saudíes, que tienen un claro interés en reprimir el discurso político e impactar la política estadounidense, sean ahora el segundo mayor propietario de una importante plataforma de redes sociales”, escribió Murphy en Twitter. "Hay un claro problema de seguridad nacional en juego y CFIUS [el Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos] debería hacer una revisión".

El Príncipe Alwaleed bin Talal bin Abdulaziz Al Saud y Kingdom Holding Company son el segundo mayor inversor en la nueva empresa privada, según un documento presentado ante el gobierno de EE UU.

Normas
Entra en El País para participar