Operaciones corporativas

Criteria busca un socio industrial para Saba y abre un nuevo baile de fusiones en los parkings

El holding quiere retener una participación minoritaria

Criteria busca un socio industrial para Saba y abre un nuevo baile de fusiones en los parkings

Criteria retoma la venta del gigante de aparcamientos Saba. Tras la operación fallida de 2020, el holding ha decidido sondear al mercado en búsqueda de un socio industrial que se haga con su negocio de parkings. Un movimiento que abre la puerta a crear un gigante español del sector. Criteria valora Saba en su último informe financiero, de acuerdo a su última transación y reducido un 7,6% su valor por efecto del Covid-19, en 689 millones. Fuentes de mercado elevan el dato hasta los 1.000 millones.

Saba es una rara avis en la cartera de Criteria. Es la única compañía donde no solo son los accionistas mayoritarios, sino que son dueños del 99% de las acciones. Esto es así desde 2018, cuando el hólding que maneja Isidro Fainé se hizo con el 49% del capital que estaba en manos de los fondos que eran entonces sus socios, Torreal, KKR y ProA. Abordó la operación entonces con los fondos recabados de la opa de Abertis.

La idea de Criteria es que su posición en Saba sea análoga al del resto de sus participaciones industriales, que en ningún caso sobrepasan el 30%. Para ello, ha iniciado un proceso de venta del gestor de aparcamientos, tal y como reflejó en el informe financiero del primer semestre, donde recalificaba el activo como disponible para la venta. El proceso se encuentra aún en una fase embrionaria, en la que la firma aún no ha dado un mandato de venta a ningún banco de inversión y se centra en analizar posibles compradores. Fuentes del holding han declinado hacer comentarios.

Lo que sí tiene claro Criteria es que está escamada de su experiencia en Saba con los fondos. En 2018, cuando cumplió el ciclo de inversión de estos vehículos, el holding adquirió sus participaciones y aún no ha podido desprenderse de ellas. La idea de Fainé es encontrar un socio industrial que potencie el crecimiento de Saba y quiera consolidar al primer gestor de parkings de España. Y que Criteria se mantenga en el capital y se posicione en la creación de un nuevo gigante nacional. AZ Capital, banco de cabecera de Criteria, se postula como un asesor clave en la transacción.

Consolidación

El movimiento de Criteria con Saba obliga a abrir una nueva ola de consolidación en el negocio de los parkings en España. La cuestión está en que los principales operadores están, a su vez, controlados por fondos, que deben buscar la puerta de salida. Parkia, el antiguo negocio de parkings de Acciona, está controlado por el fondo First Sentier, quien ha encomendado la venta de la compañía a DC Advisory por unos 500 millones. Maquarie, por su parte, pagó más de 1.000 millones por Empark, la otra gran compañía española del sector, en 2017.

Entre las tres firmas acumulan casi un millón de plazas de parking. Saba es la joya de la corona, con casi 400.000 plazas repartidas en más de 1.000 aparcamientos. Cuenta con presencia además en América Latina. Empark es la siguiente por tamaño, con algo más de 400.000 plazas de aparcamiento. Le sigue Parkia, con más de 70 parkings con unas 40.000 plazas.

Con Saba y Parkia en la rampa de salida, el sector español del parking emerge como una oportunidad única para que los todopoderosos fondos de infraestructuras, cargados de liquidez durante los años de los tipos cero, creen un gigante nacional con ambas adquisiciones. Una gran empresa ya recuperada del varapalo del Covid-19 y con el atractivo de permitir a estos inversores posicionarse en un negocio seguro como pocos en una era de incertidumbre económica y probable recesión.

Saba da el pistoletazo de salida a un nuevo acto del baile de fusiones entre los parkings. El primer acto tuvo lugar en 2009, cuando Cintra vendió su negocio de parking, ahora conocido como Empark, a un consorcio de inversores integrado por Assip, Es Concessões, Espírito Santo y Ahorro Corporación. Este terminó en manos de Macquarie. La otra gran transacción tuvo lugar en 2014 y fue la fusión entre los negocios de Mutua y Parkia.

Criteria ya trató de vender Saba entre 2019 y 2020, en una puja que organizó AZ Capital y valoraba la compañía en 1.500 millones. De hecho, entabló negociaciones en exclusiva con el fondo español ProA Capital para comprar la compañía. El fracaso de este vehículo en la búsqueda de un socio con el músculo financiero suficiente para acometer la adquisición y la eclosión del Covid-19 (dejó los ingresos del, a priori, resiliente negocio del parking a casi cero) frustraron la transacción.

Reduce las pérdidas hasta los 11 millones en 2021

Poco a poco, Saba se va sacudiendo la debacle del Covid-19. La compañía de parkings registró en 2021 unas pérdidas de 11,5 millones de euros, una cuarta parte de los 43,61 millones que registró en 2020, el año de mayor efecto del Covid.

Los ingresos también se recuperaron. La cifra se incrementó un 18%, hasta los 212 millones de euros, frente a los 179 millones registrados en el año anterior.

Además de en el mercado español, Saba está presente en otros ocho países más. Pero el mercado nacional supone en torno al 50% de los ingresos. En Europa está presente también en el Reino Unido, Italia y Portugal, sus principales mercados extranjeros, además de Alemania, República Checa, Eslovaquia y Andorra. En Latinoamérica cuenta con negocio en Chile.

Sus ingresos se fundamentan en los activos que explota bajo concesión, con apenas 20 activos en concesión. Entre otros, destaca sus contratos con Aena y Adif.

La compañía, con cerca de 2.000 trabajadores, afronta su venta con una deuda financiera total por 515 millones a 31 de diciembre de 2021, ligeramente inferior al pasivo registrado durante el ejercicio anterior. Consiguió extender el vencimiento de una parte de esta deuda hasta el 30 de diciembre de este año. La empresa, además, contaba con cerca de 100 millones en caja al cierre del ejercicio anterior.

Fe de errores

En una versión anterior de este texto se hablaba de una valoración de 1.000 millones. El informe financiero habla de una reducción hasta los 689 millones, si bien fuentes del mercado elevan esta tasación hasta los 1.000 millones.

Normas
Entra en El País para participar