La importancia de que las niñas jueguen a ser ingenieras

En las carreras STEM, la mujer representa el 36% de los estudiantes, mientras en

la universidad copa el 56% de las matriculaciones

Lego lanza actividades para generar el interés en la infancia

La importancia de que las niñas jueguen a ser ingenieras
GETTY IMAGES

Un equilibrio que pocas veces se alcanza. La Comisión Europea establece que para que haya armonía de género hay que tener un mínimo del 40% de ambos sexos: un objetivo que en el ámbito universitario no se alcanza en los niveles académicos de profesorado y rectorado ni en áreas de ingeniería, informática y física, con una presencia mucho mayor de los hombres. Para recordarlo existe el 11 de octubre, el Día Internacional de la Niña, fecha en la que, entre otros aspectos, la ONU destaca la importancia de una educación adecuada y equitativa que promueva la inclusión laboral de la mujer y acabe con los estereotipos de género, no solo en la infancia sino también en la adolescencia y edad adulta.

En la etapa universitaria, según el U-Multirank Gender Monitor, un estudio promovido por la Comisión Europea, que analiza más de un millar de instituciones de 80 países, entre ellos España, con datos de las 76 universidades españolas presentes en el Ranking CYD, la presencia de la mujer es igualitaria si se observan las cifras de estudiantes matriculadas, pero desciende a medida que avanza la carrera académica, llegando a ser de un 20% en los niveles directivos en la universidad. Por el contrario, en las titulaciones de enfermería, educación y trabajo social predominan con amplia mayoría las mujeres.

En España se da el mismo fenómeno que a nivel global: el 56% de las estudiantes matriculadas en la universidad son mujeres, pero su presencia mengua a medida que avanza su carrera académica: suponen el 49% de las tesis leídas, el 43% del profesorado docente e investigación (PDI), el 25% de las catedráticas y el 23% de las rectoras. Según datos globales del Gender Monitor, la presencia de la mujer es más baja en las áreas STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y, como sucede en España, su presencia tiende a decrecer a medida que avanza la carrera académica: las mujeres no llegan a representar al 20% del profesorado en las universidades con estudios del ámbito científico y técnico, mientras que en las de perfil más general suponen un 35%, aproximadamente.

En España, en las disciplinas STEM, la mujer representa el 36% de estudiantes, el 37% de las tesis leídas, el 30% del personal docente y de investigación (PDI) y el 23% de la cátedra. A medida que la mujer avanza en su carrera profesional en la universidad, es decir, que tras su graduación hace un doctorado, es profesora e investigadora y llega a lograr una plaza de catedrática, su presencia es menos representativa.

En España, por ámbitos de conocimiento vinculado a las STEM, Biología (62%), Química (55%) y Arquitectura (50%) son los que tienen mayor presencia de la mujer en las aulas, mientras que Ingeniería Informática (14%), Ingeniería Mecánica (17%) e Ingeniería Eléctrica (19%) son los que menos matriculadas tienen.

En un debate organizado por la Fundación CYD sobre el talento en el ámbito tecnológico, la rectora de la Universidad Politécnica de Cartagena, Beatriz Miguel, destacó la importancia de reforzar en la edad temprana la afinidad de las mujeres por las disciplinas vinculadas a la ingeniería. “En la etapa escolar, si una niña quiere ser ingeniera y no está muy segura, sin un refuerzo de sus educadores y de su familia, probablemente descartará la idea”.

Por su parte, Isabel Fernández, rectora de la Universidad Alfonso X el Sabio, remarcó que ese refuerzo puede venir con el ejemplo de otras mujeres: “Tenemos que crear entornos de confianza seguros donde las chicas puedan conocer en las escuelas el testimonio de mujeres ingenieras que son felices con sus profesiones”. Por su parte, el grupo Lego lanzó este martes, para conmemorar el Día Internacional de la Niña, una nueva campaña, Let’s keep them Curious! (¡Mantengamos su curiosidad!), para animar a las niñas a inclinarse por las materias y carreras STEM. A través de cinco actividades, pretende inspirar a los padres para que sigan fomentando el interés de las niñas mediante la exploración de divertidos desafíos con ladrillos de la firma.

Porque, según un informe del Estudio creativo Lego del Instituto Geena Davis, al 80% de los niños se les anima a codificar a una edad temprana, en comparación con el 20% de las niñas. Además, cuando se les pregunta, a los niños de hasta seis años piensan que a las niñas no les gusta la ciencia. Estos conceptos erróneos se extienden hasta la adolescencia y la edad adulta, y contribuyen a la brecha de género dentro de las carreras relacionadas con este tipo de disciplinas.
“Sabemos que las niñas y las mujeres destacan en estas materias, porque la mitad de los participantes en la competición de robótica First Lego League son chicas. Sin embargo, siguen estando poco representadas en las aulas porque desde pequeñas no se les anima a explorar estos caminos”, apuntó Carolina Texeira, directora global de marketing de marca, propósito e inclusión del grupo Lego.

Normas
Entra en El País para participar