La escasez de gasolina altera Francia en plena crisis energética

Las huelgas en las refinerías francesas afectan a un tercio de las estaciones de todo el país

Imágenes de las protestas y las largas filas en las gasolineras francesas.
Imágenes de las protestas y las largas filas en las gasolineras francesas. Reuters

Las huelgas en las refinerías francesas han elevado las alarmas de los conductores, transportistas y el gobierno ante el inicio de la temporada de invierno. Las protestas en dos de las plantas más grandes del país, controladas por TotalEnergies y por Exxon Mobil afectan dos tercios de la capacidad del país, lo que ya ha provocado problemas de suministro en al menos un 29% de las gasolineras, según el ministerio de Transición Ecológica local. Y, en las estaciones que aún cuentan con reservas, las filas se hacen cada vez más largas.

Los mayores problemas de suministro se encuentran al norte del país, cerca a las refinerías donde se originaron las huelgas. En París, solo el 10% de las gasolineras han afirmado tener dificultades para aprovisionarse de combustible. Los usuarios, por su parte, han comenzado a utilizar las plataformas para reportar los problemas que encuentran al intentar repostar combustible.

Los sindicatos reclaman desde comienzo de septiembre a TotalEnergies un aumento salarial del 10%, muy por encima de la inflación anual de 5.6%. Sin embargo, los trabajadores señalan el aumento de los beneficios de la compañía, que en el segundo trimestre se duplicaron hasta alcanzar los 5.700 millones de euros, como una causa para elevar sus ambiciones. Los empleados alegan que las ayudas oficiales, de 30 céntimos por litro, y las ofertas de los distribuidores han aumentado la demanda en un 30% en las gasolineras de la firma.

Voceros de la central sindical CGT han llamado a la huelga total contra la compañía la semana pasada y este lunes han afirmado que, aunque mantienen conversaciones con las empresas, no levantarán las protestas de forma inmediata. TotalEnergies había prometido comenzar las negociaciones con los sindicatos antes de lo previsto, anuncio que no conformó a los manifestantes.

La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, afirmó el domingo que la situación comienza a mejorar gracias a la liberación de reservas energéticas a mano de las autoridades. Sin embargo, la oposición de izquierda, que apoyó en las elecciones al candidato Jean-Luc Melenchón, se ha manifestado a favor de las protestas y en contra de la “indecencia” entre las ganancias de las compañías y los bajos salarios de los trabajadores.

A pesar del llamado oficial a la calma, la crispación se hace sentir entre los consumidores. En el departamento de Alta Saboya, al sur del país, un hombre de 20 años apuñaló a otro motorista por intentar saltar la línea de espera afuera de una gasolinera

Normas
Entra en El País para participar