IFFE Biotech apuesta en España por el omega-3: del desperdicio de pescado al ‘elixir’ que mejora la vida

La factoría coruñesa de As Somozas prevé alcanzar una producción de 10.000 toneladas al año

Instalaciones de IFFE Biotech en As Somozas (A Coruña).
Instalaciones de IFFE Biotech en As Somozas (A Coruña).

De sobra conocidos son los beneficios de los ácidos grasos omega-3 de cadena larga (origen marino). Son necesarios en todas las etapas de la vida, pero está demostrada su especial relevancia en el correcto desarrollo y funcionamiento del sistema cognitivo, famosa también es su función protectora del sistema cardiovascular, sin olvidar sus propiedades antinflamatorias.

Son nutrientes esenciales que el cuerpo humano no es capaz de generar por sí solo y, por ello, una de las estrategias para lograr una ingesta adecuada es a través de los suplementos en cápsulas y el enriquecimiento de alimentos con esta suerte de elixir capaz de mejorar la vida. Dado que se ha convertido en los últimos años en uno de los nutrientes que ostenta un mayor número de publicaciones científicas que avalan sus enormes beneficios para la salud, no es de extrañar que su producción a nivel mundial ya mueva 1,4 billones de euros anuales y sus previsiones no dejen de crecer año tras año. Se espera que la demanda de este producto aumente un 6% anual hasta 2027.

La empresa biotecnológica española IFFE Biotech acaba de presentar en la localidad coruñesa de As Somozas, dentro de la comarca de Ferrol, la que en un año pretende ser la primera fábrica de producción de omega-3 de España, un producto que comercializará en formatos de triglicéridos RBD, etilester AC, triglicéridos AC y fosfolípidos.

El consejero delegado y fundador de IFFE Futura, matriz de la entidad biotecnológica, David Carro, explica que será la mayor planta de España en términos de producción, con una capacidad estimada cuando esté a pleno rendimiento de 10.000 toneladas de un omega-3 de la más alta calidad, ya que atesorará el mejor comportamiento organoléptico. “Es decir, no va a tener olor, sabor ni color que perjudiquen las propiedades de los productos en los que se integre”, añade.

En el segundo semestre de 2023 está previsto el inicio de su actividad y, tal y como contempla el plan de negocio, entre 2025 y 2026 calculan que las ventas alcancen ya las 5.000 toneladas, aproximadamente el 50% de su producción.

Nuevo negocio potencial

¿Cómo se obtiene este aceite graso tan valioso para la salud? Sorprende que un producto tan apreciado por el consenso científico tenga su origen en el desperdicio, aquello que el ser humano desecha cuando come pescado: cáscaras o espinas principalmente. Otro porcentaje de estos aceites procede de las algas. Fruto de lo que técnicamente se denomina extrusión (acción de estrujar esos residuos), se produce un primer aceite de pescado que aún deberá ser tratado hasta poder ser considerado omega-3 de la más alta calidad. “Esos primeros aceites han de ser refinados, desodorizados y blanqueados y en una primera fase procederán básicamente de Sudamérica, de países como Chile o Perú, donde la industria del residuo y los aceites de pescado está más desarrollada que en España”, advierte Carro.

Sin embargo, la empresa ya ha entablado contactos con la industria pesquera gallega para poder incorporarla también a su red de proveedores, lo que abre las puertas a un nuevo nicho de negocio para conserveras y productores gallegos. Hasta 2.000 toneladas podrían proceder del mercado nacional, estiman en IFFE Biotech.

La finalidad última es reutilizar los subproductos de la industria pesquera gallega para contribuir al desarrollo de la economía circular. “La planta no provocará ningún impacto medioambiental, ya que no genera olores de ningún tipo, ni ninguna clase de contaminación. Hasta el punto, que los residuos que emplea no están catalogados como tóxicos”, recuerda el consejero delegado.

Las previsiones de negocio son prometedoras. De hecho, no se ha iniciado la actividad en la planta, aún en obras, aunque en fase muy avanzada, y ya ha firmado su primer contrato. Suministrará a la firma gallega Biomega Natural Nutrients (BNN) 100 toneladas de omega-3.

La construcción de esta fábrica está previsto que repercuta muy positivamente en la zona. La compañía incorporará en los próximos meses a unos 35 trabajadores que se unirán a los 12 que ya trabajan en la planta. Todos ellos con alta cualificación, ya que serán ingenieros o titulados superiores en Formación Profesional. Generará otros 40 empleos indirectos, lo que contribuirá a fijar población, desarrollar el tejido industrial de la zona e impulsar la actividad del puerto de Ferrol, entre otras infraestructuras.

La entidad estima un ROI (retorno sobre la inversión) del 33% en los tres próximos años, lo que supondrá una valoración del grupo de más de 75 millones de euros. Además, espera generar un ebitda acumulado de 21,8 millones hasta 2026, con una facturación superior a los 86 millones.

Algunas claves detrás del proyecto

Inversión. IFFE Futura, fundada en 2009, es la matriz de IFFE Biotech, cotiza en el BME Growth desde marzo de 2019 y es la sociedad que ha invertido 18 millones en el desarrollo tecnológico de la planta de omega-3. Los socios financiadores están liderados por Inveready, que aportó nueve millones a través de fondos híbridos, un grupo de inversores expertos en BME Growth destinaron cuatro millones de fondos propios y Banco Sabadell financia otros cuatro millones. La Xunta de Galicia ha contribuido con 1,25 millones.

Capital humano. El grupo IFFE Futura cuenta con cuatro áreas de negocio, en las que el capital humano y la atracción de talento juegan un papel básico. La escuela de negocios privada IFFE Business School está consolidada en el noroeste del país. Dispone de una amplia gama de másteres especializados en management, nuevas tecnologías y salud. Con la consultora DCM Asesores ofrecen asesoramiento estratégico y financiero a empresas de pequeño y mediano tamaño. Y además, cuentan con una incubadora y aceleradora empresarial para impulsar iniciativas que surjan en el ecosistema de IFFE Futura.

Aplicaciones. El omega-3 irá destinado a los sectores alimentario, farmacéutico y veterinario y a los mercados de EE UU y la UE, si bien el envejecimiento de la población convierte en objetivo al mercado global.

Normas
Entra en El País para participar