Divisas

Invertir en EE UU es bueno hasta en años malos gracias al dólar

La apuesta por activos en dólares del inversor en euros deja menos pérdidas y la caída del Nasdaq deja una diferencia a favor de diez puntos porcentuales.

Fondos Bolsa USA Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Estados Unidos ha llevado la batuta de la subida de tipos de interés –ahora en el 3%-3,25%, frente al 1,25% de Europa– y el índice tecnológico Nasdaq lidera las pérdidas de los mercados occidentales con un 31% de caída en el año. Sin embargo, el inversor de la zona euro que decidiera a comienzo de año meter su dinero en fondos de acciones o de bonos de EE UU ha perdido sensiblemente menos que aquel que optase por colocarlo en fondos europeos. En su conversión a euros, la caída del Nasdaq en 2022 queda en el 20%.

Esta aparente paradoja se resuelve con el buen comportamiento que ha tenido el dólar frente al euro a lo largo del año. El billete verde ha subido el 16% respecto a la divisa europea, que cotiza ahora en los 0,97 dólares cuando a principio de año valía 1,136 dólares. Los analistas apuntaban a Europa como mercado ganador frente a EE UU en 2022, pero el agravamiento de la crisis energética en el Viejo Continente y las fuertes inflaciones a los dos lados del océano se han encargado de equilibrar las fuerzas. Así, el índice Euro Stoxx 600 acumula una caída en el año del 23%, en línea con la del S&P. Sin embargo, el efecto del tipo de cambio ha puesto las cosas a favor de EE UU para un inversor europeo.

Los últimos datos de Inverco fijan las pérdidas (una vez traducidas a euros) en el 10,86% de media para los fondos comercializados en España que invierten en Estados Unidos, porcentaje que se eleva hasta el 15,81% en los de acciones europeas. En la categoría de renta fija a largo plazo en euros, la pérdida media de los fondos ha sido del 6,96%, en tanto que los fondos de renta fija internacional han sufrido una merma menor, del 5,04%. Los mejores fondos de Bolsa de EE UU vendidos en España dejan ganancias del 7,62% en el caso del DWS Invest Croci US Dividens (7,62%) o del 5,98% en el del BNY Mellon US Equity Income Fund Euro, en su conversión a euros según datos de VDOS.

Las plusvalías son aún más jugosas en fondos de renta fija como el Merian Global Dinamic Bond (19,17%) o el CaixaBank Renta Fija Dólar, que se anota en lo que va de año el 18,52%. Sin la revalorización del billete verde, estas rentabilidades serían imposibles.

Los analistas apuestan por la fortaleza del dólar en el corto plazo, aunque no por largo tiempo. Juan José Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities, explica que “la revalorización del dólar, si bien puede ir a más a corto plazo, creo que terminará revirtiéndose. A EE UU ahora le viene bien un dólar fuerte para moderar la alta inflación, pero a largo plazo no le interesa, al restar competitividad a sus exportaciones. Es algo arriesgado tomar posiciones en estos momentos en activos nominados en dólares”, explica.

Jaime Raga, senior CRM de UBS AM Iberia UBS AM, ve aún más recorrido alcista al dólar ya que “las dos mayores amenazas para los activos de riesgo –una recesión mundial o una campaña de endurecimiento más duradera y agresiva de la Fed– serían probablemente positivas para el dólar estadounidense”.

El equipo de análisis de Bankinter también ve fortaleza del dólar en el corto plazo. “El diferencial de crecimiento, de tipos de interés y la menor vulnerabilidad por la crisis energética y, más recientemente, el aumento del riesgo geopolítico tras las amenazas de Rusia favorecen el refugio en dólares. No prevemos que el euro recupere la paridad en el corto plazo. En un entorno de elevada volatilidad, estimamos un rango de 0,90/1,00 para el cruce mientras la situación y los riesgos en Europa no mejoren”, explican.

Cómo cubrirse

En este contexto de incertidumbre, Miguel Pérez, analista de soluciones de inversión de Atl Capital, explica que la cobertura del dólar puede ser una buena estrategia sobre todo para el inversor en euros con un horizonte de inversión a corto plazo. Pero a quienes hacen cartera a largo plazo les puede merecer más la pena no cubrir la posición “ya que el efecto divisa en el largo plazo se acaba neutralizando con el tiempo”. Y añade: “El coste actual de mercado de la cobertura del dólar frente al euro está en el 2,6%-2,7%, algo elevado frente a etapas recientes por los tipos más altos de Estados Unidos”, explica. Una de las formas más eficientes de cubrir este riesgo es mediante futuros, aunque también es posible adquirir fondos denominados en euros que invierten en EE UU.

De cualquier forma, las inversiones en dólares parece que tienen siempre las de ganar ya que un debilitamiento de esta divisa mejoraría sustancialmente los beneficios empresariales por la vía de mayores exportaciones.

 

El dólar arrasa con todo

La libra colapsa. El caso de la libra, que esta semana ha agravado su derrumbe con la bajada de impuestos de la nueva primer ministra, Liz Truss, es el opuesto al del dólar para el inversor de la zona euro que apostara por el mercado británico. La divisa ha caído casi un 5% frente al euro en lo que va de año, agravando las pérdidas de sus mercados. Eso sí, el índice FTSE 100 recoge solo una pérdida del 8,3% en el año. Para Bankinter el panorama no es muy halagüeño: “La inflación erosiona el poder adquisitivo, el Brexit pesa sobre el comercio y la inversión y las condiciones financieras se endurecen. Sin embargo, los recortes de impuestos ofrecerán un soporte al consumo. La libra será la principal perjudicada por estas medidas”, explican.

Emergentes. Los mercados emergentes también sufren por la fortaleza del dólar, que daña a los intereses de las empresas españolas en esos países. Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, destaca el impacto negativo de las alzas de tipos de la Fed en los emergentes con mucha deuda en dólares que ahora necesitan más divisa local para pagar. Además, las subidas de tipos provocan la salida de capitales desde estos países que generan grandes pérdidas.

Normas
Entra en El País para participar