Porsche pagará un 50% de dividendo sobre los beneficios a sus futuros accionistas

Saldrá al parqué el 29 de septiembre; el grupo prevé ingresar 9.000 millones

El precio de la acción, entre 76,50 y 82,50 euros

Gente observando un Porsche Taycan expuesto en la ciudad de Múnich.
Gente observando un Porsche Taycan expuesto en la ciudad de Múnich. Reuters

El semáforo está a punto de ponerse en verde para Porsche. La marca prémium, que el año pasado supuso más de una cuarta parte de los beneficios de todo el grupo Volkswagen con apenas un 3,4% de las ventas del consorcio alemán, hará su estreno en Bolsa el próximo 29 de septiembre, según informó este lunes VW, en lo que será la mayor OPV en Europa de la última década.

Según el folleto publicado por Porsche en la tarde del lunes tras el cierre de la Bolsa de Frankfurt (donde cotizará), Volkswagen valora a Porsche en hasta 75.157 millones de euros con un precio por título que ronda entre los 76,50 y 82,50 euros. La marca, que tendrá un total de 911 millones de acciones en un guiño a su mítico modelo 911, sacará al parqué solo una octava parte de estos títulos. Prevé ingresar entre 8.710 y 9.390 millones de euros.

Para esta operación, la empresa se dividirá de la siguiente forma: habrá un 50% de acciones ordinarias (no saldrán a Bolsa) y un 50% de acciones preferentes sin derecho a voto. De las acciones ordinarias, un 25% más una se le venderán al holding de la familia Porsche-Piëch que controla el 53,3% del grupo VW. Estos títulos se venderán a dicho holding al precio de colocación de las acciones preferentes más una prima del 7,5%.

Por otra parte, de las preferentes, saldrán a Bolsa un 25% de ellas, lo que hace un total de 113.875.000 títulos. Esto es lo que podrán adquirir los grandes inversores internacionales y minoristas de Italia, España, Alemania, Francia, Austria y Suiza. Hasta el momento, el fondo de inversión de Qatar (QIA), el fondo soberano de Noruega Norges Bank, T. Rowe Price y ADQ, se han comprometido a comprar acciones de la marca por un valor de hasta 3.680 millones.

De ellos, QIA es el que más acciones se ha comprometido a adquirir, con un total de 22.729.450 títulos, lo que supone un 4,99% de las acciones preferentes. Es decir, QIA pagará hasta 1.875 millones por los títulos de Porsche. Por su parte, el fondo soberano noruego Norges Bank y T. Rowe Price pagarán un máximo de 750 millones cada uno, mientras que ADQ se comprometió a un máximo de acciones por valor de 300 millones.

Además de estos grandes inversores, minoristas de países europeos, entre ellos España, también podrán adquirir títulos de Porsche. En el caso español, el encargado de su venta será el banco Santander, que asegura un 3,75% de la oferta.

Porsche ha contratado a una legión de bancos para llevar a cabo esta operación. Citi, Bank of America, JP Morgan y Goldman Sachs ejercerán de coordinadores globales; mientras que BNP Paribas, Deutsche Bank, Morgan Stanley, el mencionado banco Santander, Barclays, Société Générale y UniCredit actuarán como intermediarios financieros. Por último, Mediobanca actúa de asesor financiero del consejo de administración de Porsche en la operación.

En el folleto publicado por Porsche, la compañía prevé pagar a sus accionistas un dividendo anual del 50% sobre el beneficio después de impuestos. Para el presente ejercicio, la automovilística pagará un primer dividendo que se abonará en 2023 por un valor de 911 millones de euros más un extraordinario de un céntimo por acción.

En el documento, Porsche explica que prevé aumentar sus ventas este año hasta una horquilla de entre 38.000 y 39.000 millones, lo que supondría un incremento de entre el 14,8% y el 17,8% en comparación con los ingresos que Porsche había registrado en 2021. Dicho año ya fue de por sí récord para la marca, al superar por primera vez la barrera de las 300.000 entregas en un año. Además, la empresa señala que pronostica un retorno en ventas de entre el 17% y el 18%, lo que supondría un aumento respecto al 16% de 2021.

Impulso al coche eléctrico

Con esta OPV, el grupo Volkswagen pretende obtener ingresos para su costosa transformación del coche de combustión al eléctrico, además de la cuantiosa inversión en software que se prevé para los próximos años. Según estimaciones del grupo Volkswagen, la inversión en coche eléctrico podría ascender a un total de 52.000 millones hasta 2030, mientras que el gasto en software será de 30.000 millones.

Entre las inversiones que el grupo realizará para su paso al vehículo eléctrico se encuentra no solo la producción en sí misma de modelos eléctricos, sino también todo lo relacionado con la producción de baterías. El grupo alemán planea levantar seis gigafactorías en Europa durante esta década, de las cuales una se localizará en España, en Sagunto (Valencia).

Esta planta, que demandará una inversión de 3.000 millones y comenzará su actividad en 2026, destinará su producción, al menos en un principio, a los coches eléctricos que salgan de las plantas que el grupo Volkswagen tiene en España.

El consorcio alemán anunció a mitad de este año la creación de una empresa llamada PowerCO, que será la encargada de gestionar el negocio de baterías de la automovilística. Según información de Bloomberg, Volkswagen no descarta también sacar a Bolsa a PowerCO en 2023 para así obtener más fondos para su electrificación. PowerCO prevé invertir 20.000 millones para desarrollar su negocio hasta 2030.

Cambio de liderazgo para esta operación

Blume, a los mandos. El pasado 22 de julio, el grupo Volkswagen anunció un cambio en su liderazgo. Herbert Diess dejó de ser el CEO de la compañía y su puesto lo ocupó el mandamás de la marca Porsche, Oliver Blume. Blume, que asumió el puesto el 1 de septiembre, será el encargado de dirigir a la compañía en esta operación y lo hará siendo el máximo responsable tanto del grupo como de la propia marca Porsche. Este doble papel de Blume ha generado dudas en algunos inversores por la futura independencia de Porsche.

Desde 2015 al frente de la marca. El nuevo CEO del consorcio alemán lleva desde 2015 como máximo responsable de la marca Porsche y desde 2018 como miembro del consejo de administración del grupo Volkswagen. “[Blume] es la persona adecuada para dirigir el grupo y mejorar aún más su enfoque en el cliente y el posicionamiento de sus marcas y productos”, dijo el presidente del consejo de supervisión del grupo, Hans Dieter Pötsch, cuando se anunció el nombramiento de Blume como CEO de VW.

Normas
Entra en El País para participar