Tecnología

Blackstone, Pimco y la dubaití Damac se lanzan a por los centros de datos en España

Compañías como Compass y Prime Data Centers también sondean el mercado

La alta demanda de operadores tira de la oferta en construcción

Dos personas trabajando en un centro de datos.
Dos personas trabajando en un centro de datos.

La oportunidad para construir infraestructuras de centros de datos está atrayendo a España al capital extranjero. Diferentes fondos y compañías especializadas buscan proyectos para sumarse al boom de iniciativas anunciadas por distintos protagonistas en los últimos meses. Los fondos Blackstone y Pimco, la inmobiliaria dubaití Damac y las firmas estadounidenses Compass y Prime Data Centers, entre otras, están analizando operaciones para entrar en el mercado español, según fuentes de este sector.

La alta demanda de las compañías tecnológicas para dar servicios en la nube a clientes corporativos está impulsando con fuerza la creación de centros de datos. En la actualidad, Madrid cuenta con una capacidad instalada de 100 MW en este tipo de infraestructuras y Barcelona otros 20 MW. En junio, la consultora Colliers hizo público que en la capital española existen 14 proyectos para sumar otros 505 MW y en la ciudad condal otros 110 MW.

Pero los proyectos pueden ser muchos más, debido a la aparición de nuevas empresas especializadas en este sector que están captando recursos de fondos, además de que las inmobiliarias están virando para entrar en este sector.

Blackstone –a través de QTS–, Pimco, Damac, Compass y Prime Data Center están evaluando oportunidades de compra de terrenos para levantar proyectos, centros ya operativos e, incluso, han comenzado a abrir expedientes con compañías energéticas, debido a que estas infraestructuras son intensivas en el uso de electricidad fundamentalmente por la necesidad de refrigeración de los servidores.

El fondo estadounidense Blackstone adquirió el pasado año por 10.000 millones de dólares la inmobiliaria QTS Realty Trust, especializada en este tipo de activos, y que ahora busca oportunidades en España.

En el caso de Damac, inmobiliaria de Dubái especializada en propiedades de lujo, anunció en marzo que invertirá alrededor de 1.000 millones en data centers en distintas geografías, entre ellas en Europa. De esta forma, la sociedad de Hussain Sajwani –al que Forbes calcula una fortuna de 2.700 millones– busca diversificar en sus negocios para aprovechar el fuerte crecimiento de los servicios digitales.

Entre los que buscan proyectos, Prime es uno de los veteranos, ya que la firma de San Francisco, de 15 años de historia, cuenta con activos por aproximadamente 6.000 millones. Compass Datacenters, por su parte, es una sociedad de Dallas que está creciendo fuertemente en este sector.

Numerosos proyectos

Entre las empresas españolas, Merlin Properties (la mayor inmobiliaria en capitalización del Ibex 35) ha entrado en este negocio, ya construye un activo en Vitoria y prevé iniciar estos días las obras en Madrid y Barcelona, además de otro centro próximamente en Lisboa. La compañía tiene prevista una inversión de 596 millones de euros para construir estas infraestructuras con capacidad conjunta de 70 MW en dos fases.

En Madrid, las mayores iniciativas, ambas de 100 MW, son impulsadas por el fondo Thor Equities en Fuenlabrada y por Stoneshield, a través de su filial Xdata Properties, en San Fernando de Henares. CincoDías publicó en julio que Stoneshield, fondo impulsado por Juan Pepa y Felipe Morenés (hijo de Ana Botín), han puesto a la venta ese proyecto (o se abren a socios inversores), en una operación encargada a Morgan Stanley y CBRE.

Asimismo, una inmobiliaria especializada, la estadounidense Interxion, levanta en la actualidad su proyecto Mad 4 en la zona de Julián Camarillo de la capital y ha lanzado una nueva inversión en Sant Adrià (Barcelona). También en Barcelona, la inmobiliaria Panattoni levanta el mayor (42 MW) en Cerdanyola.

También existen otros grandes proyectos fuera de Madrid y Barcelona, el de Meta en Talavera de la Reina (Toledo), el de Ingenostrum (120 MW) en Cáceres o el de Aire Networks en Málaga. En la Península Ibérica, el mayor de ellos es el de la empresa Star Campus, de 450 MW, en Sines (Portugal).

Oportunidades del ‘hub’ digital del sur de Europa

Inversiones. España ofrece grandes oportunidades para todas estas compañías, pues se está posicionando como el hub digital del sur de Europa, con fuertes inversiones en Madrid y Barcelona, que quieren codearse con Fráncfort, Londres, Ámsterdam y París, más saturadas ya. Un informe reciente de Spain DC, la Asociación Española de Data Centers, revisó al alza las inversiones directas previstas en nuevos centros de datos en el país y las elevó de 5.000 a 6.837 millones hasta 2026.

Regiones 'cloud'. Los gigantes tecnológicos Amazon, Google, Microsoft y Oracle ya han anunciado la puesta en marcha de sus regiones cloud en España, tras detectar una buena oportunidad de negocio local y europeo. Y a ello se suma la llegada de tres cables submarinos al país para afianzarse como un punto de interconexión.

Cables submarinos. Facebook y Microsoft ya han unido EE UU y Europa con su cable Marea, amarrado en Sopelana (Bizkaia), el gigante de las redes sociales también ha elegido Barcelona como nodo del cable 2Africa, que interconectará 23 países de África, Oriente Medio y Europa, y Google avanza en su cable submarino Grace Hopper, que conecta Bilbao con EE UU y Reino Unido.

Normas
Entra en El País para participar