Financiación

Société Générale espera que la economía española crezca un 3,5%

La caída del volumen de emisiones proseguirá su curso

Société Générale espera que la economía española crezca un 3,5%

En un momento en el que la recesión se apodera de los mercados, Jaime Sanz, responsable de asesoramiento de rating para Estados soberanos de Société Générale, cree que la situación no es tan alarmante. Según sus previsiones, la economía española crecerá un 3,5% y la inflación se moderará hasta caer al 5%. "El crecimiento se está ralentizando, pero a pesar de los números del primer trimestre que no han sido buenos, esperamos un crecimiento para España en torno al 3,5%, lejos del catastrofismo y para el año que viene y el 2024 no muy lejos del 3%", subraya. Es decir, pese a los riesgos, entre los que sobrásale la guerra en Ucrania y el alza de los precios energéticos, a ojos del experto la situación no es tan alarmante.

Aunque la normalización monetaria está generando sobresaltos, Sanz considera que las expectativas de subida de tipos no son excepcionales. El problema es que el mercado se había acostumbrado una ingente cantidad de liquidez y a años de tipos de interés en mínimos históricos. "El ajuste monetario es natural", destaca. El aumento de los tipos lleva aparejado un incremento de los costes de financiación, una de las grandes preocupaciones de los estados después de años en los que la barra libre de los bancos centrales se ha traducido en un aumento considerable de la deuda. No obstante, Sanz cree que, pese a los temores, la economía española está muy bien preparada. "El filtrado de los tipos tendrá un impacto reducido en el coste de financiación porque la vida media de la deuda ronda los ocho años", destaca.

En un contexto de fuerte volatilidad y menores necesidades de financiación, las empresas han aprovechado que cuentan con unos colchones de liquidez lo suficientemente holgados para reducir su apelación al mercado. Como ha señalado Fernando García, director de mercado de capitales, las presiones inflacionistas y la volatilidad derivada de la guerra en Ucrania se ha traducido en una caída de la actividad en el mercado primario. En los seis primeros meses del año, el volumen de emisiones corporativas alcanzó los 4.875 millones, frente a los 21.190 millones registrados en el mismo periodo del año anterior. Al igual que el volumen el número de operaciones se redujo a siete, lejos de las 34 registradas hace un año. Junto a una menor actividad, el mercado ha asistido a un repunte de los diferenciales que pasa de los 60 puntos básicos a los 150, cerca de máximos, una tendencia alcista que proseguirá su curso. Con la vista puesta en la segunda mitad del año García espera que la reducida actividad que mantenga. No obstante, siempre que existan oportunidades, los emisores aprovecharan para acelerar sus peticiones.

García espera que las emisiones ESG sigan ganando peso. Los emisores de bonos verdes han mantenido una tendencia de crecimiento relativo con respecto al volumen total emitido en el mercado. Aunque el volumen ha caído su peso en el total de la deuda colocada ha subido. Entre las operaciones más destacadas sobresale el bono verde de Banco Sabadell que recibió una demanda total de 4.200 millones de euros.

Carlos Cortezo, responsable de mercados de capitales para instituciones financieras, señala que la invasión a Ucrania ha trastocado los planes de todas las entidades financieras ya no solo en calendarios, sino también en los plazos. Las emisiones con vencimiento en dos y tres años han ganado fuerza, frente a los cinco y siete años anteriores.

.

Normas
Entra en El País para participar