Brookfield amplía su cartera en España y adquiere un hotel en Madrid por 175 millones

El complejo incluye 3.700 metros cuadrados de oficinas y un parking de 547 plazas

Entrada del hotel Princesa Plaza adquirido por Brookfield.
Entrada del hotel Princesa Plaza adquirido por Brookfield.

El fondo canadiense Brookfield sigue ampliando su huella en España. Tras cerrar la compra de cuatro hoteles de la cadena Selenta (dos en Barcelona, uno en Marbella y otro en Tenerife) por 440 millones de euros en julio de 2021, esta mañana ha hecho pública la adquisición del complejo Triángulo Princesa, situado en el centro de Madrid junto a El Corte Inglés de Princesa.

El complejo, con una superficie de 63.000 metros cuadrados, cuenta con un hotel de cuatro estrellas con 423 habitaciones, un edificio de oficinas vacío de 4.600 metros cuadrados, seis locales comerciales y un aparcamiento con 547 plazas. En una nota, JLL, que ha actuado como uno de los asesores de venta, destaca que “el entorno inmediato y la conectividad del activo se ven favorecidos por su proximidad a la Plaza de España que, tras una reforma integral, fue reabierta al público en noviembre de 2021 con 70.000 metros cuadrados de nuevas zonas peatonales y espacios verdes”.

La historia del complejo ha sido muy accidentada desde que estalló la Gran Recesión. El primer cambio de manos se produjo en 2010, cuando Metrovacesa, asfixiada por el crac inmobiliario, le vendió el complejo al fondo Continental Property Investor (CPI), que incluía el hotel (gestionado con la marca Husa de Joan Gaspart), el edificio de oficinas y el parking, por un precio cercano a los 120 millones de euros. Desde esa venta todo fueron problemas: Husa, que finalmente presentó concurso de acreedores en 2021, salió de la gestión (Marriott la tuvo entre 2016 y 2020), y CPI también presentó concurso en 2014. No fue hasta 2018 cuando Colony NorhStar, un fondo de inversión estadounidense, aprovechó la debilidad de CPI para hacerse con todas sus propiedades en España.

En la venta acelerada del inmueble ha tenido mucha influencia la fiebre hotelera en Madrid con la entrada masiva de operadores en busca de oportunidades: Marriott con el nuevo Edition, Four Seasons con el complejo Canalejas, Mandarin estrenando la reforma del Ritz o Rosewood, la gestora del nuevo hotel Villa Magna. Otro de los activos que puede cambiar de manos en las próximas semanas es el hotel Miguel Ángel, también situado en el centro de Madrid. El activo, propiedad del empresario británico-iraquí Nadhmi Auchi y gestionado por Bluebay, podría pasar a manos de Stoneweg y Bain Capital, tal y como publicó Cinco Días el pasado 24 de mayo. Las conversaciones, que estaban muy avanzadas, han encallado ante el precio de salida de la operación, en torno a los 200 millones de euros, que por ahora la propiedad no está dispuesta a rebajar.

Fuentes cercanas a la negociación remarcan que los posibles compradores que han presentado ofertas han solicitado, como mínimo, una rebaja de al menos 40 millones de euros, que es el coste estimado de la reconversión integral de las 267 habitaciones y de las zonas comunes de todo el edificio.

Crecimiento de la inversión en ciudades

La inversión en hoteles repuntó con fuerza en el primer trimestre. Entre enero y marzo se transaccionaron 37 inmuebles por 995 millones de euros, lo que supone triplicar los resultados obtenidos entre enero y marzo de 2021, según el último informe de CBRE.

Y el peso de los activos situados en ciudades ha crecido signficativamente. Los hoteles vacaciones sumaban a finales de marzo el 57% de las operaciones frente a un 43% de los destinos urbanos, gracias al empuje de Madrid y Barcelona como enclaves para atraer viajeros. Baleares concentró el 24% de la inversión, seguida muy de cerca por Madrid (22%), Canarias (15%) y Barcelona (15%).

Normas
Entra en El País para participar