Los dueños del Villa Magna prevén un boom del turismo en Madrid para finales de año

Anticipan una subida de precios por la competencia con Ritz o Four Seasons. Auguran tarifas de 700 euros por habitación.

Borja Escalada, consejero delegado de RLH Properties
Borja Escalada, consejero delegado de RLH Properties

La compañía mexicana RLH Properties cerró a finales de 2018 la que hasta ahora ha sido la compra más cara de un hotel: adquirió al grupo turco Dogus el hotel Villa Magna en Madrid por 210 millones, lo que suponía otorgarle un precio de 1,4 millones de euros por cada una de las 150 habitaciones del hotel. Tres años después, con el impacto devastador de la pandemia del coronavirus aún fresco, la firma se reafirma en su apuesta por este activo, que se reinaugurará en otoño. “Creemos que el Villa Magna tiene un gran recorrido. Sabíamos que el lujo iba a llegar a Madrid, ya que era una de las grandes capitales europeas en las que menos hoteles de este segmento y precios elevados había”, recalca Borja Escalada, consejero delegado de RLH Properties, en una entrevista con CincoDías. En su opinión, el factor que ha desencadenado esa tormenta perfecta ha sido la llegada masiva de grandes proyectos hoteleros internacionales a Madrid. “La competencia nunca es mala y va a empujar al alza las tarifas”, reconoce Escalada, que el turismo de lujo en Madrid tiene margen para seguir creciendo.

Si al comprar el hotel Villa Magna la tarifa media por habitación se situaba en 500 euros, Escalada augura que en el otoño de 2021, la fecha prevista para la reapertura tras dos años de reformas, los precios pueden rondar los 700 euros, en línea con otros hoteles del mismo segmento, como el Ritz o el Four Seasons.

Esa alza del 40% en tres años se ha producido por la profunda reforma acometida en el hotel, en línea con los estándares de lujo del nuevo activo (tendrá un restaurante del chef Jesús Sánchez, con tres estrellas Michelin), la entrada de la estadounidense Rosewood como gestora del activo (que también gestiona otras propiedades en México) y por la llegada de otros proyectos icónicos del lujo a Madrid. El Four Seasons Canalejas o el nuevo Ritz, tras tres años de reforma, ya están en funcionamiento y el año que viene se unirán a la lista el hotel W, enfrente del complejo Canalejas, y un hotel de cinco estrellas de la marca Edition, que será gestionado por Marriott. Escalada señala que el hotel Villa Magna cuenta con un gran número de turistas latinoamericanos y europeos “muy fieles” y que eso es una ventaja frente a la competencia.

El 23,5% del pasivo se lo lleva el hotel en Madrid

La compañía tenía 350 millones de euros de deuda al cierre del primer trimestre de 2021, de los que la parte más importante procede de la reforma del hotel Villa Magna. En concreto, adeudaba 82,5 millones (un 23,5% del total). El crédito vence en el año 2033 y fija un interés del 2% más el euríbor a seis meses.

Normas
Entra en El País para participar