Energía

Así es el plan alemán para darse de baja del gas ruso y no pasar frío este invierno

Planta flotante de regasificación
Planta flotante de regasificación

Alemania ha empezado a tomar y materializar medidas para aumentar las importaciones de gas natural licuado (GNL) a medida que es más evidente que deberá renunciar al suministro ruso por gasoducto. La solución inmediata la ha encontrado alquilando cuatro unidades flotantes de almacenamiento y regasificación (FSRU) y eligiendo el puerto de Wilhelmshaven, en el Mar del Norte, como primer centro de de manipulación del combustible que permitirá que los alemanes no pasen frío este invierno y su economía se vea lo menos afectada posigle.

La demanda de FSRUs ha aumentado considerablemente a medida que los gobiernos de toda Europa se esfuerzan por encontrar formas rápidas de conseguir más gas. Son una parte clave de la estrategia de Alemania com paso intermedio a la construcción de más terminales permanentes de GNL.

La mayor economía de Europa depende actualmente del gas ruso canalizado por casi un tercio de su suministro, importaciones que ascendieron a 142.000 millones de metros cúbicos (bcm) en 2021. Berlín ha dicho que podría tardar hasta el verano 2024 para dejar de depender del gas ruso.

Alemania se comprometió hoy a fletar dos FSRU a través de la empresa Uniper y a dos acuerdos de 10 años con el operador de buques noruego Hoegh, que se completarán en septiembre u octubre, y que serán operados por RWE. Será el puerto de aguas profundas de Wilhelmshaven el primero en recibir gspor vía marítima en el invierno de 2022/23, al que seguirá en breve el puerto de Brunsbuettel, en Schleswig-Holstein.

El Ministerio de Economía dijo el pasado fin de semana que quería cuatro FSRU para acelerar la diversificación energética del país tras la invasión rusa de Ucrania.

El ministro de Economía, Robert Habeck, dijo a los periodistas en Wilhelmshaven que las terminales formaban parte del plan "para independizarse del chantaje de Rusia. Un día como hoy me hace confiar en que puede funcionar", dijo.

El gobierno ha destinado 2.940 millones de euros a las FSRUs y planea aprobar en breve la legislación para dar permisos a la infraestructuras. "Creo que la fecha de finales de 2022, principios de 2023, es técnicamente realista para la puesta en marcha del punto de desembarco de GNL", dijo Hanns Koenig, analista de Aurora Energy Research. "Pero hay que conseguir el gas". Habeck ha visitado recientemente países productores de gas como Noruegay Qatar, en busca de alternativas a Rusia.

El primero de los FSRU alemanes se anclará en Wilhelmshaven, con una capacidad de 7.500 millones de metros cúbicos al año, equivalente al 8,5% de la demanda total de gas de Alemania. Los otros tres tendrán una capacidad mínima de 5.000 millones de metros cúbicos cada uno.

El gas que llegue a Wilhelmshaven se introducirá en la red de gasoductos de Alemania a través de los enlaces que proporcionará Niedersachsen Ports GmbH & Co. KG (NPorts) y en estrecha colaboración con Uniper, que invierte 65 millones de euros (68,82 millones de dólares) en el proyecto.

Normas
Entra en El País para participar