Inversión pública

El Gobierno aspira a traer a España la fabricación de chips con el Perte de 11.000 millones

Pretende recomponer la cadena de suministros de chips. El proyecto está alineado con el plan de la UE para que Europa fabrique el 20% de los chips para 2023

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración de la segunda edición del foro económico español ‘Wake Up, Spain!.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la inauguración de la segunda edición del foro económico español ‘Wake Up, Spain!.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer la próxima aprobación de un nuevo proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) sobre microchips y semiconductores dotado con 11.000 millones de euros de inversión pública. El objetivo, aseguró, es situar a España a la vanguardia del progreso industrial dentro del contexto de transformación digital. Y defendió que “nuestro país no va a perder la carrera de la tecnología, sino todo lo contrario”.

Este nuevo Perte, que se espera que sea aprobado por el Consejo de Ministros en las próximas semanas, está alineado con el plan europeo anunciado por la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, el pasado febrero, que prevé movilizar más de 43.000 millones de inversiones públicas con el objetivo de que para 2030 el 20% de los chips mundiales se fabriquen en Europa, lo que supondrá tener que multiplicar por cuatro la fabricación actual, que apenas alcanza hoy el 10% del mercado.

La mayor parte de esas inversiones (30.000 millones) ya está comprometida por parte de Bruselas y los Estados miembros entre el presupuesto comunitario y los fondos de recuperación. Además, a ese paquete, la Comisión quiere añadir 11.000 millones para “financiar el liderazgo tecnológico en capacidades de investigación, diseño y fabricación” y otros 2.000 millones más de un nuevo fondo (denominado “fondo de chips”) para dar apoyo a empresas en proceso de crecimiento y a las pymes. El anuncio de la Comisión Europea fue anterior al compromiso anunciado ayer por Sánchez, por lo que es probable que el Perte español suponga un incremento neto de la inversión europea en este área.

“Los semiconductores son un elemento básico de todos los sectores y adquieren una importancia geoestratégica mundial en un contexto de transformación digital”, destacó Sánchez durante su intervención en la segunda edición del foro Wake Up Spain!, un simposio organizado por El Español, Invertia y D+I, donde hizo el anuncio.

Carrera tecnológica

Sánchez defendió que España no va a perder la carrera de la tecnología más avanzada, sino todo lo contrario: “El Gobierno quiere que nuestro país se sitúe a la vanguardia del progreso industrial y tecnológico”, insistió. Y en ese objetivo “este Perte es una gran apuesta”. “Es ambiciosa y audaz” ya que busca atraer inversiones en la industria de los semiconductores y tecnologías relacionadas, que serán clave para alcanzar la autonomía estratégica ansiada a nivel europeo.

Ni Sánchez ni el Ministerio de Economía, quien liderará el Perte y lo gestionará a través de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones e Infraestructuras Digitales, ofrecieron ayer más detalles sobre el proyecto. Se desconoce si el Ministerio de industria, que tradicionalmente se ha ocupado de los proyectos ligados a este sector, tendrá algún papel, aunque incluyó en el Perte del vehículo eléctrico y conectado la previsión de inversiones en chips como un componente más.

Tampoco se sabe si el Gobierno ha cerrado algún acuerdo con algún fabricante de chips para que establezca alguna fábrica en España. Y queda por aclarar también de dónde saldrán los 11.000 millones, que si bien provendrán del Plan de Recuperación Europeo, habrá que ver si de las partidas que se canalizarán a fondo perdido o en préstamos.

Desde Economía sí advirtieron de la importancia que desde el Gobierno le quieren dar a este proyecto estratégico, “pues de todos los Perte anunciados (y aprobados) es el que cuenta con más inversión pública”.

Dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, el Ejecutivo ha aprobado ya nueve proyectos estratégicos: vehículo eléctrico, salud, energías renovables, agroalimentario, nueva economía de la lengua, economía circular, industria naval, aeroespacial y digitalización del agua, con los que espera movilizar 56.000 millones, 19.000 de ellos de los fondos europeos. Además, ha anunciado otros dos, el citado de los microchips y el de la economía social de los cuidados.

Fuentes del sector aseguran a CincoDías que teniendo en cuenta el volumen de la inversión anunciada por el Gobierno en este Perte “es muy probable que estemos hablando de que el objetivo es producir en España chips de 25-30 nanómetros para la producción de coches, electrodomésticos y productos de economía de consumo”. Al parecer el Ejecutivo ya ha mantenido contactos con varios fabricantes, algunos especializados en ese tamaño de chips, que requiere fábricas menos costosas.

En el sector, no se ve posible que España pueda optar por una fábrica con tecnología de vanguardia de 2 o 5  nanómetros, que implican inversiones que rondan los 20.000 millones de euros. Y se da por hecho que ni TSCM ni Samsung, los líderes en fabricar los chips de última generación, estarán en el proyecto, ya que ninguna de las dos ha incluido a Europa hasta ahora en sus planes de expansión.

En España, se respiró desilusión cuando Intel anunció en marzo que invertirá más de 33.000 millones en la UE y no concretó ninguna inversión en España. Solo su intención de crear laboratorios conjuntos con el Centro de Supercomputación de Barcelona (BSC) centrados en computación avanzada. Por contra, comprometió 17.000 millones para levantar en Alemania una megafábrica que producirá chips avanzados de 2 nanómetros, otros 12.000 millones para ampliar su planta en Irlanda y 4.500 millones para instalaciones de back-end en Italia.

Cadena de suministro

Danny Moreno, presidente de la Asociación Industrial de Semiconductores de España (Aesemi), dijo ayer que están “muy satisfechos por el anuncio del Perte, que busca impulsar en España la industria estratégica de semiconductores”. “Apoyamos el anuncio”, aseguró, al tiempo que indicaba que han planteado más de 50 propuestas a la consulta pública del 29 de marzo del Ministerio de Industria, que ha hecho dos manifestaciones de interés sobre la industria de los chips.

Moreno cree que la aspiración del Gobierno es la de recomponer la cadena de suministros de chips, y defendió que con este Perte “debería fortalecerse todo el ecosistema de la industria de los semiconductores para que alimente a su vez a todas las industrias de España, a fin de que puedan competir mejor en un  mundo hiperconectado”. Así, desde el sector se apuesta porque el Gobierno potencie actividades como el diseño, montaje o encapsulado de chips. Aunque el directivo mostró su apoyo al Ejecutivo, cree que habría que “hacer más” y haberlo hecho antes, y afirmó que está convencido de que esta inversión anunciada es la primera de otras que vendrán.

Normas
Entra en El País para participar