Energía>

Alemania nacionalizará temporalmente la filial de Gazprom en su país

La medida se produce después de que el gigante ruso del gas abandonara la filial alemana sin buscar la aprobación del gobierno

Rótulo de las oficinas de Gazprom en Alemania
Rótulo de las oficinas de Gazprom en Alemania REUTERS

El Gobierno de Alemania nacionalizará temporalmente una filial de Gazprom en su país, con el objetivo de salvaguardar la seguridad del suministro de gas. Así lo ha confirmado el ministro de Economía alemán, Robert Habeck, que ha explicado que Gazprom Germania, propietaria del proveedor de energía Wingas y de una empresa de almacenamiento de gas, estará bajo la tutela del regulador de energía alemán hasta el 30 de septiembre. La medida se produce después de que el gigante ruso del gas abandonara la filial alemana sin buscar la aprobación del gobierno, violando la ley alemana, aseguró el ministro. 

Todos los derechos de voto en la empresa pasarán al regulador, el Bundesnetzagentur, ha señalado Habeck en una conferencia de prensa. ""Este paso es obligatorio. La orden de la administración del fideicomiso sirve para proteger la seguridad y el orden público y para mantener la seguridad del suministro", ha afirmado Habeck. El ministro agregó que la seguridad del suministro estaba actualmente garantizada en un momento de crisis en los lazos energéticos entre Alemania y Rusia a raíz de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

En este sentido, el Bundesnetzagentur asumirá el control temporalmente y tendrá derecho a destituir ejecutivos, contratar personal nuevo y preguntar a la gerencia cómo proceder. “Nuestro objetivo será dirigir Gazprom Germania en interés de Alemania y Europa”, aseguró en un comunicado Klaus Mueller, jefe de Bundesnetzagentur. Gazprom no dio detalles ni explicaciones sobre su decisión de terminar su participación en Gazprom Germania y todos sus activos, que incluyen subsidiarias en Gran Bretaña, Suiza y la República Checa.

En Alemania, la principal economía del bloque, las importaciones rusas suponen entre un 60% y un 65% del total del gas consumido. En este sentido, el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, rechazó el lunes la posibilidad de apoyar un embargo de la UE sobre las importaciones de gas ruso: "Está claro que debemos poner fin lo más rápido posible a todos los lazos económicos con Rusia. Debemos planificar sanciones duras, pero el gas no se puede sustituir a corto plazo. Nos infligiríamos más daño a nosotros mismos que a ellos".

Gazprom Germania opera la instalación de almacenamiento de gas más grande de Alemania en la ciudad norteña de Rehden, en el estado de Baja Sajonia. El sitio es considerado clave para la seguridad energética de Alemania: “El gobierno federal está haciendo lo necesario para garantizar la seguridad del suministro en Alemania”, afirmó Habeck en un comunicado el lunes. “Esto también significa que no permitimos que las infraestructuras energéticas en Alemania estén sujetas a decisiones arbitrarias del Kremlin”.

Normas
Entra en El País para participar