Europa pagará el gas ruso en euros, pero lo convertirá a rublos

Las transacciones se tendrán que realizar a través del banco de la empresa estatal rusa de gas Gazprom

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una reunión el 28 de marzo
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una reunión el 28 de marzo Europa Press

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó ayer un decreto que establece que los compradores de gas ruso de los considerados como países hostiles –la UE, Reino Unido y EE UU, entre ellos– deben pagar las exportaciones de gas en rublos a partir de hoy, y que los contratos se suspenderán si estos pagos no se realizan de esta forma. El mandatario ruso añadió que los clientes deben abrir dos cuentas bancarias en Rusia, una en moneda extranjera y otra en rublos. Moscú adelantó que las transacciones se llevarían a cabo a través de Gazprombank, la filial bancaria de la empresa estatal de gas rusa Gazprom y una de los pocos bancos que se ha librado de las sanciones –por ser uno de los canales principales para la compra de crudo y gas por de Occidente–.

El Kremlin informó de que para hacer las compras los países tendrán que depositar euros o dólares en cuentas de Gazprombank, que recibirán la denominación especial “K”. Posteriormente, el banco se encargará de cambiar las divisas a rublos para luego hacer el pago a la empresa de gas. La no adhesión a este régimen, no obstante, sería considerada por Rusia “incumplimiento de contrato”, según advirtió el mandatario. En definitiva, se trata de una artimaña para evitar la devaluación del rublo frente a otras divisas como el dólar y el euro.

El líder ruso aseguró el miércoles al primer ministro italiano, Mario Draghi, y al canciller alemán, Olaf Scholz, que los contratos existentes se mantendrían intactos. No obstante, los mandatarios europeos han mostrado desconfianza frente al modelo planteado por el Kremlin, aunque aclararon que no creen que el cambio genere mayores disrupciones en el suministro o en los contratos actuales.

En este sentido, Scholz respondió a Putin reiterando que los pagos alemanes por el gas ruso se realizarán en euros, y dejó claro que Alemania no está dispuesta a cambiar la forma de pago. “Qué es lo que pretende Putin, lo analizaremos, pero lo que está en vigor para las empresas es que pueden pagar en euros y así lo harán,” aseguró el mandatario germano.

A pesar del revuelo que causó el anuncio, los funcionarios del Kremlin tampoco parecen creer que represente un cambio drástico. “De facto, no habrá cambios para los destinatarios del gas ruso que pagan por estas entregas. En cualquier caso, compran rublos utilizando la misma moneda especificada en los contratos. Rusia sigue comprometida con todas sus obligaciones en virtud de los contratos y acuerdos existentes, en términos de cantidad, precio, etcétera”, aseguró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Rusia suministra más de un tercio del gas europeo. Asimismo, más del 50% de sus contratos de gas a largo plazo se liquidan en euros. En este contexto, y ante la amenaza de un posible corte de suministro como represalia rusa por las sanciones, algunos países contemplan tomar medidas para protegerse. Alemania y Austria han anunciado que entrarán en un estado de alerta energética para estar preparados ante posibles cortes, mientras que Italia y Grecia evalúan el impacto de las medidas rusas sobre sus sistemas energéticos.

 

 

Normas
Entra en El País para participar