Así afecta la inflación a los europeos en función de su renta

Hay un diferencial de precios de hasta un punto porcentual entre las personas más y menos acaudaladas

Un hombre comprando en el mercado de la plaza de Lugo de A Coruña.
Un hombre comprando en el mercado de la plaza de Lugo de A Coruña. EFE

La subida de los precios lleva meses sin dar tregua. Primero fueron los problemas en las cadenas de suministro, después el encarecimiento de la energía y ahora la guerra en Ucrania. Todos estos problemas han disparado la inflación a máximos históricos. En la eurozona repuntó hasta el 5,1% en enero, la cifra más alta de la que se tiene registro. En España llegó al 7,4% en febrero, algo no visto desde 1989.

La Comisión Europea ha calculado que como resultado de la invasión de Kiev, los precios aumentarán hasta un punto más a lo largo de 2022. Y aunque todas las familias se verán afectadas por el encarecimiento de los bienes y servicios, serán las más pobres las que peor lo pasen. Esa es la advertencia de CaixaBank Research, que según un informe publicado este martes, señala la existencia de un diferencial de 0,8 puntos porcentuales de inflación en bienes de primera necesidad entre las personas con rentas más bajas y las más altas. Se trata de la máxima diferencia en al menos una década.

La inflación de los bienes de primera necesidad fue cercana al 7% en diciembre, descontando la gasolina. Sin embargo, según las estimaciones de la entidad, la cifra aumenta hasta el 7,3% para el sector con menos poder adquisitivo, y baja hasta el 6,5% para aquellos que están en el escalafón más alto.

Las cifras son similares en todos los países europeos, aunque destaca el caso alemán por contar con el diferencial más pronunciado. Aquí las rentas más bajas presentan una proporción de gasto en bienes de primera necesidad notablemente más elevada que la media de la eurozona y que el resto de sus principales socios, incluido España. En cualquier caso, CaixaBank estima que para final de año la brecha por rentas aumentará hasta alcanzar el punto porcentual.

Según Eurostat, los hogares con menor renta concentran el 13% de su gasto en alimentos y en torno al 20% en vivienda, gas, electricidad o calefacción. En contraste, estas cifras caen al 10% y 5% respectivamente entre los hogares con mayor poder adquisitivo. El problema se agudiza porque en el último año los componentes que engloban los bienes y servicios considerados de primera necesidad, como alimentos, electricidad y calefacción, pasaron de una inflación de apenas un 0,5% en enero a casi un 7% en diciembre, tasa que asciende al 9,2% si se incluye la gasolina.

El repunte se produce en un momento en el que las economías no se han recuperado del impacto negativo de la pandemia. Los países del bloque han puesto en marcha diversas iniciativas para paliar el impacto, en particular para compensar el aumento de la factura eléctrica. No obstante, CaixaBank señala que solo son medidas paliativas que pueden compensar, “momentáneamente”, el aumento.

El corte total del suministro de gas ruso podría anular el crecimiento europeo

El corte total del flujo de gas natural ruso hacia a Europa podría restar al menos cuatro puntos porcentuales al crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de la eurozona este año y lo dejaría en 0, según la compañía francesa de seguros para el comercio exterior (Coface). En un análisis del impacto de la guerra en Ucrania y de las sanciones impuestas a Rusia, advierte de que ese recorte es el que se daría asumiendo que hay posibilidades para reemplazarlo por otras fuentes de energía y de racionar el aprovisionamiento de gas donde sea menos dañino para la economía.

Sustituir totalmente el suministro de gas natural ruso a Europa, que equivale al 40% del consumo europeo total, es "virtualmente imposible a corto y medio plazo", advierte la compañía gala, por lo que Europa es la región del mundo más expuesta a las consecuencias de que se suspenda el suministro.

El febrero la Comisión Europea recortó al 4% sus previsiones de crecimiento del PIB de la eurozona este año, mientras que situó la inflación al cierre del ejercicio en el 3,9%. Según Coface, el aumento de los precios de las materias primas podría sumar 1,5 puntos porcentuales más al alza de la inflación.

Pero no hay región del mundo que no se vea afectada por el impacto económico de este conflicto bélico lanzado a gran escala por Rusia el pasado 24 de febrero. La empresa francesa advierte que en el caso de Moscú, la economía caerá en recesión, con un descenso del 7,5% este año.

Normas
Entra en El País para participar