Tecnología

Proveedores españoles de ‘cloud’ se unen frente a los gigantes de EE UU

Nueve empresas crean la asociación Apecdata para impulsar la soberanía europea de datos. Buscarán vías de colaboración entre ellos desde un punto de vista operativo, como la compra de energía, el intercambio de soluciones técnicas y el impulso del 'cloud' federado

Centro de datos de Sarenet en el parque tecnológico de Zamudio.
Centro de datos de Sarenet en el parque tecnológico de Zamudio.

Nueve compañías nacionales de cloud y centros de datos han puesto en marcha la Asociación de Proveedores Españoles de Cloud y Data Center (Apecdata) para unir fuerzas y reivindicar el papel que este tipo de empresas puede jugar para recuperar la soberanía digital europea y no depender de los gigantes tecnológicos estadounidenses como Amazon, Microsoft o Google, entre otros. Todo ello en un momento en que la batalla comercial por el mercado cloud es crítico, dado el importante papel que juegan las tecnologías cloud, que sustentan la aceleración de la transformación digital de las economías y las sociedades. Y es que si en 2020 este mercado cloud europeo movió 53.000 millones de euros, se espera que en 2030 alcance los 560.000 millones, con una tasa media de crecimiento interior superior al 25%, según la información que maneja Euclidia (European Cloud Industrial Alliance).

“Nuestra misión es transmitir al mercado la importancia de la cercanía y de los criterios europeos de protección de datos en el proceso de transformación digital de las organizaciones. Buscamos contrarrestar esa predominancia de la oferta cloud de las empresas estadounidense, haciendo valer nuestra posición, aunque seamos pequeños, con un servicio muy cercano al cliente, con reglas europeas, evitando que la tecnología y la incorrecta utilización de los datos vayan por delante de los derechos personales como ya sucede en otros lugares del planeta”, asegura Roberto Beitia, presidente de Sarenet y presidente de la nueva asociación.

Además de la vasca Sarenet, Apecdata cuenta en su arranque con ocho empresas más: Gigas, Comvive, Espanix, Grupo Trevenque, Hispaweb, Idecnet, IPcore y Swhosting. Compañías que no alcanza los 100 millones de euros entre todas ellas. La asociación confía en que se incorporen otras organizaciones que comparten los mismos objetivos e inquietudes. “No esperamos que se sumen algunas, con grandes datacenter, porque tienen acuerdos con algunos de los gigantes tecnológicos estadounidenses”, continúa Beitia. El directivo no da nombres, pero es fácil pensar que una de estas compañías es Telefónica, que recientemente ha sellado acuerdos con Microsoft, Google y Oracle para que estas utilicen sus infraestructuras en España para lanzar sus regiones cloud en el país.

Los socios de Apecdata reconocen que la batalla que emprenden es muy compleja, porque los gigantes del cloud estadounidenses y chinos (Alibaba también es fuerte en este mercado) cuentan con una oferta tecnológica difícil de igualar. “Somos David contra Goliat, pero estamos acostumbrados a pelear con gigantes y aquí seguimos. Y lo que perseguimos es proteger la industria europea, que no nos barran y que la dependencia hacia los proveedores no europeos no sea total; que haya una alternativa local y europea”. Desde la asociación defienden que la oferta de los proveedores nacionales, basada en software abierto, cubre mucha de la demanda actual, y subrayan “la proximidad y calidad de servicio” como valor añadido de sus propuestas de mercado.

Por eso, añaden que la labor de la asociación “es sensibilizar a las personas y organizaciones sobre la privacidad de los datos, ya que el momento actual resulta vital para la definición de las reglas sobre las que se quiere jugar a la hora de confiar los datos a un tercero”. La asociación está volcando su actividad en estos momentos en el ámbito legal para demostrar al mercado la importancia de trabajar en un perímetro de datos confiable a la hora de llevar aplicaciones empresariales, o datos, a la nube. “La cuestión es especialmente importante cuando se trata de organizaciones que manejan datos sensibles como los servicios de salud o administraciones locales, entre otros, si bien los criterios que se pretenden difundir para la gobernanza de datos son aplicables a cualquier tipo de organización y a cualquier tipo de dato, ya sea empresarial o personal”, remarcan.

Mismos objetivos de Gaia-X

Apecdata coincide plenamente con los objetivos de Gaia-X, una organización europea sin ánimo de lucro puesta en marcha en 2019 que busca una soberanía tecnológica sostenible en la nube que suponga una alternativa segura en el mercado y otorgue capacidad de control de acceso y reutilización para aquellos que producen sus datos.

“Nuestro objetivo, al igual que el de Gaia-X es asegurar la disponibilidad de datos, la interoperabilidad, la portabilidad y que las empresas cumplan con los estándares y valores europeos. Se trata, en definitiva, de que los datos que se generen en Europa se queden en el continente, se rijan por las leyes de la UE y no dependan de multinacionales extranjeras que los utilicen para generar un beneficio que posteriormente no revierte en las propias arcas europeas”, continúan desde la nueva asociación española.

Como destacan desde Apecdata, el dato está en el epicentro de cualquier infraestructura digital que pretenda afianzarse y ser competitiva en las grandes transformaciones que las tecnologías digitales están provocando en el mundo actual. Según datos de European Data Market Study, se calcula que para el 2025, la economía del dato en España podría alcanzar los 54.400 millones de euros y representar el 4,1% del PIB nacional, “siempre y cuando se cree un entorno legal, político y de financiación adecuado”.

Pero Beitia insiste en que quieren “sensibilizar a los clientes de la importancia de tener proveedores locales que respeten al 100% las reglas de protección de datos. La gente no es consciente de en qué peligros se mete al contratar a proveedores de fuera de Europa. Se fijan en cuestiones técnicas, pero no reparan en temas de fuga de información o del incumplimiento de algunos requisitos ligados a la privacidad. Hay mucho desconocimiento”, explica mientras recuerda cómo el Tribunal de Justicia de la UE falló en julio de 2020 en contra del acuerdo sellado para la transferencia de datos de ciudadanos europeos a EE UU negociado por la Comisión Europea con Washington en 2016, conocido como Privacy Shield o Escudo de privacidad, al concluir que no garantiza el nivel de protección de datos que exigen las reglas de la Unión Europea.

En su sentencia, la justicia europea advirtió de que no halló en el acuerdo limitaciones al uso de los datos en el marco de determinados programas de vigilancia, ni que tampoco encontró garantías suficientes para proteger a los ciudadanos no estadounidenses y evitar que sean objeto de tales programas.

Desde Apecdata buscarán vías de colaboración entre los asociados desde un punto de vista operativo, como la compra de energía (un elemento muy importante en el sector del cloud y datacenter), el intercambio de soluciones técnicas e impulso del cloud federado, “pues la tendencia ahora es tener los servicios en más de un centro para garantizarse la redundancia y la fiabilidad”, dice.

Sin un Airbus de la nube

Desde la asociación española coinciden con Euclidia en que, como apunta esta última, “a pesar de no contar con un Airbus de la nube ni proveedores equivalentes a las grandes tecnológicas en términos de tamaño o capitalización, “el ecosistema europeo cloud, formado por varios cientos de empresas, es perfectamente capaz de satisfacer la mayoría de las necesidades clave del mercado, tanto en relación al rendimiento, el precio, la seguridad o la protección de datos. Este ecosistema lleva incluso ventaja cuando se trata de dirigirse a los nativos cloud, o con relación al 5G virtualizado”.

También comparten otra idea y es que los gigantes del cloud estadounidense y chinos mantienen una competencia cuestionable porque se han beneficiado del generoso (y envidiable) apoyo público estadounidense o del Gobierno chino. Por ejemplo, un informe de McKinsey de julio de 2018 descubrió que, en China, el 64% del gasto en la nube pública se canalizó hacia los proveedores de servicios cloud chinos. “Mientras tanto, en Europa, a los actores de la UE no se les ofrece ningún tipo de acceso privilegiado a las contrataciones públicas europeas, ya que hasta ahora no se ha aplicado nada parecido a una Buy european tech act”, señalan desde Euclidia. Beitia asegura, por su parte, que entre los objetivos de la asociación española está reclamar este tipo de apoyo de las administraciones públicas nacionales y autonómicas. “Si la justicia europea ya ha dicho que la protección que brinda la regulación de EE UU no es suficiente, en los pliegos de condiciones de las administraciones deberían contemplar esta cuestión y apoyar la tecnología de los proveedores locales y europeos”.

Otro punto que critica Euclidia y Apecdata tiene que ver con la “asignación gratuita de créditos cloud, que es una fuente masiva de distorsión de las condiciones de competencia”, según explica a CincoDías Yann Lechelle, CEO de Scaleway, una de las empresas europeas que forma parte de Euclidia. Este apunta que cada año, en Europa, los proveedores de servicios cloud líderes distribuyen miles de millones de euros a startups, pymes, desarrolladores, universidades o estudiantes, lo que contribuye (…) a crear una dependencia progresiva pero prácticamente irreversible para los destinatarios (…) Se trata de un destructor radical de la competencia. Esto caracteriza perfectamente el comportamiento de un gatekeeper”, añade Lechelle.

Desde Apecdata dicen sufrir también este tipo de práctica en España, “y es algo muy grave, porque los gigantes tecnológicos saben que esta es una vía para captar clientes muy buena; no les importa sembrar (dar gratis algunas soluciones y servicios) para fidelizarles de cara al futuro, pues saben que una vez que se habitúan a trabajar con ellos y, a medida que pasa el tiempo, es demasiado tarde para cambiar, pues el trastorno que les crea es tan grande que no les merece la pena”. Beitia cuenta que en el País Vasco hay un programa público para promocionar la digitalización entre empresas tecnológicas nacientes y para hacerlo han llegado a un acuerdo con Amazon Web Services que les ofrece gratis espacio en su cloud. “Si se trata de promocionar la digitalización de las empresas locales, que sea con proveedores tecnológicos que pagan sus impuestos localmente”, sostiene Beitia.

En Europa, un estudio reciente del grupo de investigación Synergy reveló que, en los últimos cuatro años (2017-2021), la cuota de mercado de los proveedores europeos de servicios cloud disminuyó desde el 27% a bastante menos del 16%. Amazon, Microsoft y Google representan hoy en torno al 70% de cuota de mercado y sigue subiendo. El mayor proveedor de tecnología cloud en Europa es Deutsche Telekom, con un 2%. “Está claro que el mercado está sesgado y desequilibrado”, coinciden ambas asociaciones.

Normas
Entra en El País para participar