Cambio de normativa

Las grandes sicavs esquivan el cambio fiscal y siguen tributando al tipo mínimo

La gran parte de los pequeños entramados familiares serán liquidados

Sandra Ortega rectifica y opta por la disolución y por crear una SL

El fundador de Pronovias, Alberto Palatchi, junto a Juan Abelló; Sandra Ortega; Antonio Hernández, fundador de Ebro Foods; Juan March de la Lastra y Rafael del PIno.
El fundador de Pronovias, Alberto Palatchi, junto a Juan Abelló; Sandra Ortega; Antonio Hernández, fundador de Ebro Foods; Juan March de la Lastra y Rafael del PIno.

Las sicavs españolas con más patrimonio bajo gestión mantendrán el statu quo previo a todo el ruido político que ha sobrevolado a este tipo de vehículos de inversión en los últimos años y que ha acabado, por ahora, en una modificación de la ley antifraude según la cual solo pueden acogerse al régimen impositivo de los fondos de inversión –con un tipo del 1% en el Impuesto sobre Sociedades– aquellas sicavs que tengan al menos 100 socios con una inversión mínima de 2.500 euros cada uno.

Un cambio fiscal que sí que ha puesto patas arriba a las sicavs más pequeñas, pertenecientes mayoritariamente a entramados familiares que no cumplen las condiciones exigidas y que durante años se han beneficiado del uso de inversores mariachis para lograr una fiscalidad menos gravosa.

Gesprisa, la sicav del fundador de Pronovias, Alberto Palatchi, convertida tras la fusión con Herprisa en el vehículo de capital variable con mayor patrimonio en España – 990,2 millones– mantendrá su tributación al 1% gracias al incremento en su número de socios: 342, si bien hay accionistas con más del 20% del capital.

También lo seguirán haciendo las tres sicavs de la familia March – Torrenova, Cartera Bellver y Lluc Valores– y abiertas al público general, que suman un patrimonio total de más de 1.500 millones de euros. La mayor de todas, Torrenova, cuenta con 4.364 socios.

Algunos de los miembros de la familia Del Pino, principales accionistas de Ferrovial, continuarán beneficiados, por su parte, por el tipo mínimo de Sociedades en sus dos vehículos Allocation y Chart Inversiones, en los que no participa Rafael del Pino. Ambos suman un patrimonio de 857 millones. También seguirá tributando al 1% Swift Inversiones, la sicav de Leopoldo Del Pino.

Otros de los vehículos que se mantienen así son Cartera Mobiliaria, de la familia Botín; Soixa, de Antonio Hernández, fundador de Ebro Foods; los dos vehículos de Ram Bhavnani: Kalyani y Bombay Investment Office; Lierde –ligada al expresidente de Telefónica César Alierta–, Arbarín e Inversiones Naira, de Juan Abelló, o La Muza Inversiones, de los Urquijo, que aspira a ser traspasable a otros vehículos, como fondos de inversión, pero que para ello precisa alcanzar los 500 accionistas.

Cierto es que algunas de ellas incluyen en sus folletos actualizados que existe el riesgo de que "por razones sobrevenidas" podrían llegar a tributar al tipo general del 25% y apostillan que, según la norma, deben cumplir con el requisito del número de accionistas "al menos las tres cuartas partes" del año.

Falta aún por concretar al cierre de esta edición cuál será el futuro de Morinvest, la sicav de Alicia Koplowitz. El vehículo tiene 131 accionistas pero la empresaria ostenta un 99,83% del capital. Tampoco ha dado a conocer su futuro Kappa Sounion Cartera, la sicav del arquitecto Ricardo Bofill, recientemente fallecido.

Entre las grandes sicavs el mayor cambio ha sido el realizado por Soandres de Activos, de Sandra Ortega, hija del fundador de Inditex. En un primer momento dijo que se mantendría como sicav pagando al tipo general y posteriormente, anunció que la liquidará y convertirá en Sociedad de Responsabilidad Limitada, abonando un 25%. Igual movimiento ha hecho con su vehículo que invierte en hedge funds, Breixo.

Entre los pocos que han optado por mantenerse bajo la figura de sicav pero que elevarán la tributación del 1% actual al 25% está Iñaki Ecenarro, uno de los fundadores del portal Trovit, que fue vendido en 2014 por 80 millones de euros al grupo japonés Next. El vehículo tiene un patrimonio de cuatro millones. Igual decisión han tomado el grupo familiar vasco de los Delclaux Lezama-Leguizamón, a través de Nemo Capital, y la familia Sarrión, dueña de la constructora Sarrión y la bodega Mustiguillo, que mantendrán así su sicav Lodima Group Invesment 2000.

Pese a esto, la opción mayoritaria entre las 2.300 sicavs que había registradas en España ha sido la disolución o su conversión en una sociedad anónima. Entre las que han optado por la liquidación están Manila Inversiones Globales, vinculada a Ignacio Garralda, presidente de Mutua; Catoc, ligada a Francisco José Arregui, director general de Catalana Seguros, o Kiluva 2015, del presidente de Naturhouse, Félix Revuelta. También será disuelta la sicav de la familia del banquero Francisco Luzón, Canalón Inversiones.

De igual forma, serán disueltas la sicav Undelun Invest, el vehículo de los antiguos accionistas de Caprabo, la familia Botet; Lodones Inversiones, de los mayores accionistas de Azkoyen, Víctor Ruiz y Rosario Lafita, y Aragón Portfolio, que a pesar de sus 818 accionistas ha optado por dar carpetazo a este vehículo. 

Entre las que han decidido reconvertirse en sociedades anónimas está Fueribex, de Tomás Fuertes, dueño del grupo El Pozo, que previamente ya optó por integrar sus dos sicavs. También hará lo propio otra familia dedicada al negocio cárnico, los Batallé, del grupo Batallé, con su vehículo Pietrain Inversions.

Normas
Entra en El País para participar