Tecnología

Microsoft compra Activision por 60.400 millones y pasa a ser el tercer grupo mundial de videojuegos

El desembolso será en efectivo

Solo Tencent y Sony estarán por delante de la empresa norteamericana

Estand de Activision Blizzard en el último CES de Las Vegas.
Estand de Activision Blizzard en el último CES de Las Vegas.

Microsoft da un paso de fuerte calado en el negocio de los videojuegos al anunciar un acuerdo para adquirir Activision Blizzard, el estudio detrás de éxitos como Call of Duty y World of Warcraft. El grupo estadounidense pagará 95 dólares por acción en efectivo, lo que supone valorar la operación en 68.700 millones de dólares (unos 60.400 millones de euros), incluido el efectivo de Activision. 

A este precio, el fabricante de la XBox estaría pagando una prima sobre el valor bursátil de Activision del 45%, respecto a su cierre de cotización la semana pasada, y supondrá la mayor compra en la historia de Microsoft, muy por delante de los 26.200 millones de dólares que desembolsó por la red social profesional LinkedIn. Igualmente, será la mayor de la industria de los videojuegos y la mayor en efectivo registrada hasta ahora, superando la oferta de 63.900 millones de dólares de Bayer por Monsanto en 2016 y los 60.400 millones de InBev por Anheuser-Busch en 2008, según los datos de Refinitiv.

La compañía capitaneada por Satya Nadella ha señalado en un comunicado que, cuando se cierre la transacción, algo que prevé ocurra en su año fiscal 2023, se convertirá en el tercer grupo mundial del negocio de videojuegos en términos de ingresos, por detrás de la china Tencent y la japonesa Sony.  

El gigante del software dispone de un amplio músculo financiero para acometer la compra. Al cierre del tercer trimestre, contaba con una posición de tesorería y liquidez de casi 137.000 millones de dólares, que supone el 5% del total del S&P 500. Pero este movimiento podría poner el foco de los reguladores antimonopolio sobre Microsoft, que hasta ahora los había esquivado.

Activision Blizzard cuenta con franquicias icónicas conocidos como World of Warcraft, Diablo, Overwatch, Call of Duty y Candy Crush, además de ser uno de los principales actores de la Major League Gaming. La empresa cuenta con cerca de 10.000 empleados. Bobby Kotick continuará en su puesto de consejero delegado de Activision. Una vez que se cierre la compra, el directivo reportará a Phil Spencer, CEO de Microsoft Gaming.

La noticia ha provocado un auténtico shock en la cotización de las acciones en el premarket de Wall Street. Los títulos del gigante de los videojuegos se dispararon más de un 37% hasta que su cotización fue detenida por las autoridades bursátiles estadounidenses. Microsoft, por el contrario, cae cerca de un 1% en la preapertura.

El sector de los videojuegos vive un momento de efervescencia y de concentración. La pasada semana Take-Two Interactive anunció la compra de Zynga, por 12.700 millones de dólares, para ser un líder en los juegos sociales y para móviles. 

Microsoft ha explicado que la compra acelerará su crecimiento en el mundo de los videojuegos a través del móvil, el PC, la consola y el cloud, y facilitará el crecimiento de bloques para el metaverso. “El gaming es la categoría más dinámica de todas las categorías del entretenimiento, y jugará un papel clave en el desarrollo de las plataformas del metaverso”, ha dicho Nadella, presidente y CEO de Microsoft. 

El gigante de Redmond ha realizado agresivas adquisiciones en el mundo del videojuego en los últimos años. Entre otras, compró Mojang, creadora de Minecraft, en 2014, por 2.500 millones de dólares. El pasado año, cerró la adquisición de Bethesda, por 7.500 millones.

La transacción está sujeta a la aprobación por parte de las autoridades de la competencia, así como de los accionistas de Activision. Microsoft, que ha contado con Goldman Sachs como asesor financiero y Simpson Thacher & Bartlett como asesor legal, espera cerrar el acuerdo durante el ejercicio fiscal de 2023, y supondrá una aportación de beneficios desde el momento en que se materialice. Activision ha contado con Allen & Company como asesor financiero.

David Wagner, gestor de cartera en Aptus Capital Advisors, cree que la compra se cerrará, pero bajo un fuerte escrutinio regulatorio. Según Newzoo, el mercado mundial de juegos generó 180.300 millones de dólares en 2021 y crecerá hasta los 218.800 millones en 2024. La cuota de Microsoft era del 6,5% en 2020, y subiría al 10,7% sumando Activision.

"Juntos [con Activision] construiremos un futuro en el que las personas puedan jugar a los juegos que quieran, prácticamente en cualquier sitio", ha añadido Spencer. La adquisición permitirá a Microsoft crecer rápido en el negocio de los videojuegos móviles, el segmento con más tirón en la actualidad, con casi el 95% de todos los jugadores a nivel mundial disfrutando de juegos en dispositivos móviles. Y reforzar su cartera de Game Pass, su servicio de suscripción de videojuegos que ya ha alcanzado más de 25 millones de suscriptores. 

"Con los casi 400 millones de jugadores activos mensuales de Activision Blizzard en 190 países y tres franquicias de miles de millones de dólares, esta adquisición hará de Game Pass una de las líneas de contenido de juegos más atractivas y diversas de la industria", ha defendido Microsoft. El gigante del software tendrá al cierre de la operación, 30 estudios internos de desarrollo de juegos, además de otras capacidades para el desarrollo de los eSports (deportes electrónicos).

La compra de Activision por parte Microsoft es la mayor en la historia de la industria de los videojuegos, un negocio que se ha disparado con la pandemia. Además de la Zynga por Take-Two ya apuntada, en 2016 el gigante chino Tencent compró más del 80% de la finlandesa Supercell por 8.600 millones de dólares. A ellas se suman las ya anotadas de Bethesda y Mojang por parte de Microsoft. Se estima que más de 3.000 millones de personas juegan a videojuegos en todo el mundo.

Las otras grandes adquisiciones llevadas a cabo por el creador de Windows son la de la red social profesional LinkedIn, por 26.200 millones de dólares, en 2016; la de Nuance el pasado año por 19.700 millones, una operación con la que busca crecer en tecnología de voz y en el sector financiero; Skype, en 2011, una compra por 8.500 millones de dólares con la que desafió a las telecos y plantó cara en internetZeniMax (7.500 millones); GitHub, el mayor repositorio de código abierto del mundo, al que compró por 7.500 millones en 2019; la unidad de teléfonos móviles de Nokia (7.200 millones) y aQuantive (6.300  millones). Con esta última operación en 2007 retaba a Google y Yahoo en el negocio de la publicidad online. 

La adquisición de Activision Blizzard se produce en un momento complicado para la compañía, que desde el pasado julio ha sufrido reiteradas denunciadas de empleados por acoso sexual y una cultura de trabajo tóxica. Su propio CEO se ha visto involucrado por supuestas malas conductas y por complicidad con lo que ocurría en la empresa. Las acciones de Activision habían caído un 30% desde entonces. Microsoft se ha comprometido a mejorar la cultura de la compañía.

Normas
Entra en El País para participar