Sanidad cierra 2021 con 150.000 afiliados más que antes del Covid; es el sector con mayor subida en su plantilla

La hostelería es la actividad más afectada, con 46.000 trabajadores menos

La banca recibe el segundo golpe más duro, al perder más de 8.000 afiliados respecto a febrero de 2020

datos paro españa pulsa en la foto

La irrupción del Covid-19 ha ocasionado una enorme demanda de personal sanitario. En febrero de 2020, justo antes de que estallara la pandemia, España registró 1.602.155 afiliados en el sector salud y de servicios sociales. Casi dos años después, esta cifra ha crecido un 9,31%, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Seguridad Social. Son 150.000 plazas más, de tal suerte que el país cerró el año 2021 con 1.751.361 trabajadores sanitarios. Es la actividad que más incrementó su plantilla en este tiempo.

Por debajo del personal médico están los servicios administrativos y auxiliares. Este sector se ha sobrepuesto a las altas cifras de contagiados por covid, superando por más de 84.000 el número de afiliados que registraba antes del estallido de la pandemia en marzo de 2020. Este campo de la economía terminó empleando a casi 1,4 millones de personas en diciembre del año pasado.

Del otro lado se encuentra el sector hostelero, que a pesar de liderar el aumento de la ocupación interanual tanto en términos absolutos (180.169 nuevos cotizantes) como relativos (17,7%), ha perdido más de 45.000 afiliados respecto a febrero de 2020, el mes previo a que estallara la crisis sanitaria.

Los datos revelan hasta qué punto, la hostelería sigue a merced de la evolución de la pandemia: es, junto a las agencias de viajes y los servicios de alojamiento, el sector que mantiene más personal en ERTE por covid. Juntos acaparan el 45,49% de los 102.548 trabajadores registrados en diciembre, según el Ministerio.

La banca se lleva el segundo golpe más duro, con la diferencia de que también registró una caída interanual en la afiliación media. De tal suerte, las actividades financieras y de seguros perdieron 6.197 cotizantes respecto a diciembre de 2020 y 8.409 respecto a febrero del mismo año. La caída cobra especial relevancia porque difícilmente puede achacarse a la pandemia: los ERTE por cese de actividad fueron minoritarios en la banca. El sector, por el contrario, está aún ajustando plantillas fruto de las fusiones y recortando costes por la bajada de tipos. Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Unicaja e Ibercaja, entre otros, han acometido ajustes de plantilla estos dos años. Poco más de 300.000 personas engrosan su plantilla, lo que supone menos del 2% de los 16,435 millones de asalariados con los que España concluyó el año. Se trata de una cifra menor a la del total de cotizantes (19.842.427) porque la Seguridad Social no contabiliza en este apartado a los trabajadores autónomos, que son más de tres millones.

En términos generales, el mercado laboral español ha batido un nuevo récord en 2021, con la salida de las listas del paro de 782.232 personas y la afiliación de 776.478 trabajadores. Durante 10 meses consecutivos el país ha registrado caídas en la tasa de paro, evidenciando que el empleo se está recuperando de forma más rápida que el PIB. Su crecimiento ha sido tanto que ya ha superado los niveles prepandemia: en febrero de 2020 había 19.250.299 afiliados y 3.246.047 parados. Hoy se contabilizan 19.824.911 afiliados y 3.105.905 desempleados. No se creaba tanto empleo desde 2005.

Casi todos los territorios se han beneficiado de este buen desempeño en el mercado laboral. Solo Islas Baleares se encuentra por debajo del nivel de afiliados que registraba antes del estallido de la crisis sanitaria, con 1.059 trabajadores menos en plantilla. El resto de las comunidades autónomas ha superado con creces su tasa previa.

Andalucía es la región que más personal ha incorporado entre febrero de 2020 y diciembre de 2021, con una subida de 115.134 afiliaciones. Le siguió Madrid, con 112.324 casos más. En cambio, La Rioja y Cantabria presentaron las subidas más moderadas, con 2.577 y 5.260 asalariados más, respectivamente.

En términos interanuales, todas las comunidades cerraron el año con descensos del número de desempleados. En términos absolutos, las mayores caídas se dieron en Andalucía, con 183.796 parados menos, seguida por Cataluña y Madrid, con 128.453 y 66.809 menos, respectivamente. Si se miran los datos al detalle, se observa que el recorte del paro estuvo protagonizado por aquellos que provenían del sector servicios, seguidos por los de la construcción, la industria y la agricultura.

Normas
Entra en El País para participar