Juan Vera: “Hay una falta de I+D crónica en patologías específicas de la mujer”

El directivo de la firma estadounidense critica la infrarrepresentación femenina en ensayos clínicos, guías y protocolos médicos, lo que lleva a diagnósticos tardíos o erróneos

Juan Vera (Organon)
Juan Vera, director general de Organon en España y Portugal. Cinco Días

Lleva apenas seis meses en el mercado como compañía independiente, tras su escisión de la americana MSD, su empresa madre, y su salida a Bolsa en Nueva York en junio pasado. Centrada en mejorar la salud integral de la mujer, Organon busca incorporar la perspectiva de género en el cuidado de este colectivo, ya que, según Juan Vera (Salamanca, 1970), director general de la compañía en España y Portugal, hay una brecha y una falta de representación femenina que afecta al diagnóstico y abordaje de las enfermedades.

¿Por qué surge esta empresa?

Su propósito es mejorar la salud de las mujeres. Creemos que hay una necesidad no cubierta tremenda. Por un lado, hay una falta de investigación crónica en patologías específicas de la mujer, que en el fondo es una falta de inversión. Y, por otro, en aquellas que afectan tanto a hombres como a mujeres, la realidad es que, ni en los fármacos ni en los ensayos clínicos de los mismos, las mujeres no están representadas. Esto no es nuevo, se identificó ya en los años ochenta, pero 40 años después, el porcentaje no supera el 30%.

¿A qué se debe esta escasa representación?

Hay una falta de entendimiento de cómo estas patologías afectan y cursan en la mujer. No se entienden bien o solo se entienden bien cuando son espejo en las del hombre. En las mujeres hay diferencias hormonales y cromosómicas, que afectan tanto a los síntomas de la enfermedad como al diagnóstico, y metabólicas, que tienen que ver con la farmacocinética: es diferente cómo los fármacos se integran en el metabolismo del hombre o la mujer. Esto nos lleva a diagnósticos tardíos, erróneos y afecta a muchas patologías.

¿A cuáles?

La cardiovascular, que es de las primeras causas de muerte en la mujer, con síntomas y formas de tratamiento completamente distintos; el asma, la oncología y las inmunomediadas, en las que muchas comienzan por dolor, y hay altas probabilidades de que el dolor en la mujer sea considerado por causas emocionales o psicológicas, antes incluso que físicas. Hablamos de artritis reumatoide y fibromialgias. Organon viene a mover el ecosistema para conseguir cubrir esta brecha de la integración de la perspectiva de género en el cuidado de la mujer.

España juega un papel importante al ser el primer mercado europeo por volumen de negocio, el cuarto en el mundo

¿Esta brecha ocurre en todo el mundo?

Sí. Y, en el caso de España te encuentras con que, siendo la enfermedad cardiovascular la primera causa de muerte, la mujer es tratada con una intensidad de estatinas mucho más baja que en el hombre. O en el asma, con igual prevalencia en ambos sexos. Pero cuando vas a la severa, hay mucha más prevalencia en ellas, sin embargo, se diagnostica tarde o no se tienen en cuenta algunos síntomas. Es un tema global que requiere una acción global porque hablamos de cómo se hace la investigación, el diagnóstico, las rutas de tratamiento, los protocolos, las guías de las sociedades científicas, que deben incluir también esta perspectiva de género, y no solo a la mujer, sino también al colectivo LGTBI. Son personas con tratamientos hormonales que afectan al metabolismo y que hacen que los fármacos puedan funcionar de manera distinta. En esto hay también una falta absoluta de estudios y de investigación.

¿En qué áreas pone el foco?

La empresa se centra en tres pilares. El primero, la salud de la mujer: reproductiva, contracepción, fertilidad y menopausia, pero ampliándose. En solo seis meses que llevamos se han anunciado ya dos acuerdos de desarrollo de negocio en áreas no cubiertas. Uno con Alydia Health, tras la compra de la compañía por 240 millones de dólares, con soluciones como Jada para la hemorragia posparto, la primera causa de fallecimiento de la madre en el parto en todo el mundo, aunque la prevalencia en los países más desarrollados es mucho menor. Y otro con ObsEva, para la licencia y comercialización de una molécula, ebopiprant, todavía en desarrollo, pero que sería la primera terapia aprobada para el parto prematuro [en noviembre anunció que adquirirá Forendo Pharma, con una molécula en desarrollo para tratar la endometriosis, por unos 954 millones de dólares].

¿Y el segundo y tercer pilar?

Los biosimilares, para el cáncer de mama y otros tumores. El compromiso es lanzar uno cada uno o dos años. Y el tercero, productos originales en cardiovascular (Atozet), respiratorio (Singulair), dolor y sistema nervioso central, que ya han perdido la patente y compiten con genéricos, pero que cuentan con la confianza de pacientes y médicos.

Reproducción, contracepción, fertilidad, menopausia y biosimilares son las áreas que más crecen

¿Cuándo se lanzarán Jada y ebopiprant?

Jada, ya en Estados Unidos, en el primer trimestre de 2023 en Europa. Pero el ebopiprant aún está en desarrollo.

¿Qué biosimilares ofrece?

Aybintio (bevacizumab), con amplio espectro para el tratamiento de tumores, y Ontruzant (trastuzumab), para cáncer de mama.

En fertilidad, ¿con qué productos cuenta?

Tenemos tres: Elonva, Puregon y Orgalutran. Hubo una bajada en las ventas en anticoncepción, donde tenemos dos productos: uno microvaginal, Nuvaring, e Implanon, un implante que asegura la cobertura durante tres años y ahora buscamos extenderlo a cinco años.

¿Qué importancia tiene el mercado europeo para la firma?

Es una compañía americana, pero el 85% de los ingresos viene de fuera de EE UU. Está muy diversificada tanto en presencia geográfica como en productos (ninguno supone más del 10% de la facturación). Está presente en 140 países, con seis plantas de producción, dos muy grandes en Bélgica y Holanda, algo muy alineado con aumentar la independencia europea en el desarrollo y fabricación de fármacos. Y España juega un papel importante: es el primer mercado por tamaño en volumen de negocio de Europa y el cuarto en el mundo, con 230 empleados, 9.500 en el mundo. En I+D invertimos entre el 5% y el 7% global.

¿Cuál es la previsión para 2021?

Los motores de crecimiento son salud de la mujer y biosimilares. La facturación estimada a escala global es de 6.000-6.500 millones de dólares y las razones de esta horquilla son por el cambio de divisas. En 2022 esperamos crecimientos en torno al 4%-5%. Y en España entramos dentro del top 10 de compañías por facturación en oficinas de farmacias [su negocio retail supone el 85% y el hospitalario, el 15% de las ventas].

Normas
Entra en El País para participar