Deporte

LaLiga carga contra Athletic, Madrid y Barça por su alternativa a CVC: "está poco trabajada"

Califica la propuesta de “tendenciosa” e “imprecisa” y cree que los clubes perderían el control de sus derechos audiovisuales durante 25 años

Javier Tebas, presidente de LaLiga
Javier Tebas, presidente de LaLiga

El futbol profesional español profundiza en sus desavenencias. El acuerdo sellado en agosto con CVC, por el fondo inyectará 2.000 millones en la competición, y que debe ser aprobado por la asamblea de LaLiga la semana próxima, abrió una profunda grieta, ampliada tras conocerse la alternativa lanzada por los tres equipos que no se acogieron a este plan, Real Madrid, Barcelona y Athletic: 2.000 millones a un interés de hasta el 3% anual y un plazo máximo de 25 años, con la participación de Bank of America, JP Morgan y HSBC.

Una opción “tendenciosa” e “imprecisa”, según una carta que LaLiga remitió a los clubes este viernes. En ella, indica que las entidades financieras que respaldarían ese plan no firman ni tienen cerrado ningún compromiso de financiación, y que estos no asumen riesgos de negocio ni financieros, al estructurarse en forma de emisión de bonos.

En el caso de LaLiga Impulso, el proyecto conjunto con CVC, el inversor aporta capital y asume los riesgos de una hipotética caída en el valor de los derechos de la competición, según defiende la patronal.

Este fue el punto principal sobre el que Real Madrid, Barcelona y Athetic argumentaron su oposición a LaLiga Impulso, ya que el inversor participará de la revalorizaciónde los derechos audiovisuales durante 50 años. Algo que para el Real Madrid suponía unas “pérdidas patrimoniales sin precedentes”.

Proyecto Sostenible, nombre de la alternativa planteada por los tres históricos, “solo incluye compromisos por 25 años”, según describieron estos. Para LaLiga, esto se traduce en que “los clubes pierden el control de sus derechos durante 25 años”. La entidad que preside Javier Tebas viene defendiendo que el plan con CVC no supone pérdida de derechos. El fondo recibirá entre un 8% y un 9% anual de la tarta audiovisual a cambio de su apoyo para la búsqueda de nuevos contratos, algo que se estructurará bajo una fórmula de cuentas de participación.

“La operación planteada implica transferir el 100% de los derechos audiovisuales a otra sociedad que tiene un derecho preferencial. No se explica quién la va a gestionar. No hay referencia alguna al gobierno corporativo en la nueva entidad”, dice LaLiga. También añade que los clubes que tienen pignorados sus derechos televisivos no podrían adherirse, y que para ello sería necesario el visto bueno de todos los acreedores de cada club.

“No entendemos cómo pueden pretender que una iniciativa tan poco trabajada se presente como una alternativa plausible frente a un proyecto como LaLiga Impulso”, defiende la patronal.
“La alternativa planteada es una operación financiera exenta de proyecto industrial. Una inyección de dinero sin un plan de inversión, ni compromisos adquiridos, ni mecanismos de supervisión”, añade en su misiva, apuntando que la alternativa planteada “es un intento más de romper el consenso y generar incertidumbre con el único objetivo de continuar salvaguardando los intereses egoístas de unos pocos”.

Y no falta el recado al Real Madrid y Florentino Pérez: “Hace escasamente declaraba que estábamos “arruinados” (...) EL objetivo de esta carta no es otro que generar incertidumbre para afectar a la operación que votamos el próximo día 10”.

Normas
Entra en El País para participar